Publicidad
Descubrimientos galácticos y virus se adelantaron en un libro berciano hace 6 años

Descubrimientos galácticos y virus se adelantaron en un libro berciano hace 6 años

EL BIERZO IR

Ruy Vega con uno de sus libros, \ Ampliar imagen Ruy Vega con uno de sus libros, \"La Señal\". | M.I.
Mar Iglesias | 14/02/2021 A A
Imprimir
Descubrimientos galácticos y virus se adelantaron en un libro berciano hace 6 años
Sociedad El escritor, Ruy Vega, sorprende con "El proyecto Dream", al recoger el nombre de una nave que irá a Marte, tras haber clavado la gestión de la pandemia
Un visionario de futuro parece el escritor berciano Ruy Vega tras releer sus novelas de ciencia ficción y ver las coincidencias que van marcado con la realidad. Las primeras tuvieron que ver con la pandemia, pero ahora crecen sobre el desarrollo y la investigación espacial actual.

En concreto, la última de esas coincidencias que Vega adelantó de alguna manera en «El proyecto Dream» tiene que ver con un proyecto actual que acaba de conocerse. En esa novela recuerda Vega que se usa una nave para el estudio de la atmósfera de un cuerpo exterior (en este caso la luna Europa de Júpiter), cuyo nombre es Hope. Resulta que ese mismo nombre ha sido utilizado para bautizar la nave que, con un propósito similar, se usará en Marte por parte de Emiratos Árabes. «Dos naves con un propósito similar que se llaman exactamente igual: Hope. Separadas por 6 años entre novela y realidad», apunta con cierta sorpresa.

Pero es una sorpresa a la que ya se va acostumbrando de algún modo. De hecho, hay otras coincidencias notables que se van sucediendo en los últimos meses. En otra de sus novelas posterior «La señal», se planteaba la recepción precisamente de una señal de radio de origen desconocido desde el conjunto estelar Alfa Centauri, el más cercano a nuestro sistema solar. «De todos los miles de millones de estrellas que hay en el universo, resulta que efectivamente, se ha hecho público hace apenas unos días que se ha captado una señal procedente de Alfa Centauri», desvela Vega.

Esta señal es la primera que ha pasado, en toda la historia, todos los protocolos para descartar que se trate de origen natural conocido o interferencias con satélites artificiales.

«En este momento se está realizando un estudio, intentando descartar que pueda proceder de una fuente natural desconocida en el universo (que será lo más lógico, que no sea más que una fuente natural), pero la comunidad científica está tan ‘expectante’, que a la señal se la ha bautizado como CANDIDATE 1». El inicio de la novela es exacto a la realidad: se capta una señal desde Alfa Centauri.

Pero las primeras coincidencias entre el texto y la realidad se comenzaron a dejar ver con la pandemia, su forma, su manera de control, sus efectos. Cumple seis años «El proyecto Dream» y en él parece vivirse en un futuro que ahora es presente mundial. Ese texto habla de una pandemia, en este caso con un virus encontrado en la luna Europa de Júpiter. Y como en el caso del coronavirus, ese «proyecto» habla del ejército como parte de control de la pandemia, lo mismo que ha sucedido en los picos fuertes del contagio, con el apoyo de los cuerpos de seguridad.

En concreto, una parte del texto de la novela dice: «El ejército ha interrumpido en el lugar con máscaras y guantes, según nos trasmiten testigos presenciales y las fotos y vídeos obtenidos con teléfonos móviles y colgados en las diferentes plataformas de vídeo de internet». Parece haberse escrito con posterioridad a la pandemia. Además, en el texto de Ruy Vega se habla de la baja infección en menores del virus.

Curiosamente, también recoge la necesidad del aislamiento estricto ante el problema «esta circunstancia modifica toda la planificación y argumentos del Gobierno, quienes siempre han mantenido que el aislamiento al que han sido sometidos los habitantes de O Progresso era necesario para aislar el mortífero virus», dice en un momento del relato.

Y visionario es también Ruy Vega con las medidas que su propio texto apunta contra los contagios. Textualmente habla de «lavarse frecuentemente las manos o desinfectarlas con un gel antiséptico. Evitar saludos con besos o con la mano. Evitar el contacto con personas con fiebre y que presenten síntomas de contagio. Buena ventilación en los lugares ocupados por personas. Al toser o estornudar, cubrirse con la parte interna del codo, no con la mano». Recoge los síntomas similares a los de la gripe y la trasmisión por aerosoles.

Y la cosa no queda ahí, el virus que salió de la imaginación de Vega habla también de la alta incidencia en determinados países, como es el caso de Brasil o Europa o de la infección de altos mandatarios -Francia e Inglaterra también se mencionan en la novela, con el contagio de sus primeros ministros-. Habla, al igual que en la actual pandemia, de que se encuentra una vacuna y se usan las fuerzas del orden público para su transporte y custodia.

Al principio, Vega no le daba importancia a las coincidencias iniciales, pero reconoce que le está sorprendiendo la continuidad de las mismas, no solo en la pandemia y su gestión, que podría resultar una «secuencia lógica» sino que ahora alcanza un nivel galáctico.
Volver arriba
Newsletter