Publicidad
Corro de La Mata: 'Del monasterio al villancico y los chavales que se asoman'

Corro de La Mata: 'Del monasterio al villancico y los chavales que se asoman'

LUCHA LEONESA IR

Como en los viejos tiempos los párrocos del lugar eran habituales en los corros de lucha leonesa, cuando no sus organizadores. :: JESÚS F. SALVADORES Ampliar imagen Como en los viejos tiempos los párrocos del lugar eran habituales en los corros de lucha leonesa, cuando no sus organizadores. :: JESÚS F. SALVADORES
Fulgencio Fernández | 29/08/2022 A A
Imprimir
Corro de La Mata: 'Del monasterio al villancico y los chavales que se asoman'
Lucha leonesa Victoria de los ‘clásicos’ con David Riaño, Adri, Rubo y Alvarado con esperanzadora final para el juvenil de Villacorta, Jorge
«Del Verbo Divino / la Virgen preñada / viene de camino; / si le dais posada». Es el estribillo de un bello villancico con letra de San Juan de la Cruz con una curiosa circunstancia añadida, que lo podéis cantar al revés y significa exactamente lo mismo: «Si le dais posada / viene de camino / la Virgen preñada / del Verbo Divino», lo que ha hecho que se convierta en una letra habitual para explicar aquello que no cambia, da igual cómo lo vea, lo mires, lo leas o lo escuches.

Y también desembarcó en la lucha en aquellos tiempos en los que miraras como miraras se repetían los ganadores: «Víctor, Moisés, Tomasuco... y antes Ibán, Héctor, Clemente, Caberín...», cada corro el mismo villancico, salvo honrosas excepciones.

El año, este 2022, vino castigado por las lesiones que parecían alejarnos del villancico pero en los últimos corros ha vuelto a sonar El Verbo Divino: David Riaño, Adri el de Villavente, Rubo el de Valdorria y Pedro El Kamikaze, con hueco y posibilidades para Unai, al que además es una alegría verlo en la hierba, siempre con un soplo de valentía y la espontaneidad de los viejos luchadores.

La noticia más positiva de la tarde fue la final de Jorge el de Villacorta, sólo 17 años y planta y ganas de campeón Hubo villancico en La Mata, después de pasar por el monasterio, y David, Adri, Rubo y Pedro suman más puntos y victorias. Tres de ellos para seguir poniendo tierra por medio de cara al título y el cuarto, Rubo, se sigue acercando a Tomasuco, luchando como los ángeles, ¡qué bello espectáculo sería ahora mismo el regreso de Uco, porque el de Valdorria parece otro (o el mismo, pero con confianza).

Al grano. Nuevamente los aficionados supieron que debían esperar a pesados después que se siga produciendo cada corro esa estampa triste de sólo seis luchadores en categorías como medios o semipesados.

Y sabían los aficionados que en pesados hay un Unai-Pedro que ‘paga’ la espera y que ayer llegó en semifinales. Se notó la resaca del monasterio donde el combate se resolvió con cierta polémica y cuando Pedro se adelantó con media caída decidió que no iba a ser Kamikaze y, por una vez, administró su ventaja, contuvo los aluviones de ira y lucha de Unai y acabaron los dos abrazados en la conciencia de que la afición mira para ellos y son los dos de los que no quieren decepcionar.

Jesús el de La Braña se metió en otra final, la luchó con enorme valentía, se adelantó, pero estaba David Pero, curiosamente, este pequeño bajón de un combate menos espectacular de lo esperado se compensó con la irrupción de un chaval que ya venía avisando, Jorge el de Villacorta, que se metió en la final por méritos y lucha, que le plantó cara a Pedro.

- Este te va a tirar Pedro.

- Ojalá sea pronto; dice el Kamikaze y no miente pues en el Club de Cistierna tienen puestas todas las esperanzas del mundo en este chaval de solo 17 años, que defiende a Villacorta y allí vive, que fía su futuro tanto a la lucha como a la FP que cursa. Se las tiene tiesas desde hace tres años en juveniles con la otra perla que asoma, Alberto del Cojo (ayer baja por lesión), y que parecen dos almas gemelas; incluso en la excelente planta de deportistas.

Pocas novedades en las otras categorías al margen del dominio de los del villancico. En ligeros hay varios chavales peleando por la gloria pero chocan con la pared de David Riaño, cada día más luchador. La nota emotiva y de esperanza fue para Jesús Martínez, de nuevo en una final y, además, se adelantó con una entera. Fue muy valiente, pero se equivocó en no soltar la mediana en la caída de la verdad... y la lucha le sigue debiendo un corro.

Adri sigue sin rivales claros. Regresaba Sergio El Ingeniero para defender el pabellón de Barrillos, el pueblo de su abuela, pero pagó la inactividad y cayó ante Chelín después de llegar a caída y media... y no pudo señalar al cielo como buscaba.

Y en semis manda Rubo. Rodri no acaba de ser La Perla, aunque se sabe que es diesel y tarda en calentar. Nuevamente se estrelló con ese Rubo Fierro que sigue de dulce. Y de deportista.

Y sigue la lucha pues este lunes espera la última cita del mes de agosto, en Liegos, en tierras de Omaña.
Volver arriba
Newsletter