Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Cultural 2 - Valladolid B 1: 'La Cultural se inyecta una dosis de fe'

Cultural 2 - Valladolid B 1: 'La Cultural se inyecta una dosis de fe'

DEPORTES IR

Dioni y Aridane celebran el gol que abría el marcador. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Dioni y Aridane celebran el gol que abría el marcador. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 10/03/2019 A A
Imprimir
Cultural 2 - Valladolid B 1: 'La Cultural se inyecta una dosis de fe'
Fútbol / Segunda División B Un gol de Capilla a falta de 20 minutos da el tercer triunfo seguido al equipo leonés / Dioni puso el 1-0 con un gran cabezazo, pero el Valladolid B aprovechó el bajón local para empatar
Quedan 20 minutos y parece que otra vez se va a repetir la misma historia. La Cultural ha vuelto a completar una gran primera mitad en la que ha dominado por completo y ha conseguido adelantarse, esta vez con un cabezazo al filo del descanso de Dioni. Sin embargo, de nuevo ha llegado el bajón en el arranque de la segunda parte con marcador a favor y el Valladolid B ha puesto el 1-1 en el marcador.

Entonces, cinco minutos después de que Apa haya hecho el empate y antes de que las dudas comiencen a aparecer, aparece una vez más la figura salvadora de Eneko Capilla. En un balón que Aridane robaba en el centro del campo y la Cultural movía de banda a banda con tres toques, Sergio Marcos acababa poniéndosela en la esquina de área grande al mediapunta, que controlaba, recortaba a un defensor y se sacaba un disparo seco que sorprendía por el palo corto al portero.

Era el 2-1 y, tras un tramo final de sufrimiento en los múltiples balones parados colgados por el filial vallisoletano y ‘perdón’ en los contraataques en clara superioridad de los leoneses, el partido finalizaba con él.

Por tercera vez, Capilla daba un triunfo por la mínima. Este, tras recibir en la esquina del área y marcar por el palo corto De nuevo un tanto de Eneko Capilla valía su peso en oro. Era el cuarto y todos han sido decisivos. Como ante el Coruxo y el Guijuelo, servían para sellar una victoria por la mínima. Como en el empate ante el Burgos, daba puntos a la Cultural. 10 llevan ya la firma del donostiarra, que permitía a los de José Manuel Aira enlazar por tercera vez en lo que va de temporada tres triunfos seguidos y no sólo les consolida en zona de ‘playoff’, alejando a dos rivales directos como Ponferradina y Pontevedra a cuatro y cinco puntos respectivamente, sino que les deja a sólo tres del liderato gracias al empate entre Atlético de Madrid B y el Fuenlabrada.

La Cultural se inyecta una dosis de fe, con múltiples razones para mirar al futuro con más esperanza. ¿Una de las principales? El sensacional rendimiento de Yeray, que quizá por primera vez en la temporada recordó al que brilló el año del ascenso y fue el más destacado en la primera vuelta de Segunda. Robando, moviendo al equipo y también llegando, fue el mejor sobre el césped, siendo suya además la asistencia que le sirvió a los leoneses para adelantarse.

Se produjo en el minuto 41, cuando pese a que la Cultural mandaba y llegaba con peligro, aún no había tenido ningún disparo entre los tres palos. Pero el primero acabó dentro. Centro desde la derecha del mediocentro canario y, llegando desde atrás, Dioni conecta un tremendo cabezazo que se cuela como un obús a media altura y pegado al palo.

En el primer tiro entre los 3 palos, al filo del descanso, Dioni hizo el 1-0 de cabeza a centro de un gran Yeray Volvía a marcar, por primera vez desde el choque ante el Castilla, el punta andaluz, otra de las claves de la mejoría leonesa. Porque, con mayor o menor acierto cara a puerta, su inconmensurable trabajo presionando, aguantando de espaldas u ofreciéndose en las bandas da alas a una Cultural donde, como viene siendo habitual en el último mes y medio, Iván González y Sergio Marcos estuvieron extraordinarios, y además Antonio se hinchó a hacer kilómetros y ayudó con su gran intensidad a aumentar la mostrada por el equipo en sí.

Con esos jugadores como estiletes, sólo la falta de acierto en el área rival impidió que el partido se hubiese abierto antes del citado 1-0 o se cerrara después con ventaja en el marcador.

Así, ya a los siete minutos, Dioni mandó incomprensiblemente arriba en el área pequeña un cabezazo tras un saque de esquina. Hubo dos faltas peligrosísimas al borde del área, casi en la línea, pero una la estrelló Yeray en la barrera y la otra la mandó arriba Sergio Marcos. Tuvo dos cabezazos, solo dentro del área, un especialmente desafortunado de cara al gol Aridane. Y otro remate de Dioni, que iba envenenado, se topaba con la cabeza de un defensor.

En la segunda mitad, Iván González evitó bajo palos el empate que sí llegaba en una subida del lateral Apa Múltiples ocasiones previas al mazazo. Tras no pisar área prácticamente en toda la primera parte, el Valladolid B ya había acariciado el empate cuando Kike controlaba un centro en el segundo palo y superaba con una vaselina a Palatsí pero se encontraba con un Iván González que sacaba bajo palos. Y en el minuto 67, cuando se estaban yendo arriba y mostrando su mejor imagen del choque, el lateral derecho Apa llegaba desde atrás para hacer una pared con El Hacen y a la altura de punto de penalti soltar un punterazo que entraba pegado al palo y se convertía en el 1-1.

Pero sólo cinco minutos duraba el empate. Y más cerca estuvo en el tramo final el 3-1 que el 2-2. De hecho, en dos faltas en las que la Cultural presumía de estrategia, Dioni y Ortiz acariciaban el tercero. Y en la última acción, con el Valladolid B volcado e incluso su meta subiendo a rematar, los leoneses no eran capaces de culminar un tres contra uno que para lo que sí servía era para que con él muriera definitivamente el choque.

Los tres puntos se quedaban de nuevo en casa. El Reino de León por fin empieza a carburar.
Volver arriba
Newsletter