Publicidad
"Después de la pandemia necesitaba pintar flores"

"Después de la pandemia necesitaba pintar flores"

LNC VERANO IR

Ninoska expone por primera vez en la galería de arte Bernesga. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Ninoska expone por primera vez en la galería de arte Bernesga. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 30/07/2022 A A
Imprimir
"Después de la pandemia necesitaba pintar flores"
Arte La pintora extremeña Ninoska se incorpora como novedad a la lista de cinco artistas que conforman la exposición colectiva estival de la galería Bernesga
De cuatro de los artistas  de la colectiva de verano hemos hablado en sus respectivas exposiciones en la galería, menos de Ninoska, a la que hemos conocido y que es la primera vez que expone en Bernesga.

Carlos Cobián y sus imágenes veraniegas de playas y ciclistas, de niños jugando a volar sus cometas o a construir castillos en la arena.

Javier Ortas y su especial modo de pintar a partir de líneas sacando todos los motivos que imaginarse puede.

David Sancho con sus cuadros coloristas de vergeles que nos llevan a su tierra enraizada en la Naturaleza y relacionado con el fuerte color se una obra muy visual.

Manuel Sierra, con su especial modo de plasmar la realidad tan cercana como la de Babia donde varios pueblos están llenos con sus murales.

Como novedad en la galería aparece la figura de Ninoska, una maravillosa pintora extremeña de Villanueva de la Vera que acude con una obra cargada de colorido y emoción. Marili, la galerista de Bernesga, nos cuenta que siempre ha querido contar con esta artista y es ahora cuando ha tenido la oportunidad y ella ha venido a León. Hace 25 años expuso en la galería de Arte Lancia, con Mari Pepa, pero desde entonces no había vuelto a exponer en León.

Sus cuadros actuales reflejan los colores que la definen, son cuadros de flores y paisajes, todo ello con mucho color porque hasta 2016 se había dedicado a viajar por el mundo y su temática era más bien viajera, de los lugares por los que caminaba, pero desde entonces y más con los avatares de una pandemia, se ha refugiado en sus orígenes, como ella misma nos  dice: «Pinto mucho en Extremadura, en la zona de la Vera, donde mis padres tienen una casa en el campo, de hecho, en estos cuadros que expongo hay varios temas de allí, me gusta hacer temas de terrazas, pequeños rincones con flores y vegetación, sobre todo últimamente desde hace seis años».

Reconoce que ha sufrido una transformación intimista que pasa de  ser una pintora viajera para centrarse en lo cercano y natural como cuenta: «Hasta hace seis años he trabajado pintando viajes, pero ahora hago cuadros más compenetrados con la Naturaleza».

Su trabajo se realiza casi siempre con óleo sobre lienzo, aunque le gustan las ceras sobre papel como expresa: «Trabajo sobre lienzo, al óleo y la cera sobre papel. Todos los cuadros que he traído son lienzos, menos uno que es papel porque en todas mis exposiciones suelo llevar obra en papel».

Su relación con nuestra ciudad es cercana y le ha gustado recorrerla junto con sus amigos, que se la enseñaron. Ello ha hecho que ante la solicitud de Marili decidiera no enviar su obra por paquetería sino acercase personalmente  a traer sus cuadros como comenta: «Venir a León me encanta, tengo unos amigos de León y solemos recorrer la ciudad de turismo y me encantó. Así que cuando Marili me pidió los cuadros le dije: te los llevo».

Su evolución de pintora viajera a la actualidad se refleja en una frase: «Después de la pandemia necesitaba pintar flores». Y eso es lo que pinta y lo que presenta en la galería Bernesga.

Su modo de trabajo es sencillo primando el color tras el dibujo como cuenta ella: «Pinto del natural, comienzo el cuadro en el lugar y luego en el estudio lo voy acabando, trabajo más el tema del color, juego con complementarios, le quito algo de la fuerza inicial y voy haciendo ya lo que me pide el cuadro».

Después de la pandemia, hace dos años ha hecho una exposición individual en Madrid y ahora está preparando nuevos proyectos.

Con ella viene su hija que como muy bien dice es su modelo: «Vengo con mi hija que me sirve de modelo, pues lleva ropas con hermosos colores, y yo intento pintarla a ella y este verano tal vez trabaje cosas sobre ella».

Y para terminar, un recuerdo a otro gran pintor que era su padre: «Mi padre, Manuel de Gracia, era pintor y me hablaba mucho de La Bañeza y deseo conocerla, pero aún no he podido».

Su obra se podrá contemplar en lo que queda del mes de julio y el de agosto en la Galería Bernesga, un momento para refrescarse con la Naturaleza y disfrutar de la obra de esta autora y de otros ya conocidos.
Volver arriba
Newsletter