Publicidad
Miércoles, 30 de septiembre de 2020 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú
De cómo Wences y Ataúlfo resucitan a los 8.000 años

De cómo Wences y Ataúlfo resucitan a los 8.000 años

CULTURAS IR

El momento de encontrar los esqueletos fue de emoción para \ Ampliar imagen El momento de encontrar los esqueletos fue de emoción para \"los cinco\".
Fulgencio Fernández | 19/11/2017 A A
Imprimir
De cómo Wences y Ataúlfo resucitan a los 8.000 años
LNC Domingo Dos hermanos del Mesolítico es el documental que recrea el importante hallazgo para la ciencia de los dos esqueletos de Arintero, que La Nueva Crónica ofrece a sus lectores el próximo domingo 26
La Braña y Arintero son de esos pueblos en los que a duras penas se queda algún vecino en invierno. Preciosos pueblos del valle del Curueño, a mucha altura, es decir, con mucha nieve. La leyenda de ‘La dama’ era la que mantenía viva la memoria de uno de ellos, concretamente Arintero.

Pero, de repente, en 2006 comienzan a sucederse noticias, primero en la prensa local, después en la nacional y según iban avanzando las investigaciones en revistas científicas de todo el mundo. Los titulares fueron evolucionando desde ‘Aparecen dos esqueletos en una cueva de difícil acceso en tierras de La Braña y Arintero’, ‘Los esqueletos del Curueño tienen más de 4.000 años y van a ser datados con Carbono 14’, ‘Los hombres de La Braña tienen 8000 años de antigüedad’ y, finalmente, el nombre definitivo: Los hombres del Mesolítico, primero, y Los Mesolíticos, definitivamente.

Una evolución que iba marcando el avance de investigaciones de gran valor científico e histórico. La prensa fue recogiendo textos como «le llaman La Braña 1, por el lugar en el que fue encontrado, y hace ya 7.000 años que un tipo así no deambula por Europa. Tenía la piel oscura, intolerancia a la lactosa, los ojos azules y era un experto cazador-recolector del Mesolítico, que vivió en lo que hoy es la provincia de León» (ABC); o «Braña 1 es el primer genoma de un cazador-recolector europeo que la ciencia es capaz de rescatar. Y nos ha revelado un buen número de datos sobre un hombre en el que se mezclaban los rasgos de las poblaciones del norte y del sur del viejo continente» (Nature).

Hallazgos importantes hasta el punto de que un científico tan respetado como Carles Lalueza Fox afirmó que «El mesolítico leonés ha cambiado el panorama genético de la prehistoria» y los expertos hablaban, por ejemplo, de los campos de investigación para los que se trataba de un hallazgo fundamental: «El hallazgo de Arintero es un hito a nivel mundial, por sus importantes repercusiones científicas y biomédicas. Destacaríamos los datos que se refieren a la alimentación y la salud bucodental».

Los científicos bautizaron los hallazgos, para su estudio, como Braña 1 y Braña 2. por eso Lalueza pidió perdón a los vecinos de Arintero cuando supo que realmente estaban en terrenos de su pueblo.

Pero nos hemos ido al final, a un hecho ya incuestionable, que se trata de un hallazgo de primer nivel mundial, tanto que, por ejemplo, el citado Lalueza viajó en el verano de 2016 hasta Arintero para explicar a los vecinos del Valle esta importancia.

Toda esta ‘aventura’ ha quedado ahora recogida en un documental que se presenta el día 23 en el Museo de León y que el domingo llegará a los lectores de La Nueva Crónica (al precio de 9,95 euros). Se titula ‘Dos hermanos del Mesolítico’ y los directores del mismo son los veteranos documentalistas leoneses Miguel Sánchez y Puri Lozano, del Búho Viajero. «La verdad es que el origen del proyecto era para el X aniversario del hallazgo, cuando los autores del hallazgo se pusieron en contacto con nosotros, a través de un amigo común, con la idea de presentarlo en esas fechas, pero, dada su importancia y complejidad, nos fue imposible entonces y llega ahora, un año después, que creo que tampoco tiene tanta importancia después de 8000 años de espera», señalan Sánchez y Lozano.

El documental también recupera la parte que a la ciencia le interesó menos, como es lógico, como son las condiciones en las que se produjo el hallazgo o quiénes fueron sus protagonistas, los cinco espeleólogos leoneses que bajaron a aquella cueva que ellos bautizaron como ‘Dos hermanos’. (También habían bautizado a los esqueletos como Ataulfo y Wenceslao, en el documental explican los motivos). Bien es cierto que Carles Lalueza afirmó en Arintero. «Es evidente que nada hubiera sido posible, ningún hallazgo científico, si estos cinco espeleólogos no hubieran realizado el hallazgo». ‘Los cinco’, como en los famosos libros de literatura juvenil de Enyd Blyton, son Beni Martín, Camino González, Alberto Cifuentes ‘Chupas’, Amador García, Chiqui, y Roberto Alonso. «Han colaborado y explicado los hallazgos de manera muy comprensible y didáctica gente como Julio Vidal, arqueólogo territorial y coordinador de los estudios arqueológicos, Luis Grau arqueólogo y director del Museo de León, donde se custodian los esqueletos de los dos hermanos mesolíticos de Arintero, María Encina Prada, antropóloga que estudió los restos y elaboró el correspondiente informe, Carles Lalueza-Fox, paleogenetista y profesor de Genética Evolutiva (UPF-CSIC), autor del estudio genético y biomédico y José Luis González, presidente de la Junta Vecinal de Arintero», explican los citados Puri Lozano y Miguel Sánchez, quienes han resucitado «a los Mesolíticos ocho mil años después».

Volver arriba
Newsletter