Publicidad
Coronio is coming...

Coronio is coming...

LNC VERANO IR

El profesor y escritor José Carlos Martínez. | MARIPOSA EDICIONES Ampliar imagen El profesor y escritor José Carlos Martínez. | MARIPOSA EDICIONES
| 14/08/2021 A A
Imprimir
Coronio is coming...
Literatura Por José Carlos Martínez
«La tradición de otorgar premios literarios entronca directamente con el nacimiento y la presencia de la propia literatura. Si queremos buscarle algún sentido a esto de dar y recibir premios literarios, podemos ponernos en la piel de quien lo recibe o de quien lo otorga. Y a mí este galardón me ha permitido meterme en ambos pellejos».

Se acerca el 15 de agosto de otro extraño verano y con esta fecha nos llega una nueva oportunidad de acercarnos hasta Sopeña de Curueño para disfrutar de una bonita velada poética, la que acompaña a la entrega del premio Coronio. Porque este premio, al margen de otras consideraciones, es ante todo una celebración de la poesía.

Pero vayamos por orden: el año pasado, casi recién salidos del confinamiento, recibí una llamada telefónica de la poeta y editora Marina Díez. Ella es la responsable de la editorial leonesa Mariposa ediciones, así como el alma mater de este premio Coronio, junto de otras muchas cosas que merecerían unos cuántos artículos aparte. En esa llamada, me confirmaban que había sido el ganador del I premio Coronio con mi poemario ‘Extinción’, una noticia que me pilló tan de sorpresa que en un principio no me la creía. Después, vino el contrato para publicar este libro, además de obtener en diversos medios ese minuto de efímera fama que en su día nos prometiera Warhol.

Es cierto que hoy en día los premios literarios son una alternativa realista para que las obras de un escritor vean la luz, lo que resulta un aliciente muy deseable para participar en este tipo de certámenes. Además, es evidente que a todo el mundo, especialmente al artista, le halaga recibir el elogio público, porque muchas veces los beneficios de la poesía, del arte en general, son puramente simbólicos.

En mi caso así fue, pues al margen de la ilusión que suscita a cualquier poeta ver publicados sus versos, ser el I premio Coronio me supuso entre otras cosas encontrarme con Mariposa, o lo que es lo mismo, con una pequeña y hermosa familia poética de la que me hicieron sentir parte desde el principio; también ver la cara orgullosa de mi hijo mientras recibía el premio o mientras recitaba en público uno de los poemas que conforman la obra; y sobre todo, recuperar las ganas de mostrar, de salir, de escribir. Porque ‘Extinción’ no es un título que surja del azar, sino que hace alusión a muchas circunstancias intrínsecas y extrínsecas al propio texto. Entre ellas, la idea esencial que rondaba mi cabeza justo en el momento en el que acabé el poemario: que estos fueran los últimos versos que salieran de mi lapicero, que esta fuera mi extinción como poeta.

Y llegamos al 2021, año en el que Coronio distinguirá a un nuevo ganador, al poemario que resurgirá después de la ‘Extinción’. El año pasado el jurado optó por premiar a una obra en la que se reflexiona con un lenguaje visceral y canalla sobre el paso del tiempo y sobre las soledades (porque no creo que exista una sola forma de soledad). Y sobre todo un canto emotivo a los abuelos justo antes de saber que pasaríamos tanto tiempo sin poder verlos, ni abrazarlos, ni darles un beso. Este año me toca vivir el premio como parte del jurado y ceder el testigo a una nueva obra, lo cual supone a partes iguales responsabilidad y alivio.

Un amigo me dijo mientras ojeaba mi libro que era genial publicar una obra en la segunda mitad de 2020, porque así tendría algo bonito que recordar de esa época tan singular. Quizá lo vea así con la perspectiva de los años, pero a día de hoy, haber recibido un premio en tiempos complicados para la difusión literaria me ha supuesto el tener constantemente la amarga sensación de no haber sido capaz de defenderlo adecuadamente, de no haber estado a la altura de quienes confiaron en mí. Por ello digo que compartir con alguien más los honores del galardón supone descargar un peso de mis hombros, quizá volver a ser yo mismo, y desde esa nueva posición y con la perspectiva de tiempos mejores, darle a Coronio el brillo que merece.

Poco más puedo añadir, al margen de reiterar mi eterno agradecimiento a Marina Díez y a Mariposa (si es que puede separarse a una de la otra). Y del mismo modo, reafirmar públicamente y por escrito mi intención de poner los granitos de arena que sean necesarios para que iniciativas como esta se perpetúen en el tiempo y pasen a convertirse en una tradición más de la montaña leonesa.

José Carlos Martínez es profesor, escritor y ganador del I Premio Coronio 2020 por el poemario ‘Extinción’ (Mariposa ediciones)
Volver arriba
Newsletter