Publicidad
Diez: "Ampliar el Parque Tecnológico es vital; no nos conformaremos con la rotonda"

Diez: "Ampliar el Parque Tecnológico es vital; no nos conformaremos con la rotonda"

ACTUALIDAD IR

El alcalde de León, José Antonio Diez, durante la entrevista. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen El alcalde de León, José Antonio Diez, durante la entrevista. | MAURICIO PEÑA
David Rubio / Alfonso Martínez | 11/10/2019 A A
Imprimir
Diez: "Ampliar el Parque Tecnológico es vital; no nos conformaremos con la rotonda"
Entrevista El alcalde de León hace balance de sus cien primeros días de mandato
Acaba de hacer balance de su reciente viaje a Doha, donde ha atado un proyecto empresarial para León que no se atreve a concretar aún y ha organizado una misión comercial a Catar que se celebrará previsiblemente en el mes de febrero. Y apenas unas horas después, José Antonio Diez concede una entrevista en la que analiza sus primeros cien días como alcalde de la capital leonesa, que se cumplen este domingo.

– Comenzando por la actualidad más reciente, ¿cuál es la inversión que tiene en mente Catar en León?
– En el viaje a Doha, uno de los objetivos principales era buscar que desde Catar se lleven a cabo inversiones León. Y también que los empresarios leoneses de sectores estratégicos puedan tener también en Doha. Les gustaría tener más presencia en León, no solo un club de fútbol, que está muy bien pero suele ser un negocio deficitario, sino que también quieren buscar alternativas a la hora de invertir con mayor rentabilidad. Se habló de varias cuestiones que no se pueden desvelar por ahora por temas administrativas. Si no es por cuestiones meramente legales, Catar hará inversiones en León.

– ¿Qué balance hace de estos primeros cien días al frente de la ciudad?
– Desde el punto de vista personal, el balance es positivo, porque realmente estás haciendo aquello por lo que tanto has luchado. La satisfacción personal es alta. Aunque sean cien días, me han cundido como si fuesen muchos más. Estoy contento. La gente me pregunta y respondo que vivo mal, pero vivo como quiero. Es lo importante. Esto es muy intenso, exige mucho, te aleja de cosas importantes en tu vida, pero como haces realmente lo que quieres, el balance es positivo.

– ¿Y en el ámbito de la gestión?
– Hay muchas cosas que podíamos prever, porque estábamos en la oposición, pero hemos detectado muchas deficiencias en la gestión anterior. No solo en los servicios y el personal, que era algo visible en la ciudad, sino también en la propia labor administrativa en temas como la contratación. Había cuestiones que por incapacidad o desconocimiento no se han llevado a cabo. Nosotros suspendimos el contrato del Palacio de Congresos, pero ese asunto llevaba más de medio año sobre la mesa del anterior equipo de gobierno. Ahí está el asunto de San Marcos. Durante más de un año tuvieron tiempo de lanzar el convenio para ceder a Paradores para el convenio de las 155 plazas de aparcamiento. El primer día que llegué aquí di orden expresa de iniciar el expediente para resolverlo. Hemos transmitido que se puede gestionar de otra manera. Hemos intentado gobernar de una manera muy proactiva con el ciudadano, escuchando mucho, recibiendo a mucha gente, estando en los sitios… Queremos que los ciudadanos se den cuenta de que quizá no todo lo que le digan se va a poder hacer, pero que sí le van a escuchar. La de Ordoño fue una de las primeras actuaciones que adoptamos y, aunque era un compromiso electoral y un debate que llevaba tiempo en la calle, me reuní con los vecinos, con los sectores empresariales… Les escuché a todos. Hay opiniones diferentes, pero todos fueron escuchados y muchos de ellos tenidos en cuenta. Es una forma diferente de hacer política en esta ciudad. Son pocos días, pero nos ha dado tiempo a hacer un análisis de la situación en la que estamos, que en parte era conocida, y fijar el camino a seguir para lograr nuestros objetivos.

Hay menos ingresos y va a haber que reducir gastos en el presupuesto. Espero que el de 2021 sea más holgado– Al margen de Ordoño, ¿hay algo más que pueda percibirse ya en la ciudad?
– Se ven ya algunas cuestiones. Estamos haciendo esfuerzos importantes en determinados servicios, como la limpieza. Ya se van notando cambios en algunos barrios, a los que llevamos más maquinaria de la que había anteriormente porque solo se utilizaba en determinadas zonas. Está además el Patronato de Cultura, que es una apuesta nuestra, porque es un eje de desarrollo fundamental y dinamizador de la ciudad. Estamos avanzando con el borrador de los estatutos, pero estamos sujetos a un plan de ajuste a la hora de constituir nuevas entidades. Esperamos salir del plan de ajuste a lo largo del próximo año para avanzar en estas y otras cuestiones. Son pocos días y hay muchos temas por tocar. Es imposible hacer en cien días lo que otros no han hecho en mucho más tiempo, porque dejaron un balance bastante pobre para esta ciudad. Ahora nos ponemos manos a la obra para revertir poco a poco esta situación.

– ¿Está previsto reurbanizar Ordoño a corto plazo? Hay comerciantes que piensan que habría sido mejor hacer la obra antes de cortar el tráfico…
– Eso son los dilemas que puede generar cualquier proyecto. Era importante dar el golpe de mano y dejar claro que no tiene ningún sentido que Ordoño tenga tráfico. No está habiendo problemas de circulación. Tampoco afecta a los comercios, porque antes tampoco se podía aparcar en Ordoño. Se trata de dejar claro que apostamos por un modelo de ciudad diferente, más moderna y más sostenible para no quedarnos retrasados como hizo el PP, que rechazó nuestro apoyo para iniciar una semipeatonalización y se ancló a Ciudadanos y al pasado con una carretera.

– ¿Pero por qué ha cortado el tráfico sin reurbanizar la avenida?
– Porque de esta manera los ciudadanos vemos más claro que eso necesita una actuación. Es muy difícil llegar y cortar una vía para urbanizarla. La gente empezaría a decir que se ha gastado hace unos meses una importante cantidad de dinero y que ahora eso no vale para nada. La gente entiende que la avenida no necesita coches, porque el tráfico funciona igual, pero sí necesita esa reurbanización, que Ordoño así no tiene sentido, que necesita adaptarse para ser un espacio ganado para la ciudad. No afecta al tráfico y al comercio tampoco, aunque habrá algunos que dirán que venden mucho menos aunque vendan cuatro veces más. Todas las ciudades apuestan por peatonalizar sus zonas céntricas e históricas.

– ¿Qué situación se ha encontrado en las arcas municipales?
– La situación es transparente. Estamos sujetos a un plan de ajuste que nos limita en cuestiones de contratación, de personal, de inversión, de destinar el superávit a amortizar más deuda… La inacción y la incapacidad de los anteriores responsables municipales solo ha tenido como positivo que, al no ser capaces de gestionar, esos remanentes, que en estos cuatro años han rondado los 38 millones de euros, han permitido amortizar más deuda y salir antes del plan de ajuste. Entonces podremos gestionar la ciudad de otra manera, porque esos remanentes se pueden destinar a algunas inversiones y no a deuda. Sabíamos cómo estaban las arcas municipales, aunque nos han dejado algunos problemas añadidos por la pobre gestión de estos años y los caprichos de algún partido político. El capítulo de ingresos se ha visto reducido y hay algunos no tienen justificación. En concreto, la supresión de la tasa de la licencia ambiental y de actividad no tiene sentido. Estamos perdiendo casi 500.000 euros al año que son importantes a la hora de cuadrar el presupuesto por rebajas que no benefician a nadie salvo a las grandes superficies. Queremos reajustar esa tasa. No tiene sentido que venga Decathlon y no la pague. Las grandes firmas se van a instalar paguen esa tasa o no. Sin embargo, el pequeño comercio no ha remontado por la eliminación de esa tasa. No hay más locales abiertos. Soy partidario que haya exenciones o bonificaciones en función del tipo de negocio, del tamaño, para ayudar a los emprendedores… Pero no de eliminarla de forma lineal porque no es significativa para las grandes superficies, pero sí para el presupuesto municipal.

– ¿Tiene ya un borrador del de 2020?
– Queremos aprobarlos inicialmente a mediados de noviembre. Hay desajustes porque hay menos ingresos y el presupuesto tiene que ser equilibrado, por lo que hay que reducir los gastos. Esto supone un problema para la ciudad, porque va a recibir menos. Intentamos tener el mejor presupuesto posible en 2020 y esperamos que el del siguiente ejercicio sea más holgado en algunas cuestiones.

– Ahora que se habla mucho de Franco, ¿cuándo se va a cambiar el callejero?
– León tiene mucho por hacer en materia de memoria histórica, porque estos años no se ha hecho absolutamente nada. Hay que cumplir la ley, pero somos conscientes de que para ello no podemos tomárnoslo a la tremenda. Durante este mandato se verán gestos en nuestro callejero. No quiere decir que vayamos a cambiar todas las calles, porque se pueden generar problemas administrativos y para los ciudadanos de esas calles. Cambiar un domicilio implica muchísimas modificaciones en lo referido a la vivienda. Iremos cumpliendo paulatinamente la ley en esta materia.

– ¿Qué sabe de la segunda fase de San Marcos? El PP no dejó redactado el proyecto, pero tampoco ha habido un pronunciamiento claro del actual presidente de Paradores, Óscar López…
– He hablado con él dos o tres veces desde que soy alcalde. La primera fase es una realidad al margen de los meses que falten para acabar obras que son complejas. Lo que preocupa es el futuro de San Marcos y es fundamental la segunda fase. Siguen pendientes del convenio para esas 155 plazas de aparcamiento, porque son necesarias para redactar el proyecto de la segunda fase. La ley obliga a que San Marcos tenga esas plazas de aparcamiento. En breve habrá un anuncio de que se va a ejecutar esa segunda fase y de que San Marcos va a mantener la categoría de cinco estrellas que siempre ha tenido.

Hay proyectos que van a ir saliendo, pero no veo claro el asunto del tren-tranvía y es algo que me preocupa– Tampoco ha habido novedades sobre la integración de Feve, salvo la urbanización del sector de la estación. Dijo en febrero que habría trenes-tranvía antes de que acabase este año…
– Efectivamente, la parte de la urbanización es una mejora importante para la movilidad y está resuelta al margen del plazo concreto en el que se ejecuten las obras para abrir nuevos viales y mejorar ese entorno. Otro tema que a mí me preocupa y que es una exigencia constante al Ministerio de Fomento es la llegada de los trenes-tranvía a la estación. Me dicen que el reglamento está muy avanzado y que ahora se está intentando solventar el tema de los trenes-tranvía. No es fácil y la Abogacía del Estado está buscando soluciones. Hubo un concurso que se adjudicó, la empresa lo hizo y el PP lo paralizó y abrió un litigio. Ahora intentamos recuperar aquellos trenes-tranvía. Es un tema que me preocupa, porque no lo veo claro. Otras cosas las veo mejor al margen del tiempo que tarden en materializarse, pero esta me preocupa. Lo he trasladado al Ministerio de Fomento y lo seguiré haciendo esté quien esté. Es una exigencia irrenunciable que los trenes-tranvía lleguen a la estación de Padre Isla.

– Muchas iniciativas pueden depender del color político que haya en el Gobierno de España. Si hay cambio en noviembre, ¿variará su proyecto de ciudad?
– No, el proyecto de ciudad es el mismo, pero sí tiene importancia es quién esté en Madrid. Si no está el PSOE, va a pasar lo mismo que en los años del PP. Ni un nuevo proyecto ha aportado el PP, que ha paralizado o recortado los que estaban lanzados. Si está el PP, cuatro años más de parón. Y León no se lo puede permitir. Si está el PSOE, mi partido ha demostrado durante años su apuesta por la ciudad y la provincia. Pero nuestro proyecto de ciudad no ha de cambiar. Otra cosa es que me tenga que pegar más o menos. En un caso, me pegaré con la certeza de que voy a sacar adelante gran parte de estos proyectos. Y en el otro caso, con la certeza de que me va a ser casi imposible. El proyecto no cambia, hay unos mimbres que tenemos que unir y potenciar. El PP nunca ha tenido voluntad política. El PSOE, siempre. ¿Podría tener más? Evidentemente, pero sabemos quiénes la tienen y quiénes no.

– ¿Va a reivindicar a la Junta la ampliación del Parque Tecnológico?
– He mantenido ya algunas conversaciones. La ampliación del Parque Tecnológico es primordial para León. Le he dicho al consejero que no puedo entender que algo que se aprobó en las Cortes en 2016 siga hoy sin partida presupuestaria ni proyecto. Esa exigencia estará ahí porque León necesita esa ampliación para seguir apostando por el polo tecnológico. Que no se crean que con una rotonda de 300.000 euros que van a vender como una hazaña vamos a olvidar este proyecto.

– ¿Cómo es la relación con los grupos de la oposición? Parece ser más tensa que anteriormente…
– Hay unas elecciones dentro de un mes. Dardos siempre hay, pero hasta ahora lo que veíamos es que alguien peleaba por un hueco. Es lícito y normal que alguien que haya sido alcalde de León tenga una salida, pero no creo que haya una tensión especial. Este mes habrá ataques y declaraciones. Es el juego de la política, pero la relación con los grupos es bastante cordial. Les veo con ganas de colaborar pese a que luego tengan que hacer su labor política en la oposición. Espero que cuando pasen estas elecciones, todos nos centremos en apoyar lo que es bueno para León.

– ¿Qué objetivos se marca de aquí al primer año de mandato?
– Me gustaría que se viera un cambio en la dinámica de esta ciudad. En la dinámica de los ciudadanos, de los empresarios, de ver que hay potencialidades y expectativas reales e importantes. Me gustaría que se viese que la ciudad se empieza a transformar, que mejoran los servicios públicos, que León recobra el esplendor perdido estos años. Quiero que León vaya recuperando el pulso y que los ciudadanos cambien el pesimismo por el optimismo, que vean que las cosas pueden ser diferentes, que nuestros empresarios vean que vuelve a haber oportunidades y que hay un alcalde que está dispuesto a liderar la ciudad y a ayudarles, que va a ir con ellos donde haga falta y que les va a empujar. Quiero que se acabe esa sensación de ciudad triste, sucia y apagada en la que nadie ve expectativas. El Ayuntamiento debe ser una ayuda y un obstáculo.
Volver arriba
Newsletter