Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Chufla, chufla, como no te apartes tú

Chufla, chufla, como no te apartes tú

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 18/12/2019 A A
Imprimir
Chufla, chufla, como no te apartes tú
Es un clásico de las nevadas una señal de la carretera casi cubierta por la nieve, como lo son las vacas comiendo la hierba que les han tirado sobre la nieve, las yeguas quietas al abrigo de un árbol, una mujer mayor espalando para abrir una vereda hasta la puerta de casa, un coche en la cuneta, varias vecinas con el echarpe sobre la cabeza arremolinadas alrededor de la furgoneta del panadero, un paisano con un caldero de carbón camino de la cocina económica, unos chavales lanzándose de culo con un plástico como trineo, uno que hace equilibrios mientras camina en madreñas, las vacas bebiendo en el pilón del pueblo o unos cuantos ‘cuatroporcuatreros’ haciendo el cabra por las carreteras para probar las ruedas de tacos o cuánta nieve arrastran las cuatro tracciones...

Cada nevada tiene su afán.

Pero en la señal de la foto Mauri descubrió la ironía del mensaje: «Prohibido aparcar... a la derecha de la señal».

¿Y a la izquierda? Cómo la DGT no nos explique cómo vamos a aparcar mal lo vamos a tener para lograr meter el coche a no ser que tiremos de pala y pasemos el día haciendo hueco para poder cumplir los designios y preceptos que nos impone la normativa vigente.

Bien es cierto que mirando la estampa te dan ganas de decirle a la señal de tráfico y a quien la ordenó colocar allí lo que el aragonés que iba por la vía al tren que le pitaba: «¡Chufla, chufla, que como no te apartes tú».
Volver arriba
Newsletter