Publicidad
Miércoles, 30 de septiembre de 2020 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú
Cuando el basket leonés tocó el cielo

Cuando el basket leonés tocó el cielo

DEPORTES IR

León se echó a la calle para aclamar a sus héroes. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen León se echó a la calle para aclamar a sus héroes. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 19/05/2015 A A
Imprimir
Cuando el basket leonés tocó el cielo
Reportaje / 25 años del histórico ascenso a ACB Este miércoles se cumplen 25 años del primer ascenso a ACB de Baloncesto León, que sacó a 20.000 leoneses a celebrarlo a las calles y se logró frente al Llíria en el exilio de Lugo
Domingo 20 de mayo de 1990. 4.000 leoneses en las gradas hacen que Lugo parezca León. El ‘playoff’ parece encarrilado, pero queda rematarlo. Elosúa León gana 2-0 al Llíria y está a un solo partido de alcanzar la gloria. Falta el broche final, rematar la faena.

Joe Wallace, aquel americano que un año atrás vestía la camiseta leonesa, hace todo lo posible por alargar la serie. Nadie consigue ninguna renta importante y el partido llega a sus diez últimos minutos en un pañuelo, con una exigua renta de tres puntos (56-53) para el equipo leonés. Pero ahí se rompe la baraja. Cherokee es imparable bajo tableros, un tal Xavi Fernández que vivía su primer año en León machaca al rival con sus penetraciones. Entre los dos firman 50 puntos, 25 cada uno. La victoria se queda en casa. León gana 82-75 y sentencia por la vía rápida la final. El basket leonés toca el cielo. Elosúa es ACB.

Es un día histórico. Sin lugar a dudas uno de los más importantes del deporte leonés en toda su historia. La ciudad se vuelve loca y se cifran en cerca de 20.000 las personas que salen a las calles de la ciudad para celebrar el éxito. La época dorada del Elosúa vive su dorado despertar.

Mucho ha llovido desde entonces. Concretamente, un cuarto de siglo. Y es que este miércoles se cumplen 25 años de aquella hazaña lograda por un equipo que ya no existe. De la locura por el deporte de la canasta de una ciudad que lleva ya tres sin equipo en la élite. De la culminación de un éxito logrado con muchísimo sufrimiento y en el exilio.

León puso el 1-0 en la final tras una gran remontada y con dos tiros libres de Cherokee a sólo 10 segundos para ganar 81-80 Porque, en la eliminatoria final, se sufrió menos de lo previsto el día decisivo, pero lo gordo venía de atrás, con dos finales de infarto para colocarse 2-0 en la eliminatoria. Tenía ventaja de campo León, pero a punto había estado de perderlo en el primer encuentro. 81-80 ganaron de los Gustavo Aranzana, pese a que a escasos minutos para el final caían de ocho (66-74). Sin embargo en la hora de la verdad, a base de presión a toda cancha atrás y de los tiros libres en ataque remontaron, poniéndose por delante a falta de 10 segundos tras coger un rebote de ataque Cherokee y meter los dos lanzamientos desde la personal al hacerle falta.

Al final lo sacaron adelante como también hicieron con el segundo encuentro, ganando 80-83 en Llíria en un choque en el que llegaron a tener ventajas de hasta 13 puntos pero en el que los locales se pusieron 75-79 a minuto y medio para la conclusión.

Aquellos tiros libres de Xavi

Dos pasos que llevaron a la gloria. Al final feliz que esperaba al final de un camino que tuvo su momento más emotivo y crítico en la eliminatoria decisiva frente a Andorra.
La eliminatoria era al mejor de tres partidos y el resultado era 1-1. Había dado primero Andorra al ganar 87-94 en León, en un partido marcado por el polémico arbitraje que señaló 33 faltas personales a León y provocó las iras del respetable hasta el punto de acabar los incidentes con el cierre del Palacio. Sin embargo, en el largo desplazamiento de vuelta, con 200 leoneses en las gradas y Cherokee, Xavi y Lafuente jugando los 40 minutos, Elosúa se ganaba el derecho a seguir vivo tras vencer 73-81.

Xavi Fernández metió tres tiros libres para forzar la prórroga en el partido decisivo de ‘semis’ frente a Andorra Quien ganara el tercer partido se metía en la final. Y la cosa no pintaba bien para los leoneses, que jugaban su primer choque como locales en Lugo. Caían 49-59 mediado el segundo periodo y 72-75 a falta de 11 segundos para el final, momento en el que cometían una falta que el entrenador rival (que era Edu Torres, luego técnico leonés), decidía convertir en saque de banda en lugar de en tiros libres.

Craso error. Porque, entre Roberto Herreras y Xavi Fernández conseguían robar el balón. Y, con el tiempo acabado y el escolta intentando lanzar de tres, la colegiada Pilar Landeira señalaba una falta más que dudosa.

Llegaba entonces el momento más recordado de aquel ‘playoff’ por los aficionados. El que equivocadamente aún muchos piensan que supuso el ascenso. Los tres tiros libres con el reloj acabado. Con que fallara uno, León decía adiós a la ACB. Con los tres anotados, el partido se iba a la prórroga.

Recordamos al Xavi Fernández tremendamente fiable en tiros libres y podemos pensar que lo normal era meterlos. Pero ese día había anotado sólo uno de los cuatro que había lanzado. No le pudo la presión. Anotó los tres y el choque se fue al tiempo extra.

Y ahí se siguió sufriendo. A falta de 15 segundos, el partido iba empate 87-87. Los nervios estaban a flor de piel. Pero Lafuente metía canasta, Andorra fallaba el último ataque y el 89-87 daba el pase al Elosúa. La locura se desataba. Lugo y León era una fiesta. Y eso que aún quedaba la celebración mayor. Sin duda, algo histórico.

La gran lluvia de monedas que provocó el cierre

La fama del infierno que era ir a jugar a Serbia o Grecia a baloncesto, por la enorme presión ambiental y lo agresivo en ocasiones del ambiente, bien se podría aplicar a León en aquella histórica fase de ascenso.

Y es que sólo pudieron jugar un partido en el Palacio, pues los incidentes que se produjeron en él provocaron su cierre. Hubo lluvia de monedas y objetos, llegando a impactar y hacer sangre en el árbitro Salguero, que junto a Redondo dirigía aquel encuentro en el que Andorra ganó en León con una muy polémica actuación arbitral.

De hecho, sólo una mirada al acta deja claro cómo fue lo vivido: «En varias fases del encuentro fueron lanzadas al terreno de juego monedas de 100, 25 y 5 pesetas y objetos, teniendo que detener el partido para retirarlos. (...) Al final de la primera parte fue alcanzado el árbitro auxiliar con un objeto contundente a la altura de la barbilla produciendo una incisión sangrante de un centímetro. (...) Al final se produjo una invasión masiva, saliendo protegidos por la fuerza pública y siendo alcanzado el auxiliar por una moneda en la pierna y el árbitro principal con dos objetos contundentes sin identificar en la cabeza, teniendo que ser atendido por el médico».

El castigo fue jugar a más de 200 kilómetros de distancia y fuera de la Comunidad... pero también ahí, en Lugo, hubo algún problema al ser impactado el árbitro por un tornillo. No es de extrañar pues que, antes del choque del ascenso, León paseare por la pista una pancarta con el lema : ‘No arrojar objetos’, ¡No más sanciones!’.
Volver arriba
Newsletter