Publicidad
Bierzo Renovable hornea la primera Oficina de Transformación Comunitaria en la comarca

Bierzo Renovable hornea la primera Oficina de Transformación Comunitaria en la comarca

EL BIERZO IR

Instalación de paneles solares en un tejado para iniciar un proyecto de autoconsumo. Ampliar imagen Instalación de paneles solares en un tejado para iniciar un proyecto de autoconsumo.
Mar Iglesias | 27/11/2022 A A
Imprimir
Bierzo Renovable hornea la primera Oficina de Transformación Comunitaria en la comarca
Medio Ambiente Podría acceder a una cartera de ayudas de 20 millones para dinamizar las comunidades energéticas que están creciendo en el Bierzo, aunque ninguna ha comenzado a funcionar aún
El proyecto para crear comunidades energéticas que busquen alternativas verdes que lleva por bandera Bierzo Renovable crece ahora con la intención de generar empleo con la apertura de una Oficina de Transformación Comunitaria que, por otra parte, permitirá acceder a las nuevas ayudas que el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia acaba de publicar. “Estamos organizando un grupo de portavoces que intentará convertirse en esa oficina”, explica el portavoz de Bierzo Renovable, José Sánchez. Es un paso más para una idea que está promocionando la constitución de comunidades energéticas por todo el Bierzo.

Las nuevas ayudas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se dirigen a Oficinas de Transformación Comunitaria para la promoción y dinamización de comunidades energéticas. El 28 de noviembre de 2022 se abre el plazo de presentación de solicitudes para la primera convocatoria de proyectos singulares de comunidades energéticas dentro del Programa CE Oficinas. Este plazo finalizará a las 12:00 horas del día 23 de enero de 2023.

Esta convocatoria tiene como finalidad fortalecer el sistema de apoyo a los actores interesados en la creación y desarrollo de comunidades energéticas, principalmente ciudadanos, pymes y entidades locales, contribuyendo con ello a una descarbonización justa. La convocatoria destinará 20 millones de euros a ejecución de proyectos de puesta en marcha y funcionamiento de Oficinas de Transformación Comunitaria (OTCs), así como a la adecuación de oficinas existentes.

Las ayudas se otorgarán a través de una subvención a fondo perdido, que será percibida por el beneficiario, con carácter definitivo, una vez se verifique la ejecución del proyecto y se certifique la inversión. Al objeto de facilitar la financiación de los proyectos, el 80% de la ayuda concedida se podrá anticipar al beneficiario.

En el camino hacia esas comunidades, Bierzo Renovable ha respondido a la petición de información de diversos pueblos del Bierzo. El primero fue Lillo del Bierzo, cuyo proyecto también es el más avanzado. Ahora está a la espera de que el Ayuntamiento saque a licitación la colocación de placas solares en su polideportivo. Cuenta con 54 contadores y podría ponerse a funcionar en meses. Lo único que faltaba eran las ayudas que tiene que distribuir la Junta de Castilla y León para esas comunidades “la normativa europea no está traspuesta y el Gobierno dice que lo hará en diciembre”, explica Sánchez, pero la burocracia y el papeleo hacen que las comunidades estén en una parada técnica obligada. Desde que Lillo dio todos los pasos para iniciar su proyecto ha pasado casi un año, y la Junta no ha respondido a su propuesta.

Otro de los proyectos que ha encaminado esta entidad es el de Burbia “empezamos el proceso pero la junta vecinal se hizo cargo y lo dejamos”. Es su fin, poner base a un camino que después continuarán los vecinos, pero es otro proyecto que también está en parada técnica.

Ahora han tomado las riendas en Cacabelos, donde un grupo de vecinos también ha solicitado ayuda. Allí el Ayuntamiento ya ha tenido subvenciones del IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, para colocar instalaciones fotovoltaicas en los tejados y la concienciación sobre la energía limpia es amplia.

En estos momentos está previsto realizar un estudio para la Comunidad de Vecinos El Camino que presenta Erix Ingenia, empresa instaladora del Grupo Martínez Bierzo que lleva instalados en la comarca en este año, 2MW en pequeñas instalaciones de autoconsumo. Es otro paso en una zona en la que cualquier rincón es susceptible de hacer ese cambio energético “la energía renovable está en todas partes. No hay limitación física, pero sí se hace con arreglo a sus posibilidades”. Incluso se puede hablar de proyectos que no tengan que ver con la energía solar, sino con la hidroeléctrica, como podría hacerse en Cacabelos, aprovechando los saltos de agua del Cúa “le permitiría tener energía las 24 horas”, dice Sánchez.

Ahorros del 50%

Lo que mueve las comunidades energéticas, sobre todo, es el ahorro en la factura de la luz que propicia. Alcanza un 50% con respecto a una instalación individual al uso, explica Sánchez, y la inversión inicial también es inferior “en principio se estudian todos los perfiles reales de consumidores y se hace un estudio sobre cada instalación, que puede costar, en el caso de Lillo, por ejemplo, para 25 personas, tomando como tipo medio 3,5 Kw, 2.200 euros”. Una instalación doméstica supone más de 5.000 euros, y la comunidad energética amortiza esa inversión en tres o cuatro años en su totalidad “la instalación tiene una vida de 30 años, según garantiza el fabricante, por lo que habría años que tendría energía fotovoltaica gratis”, apunta.

Con respecto al tamaño de las comunidades, hasta ahora se habla de 500 metros de perímetro desde un transformador “pensamos que cuanto más accesible sea y no demasiado grande, es más fácil de gestionar”, apuesta Sánchez “son necesidades de personas y es cuestión de democracia energética”. Por eso aconseja adoptar decisiones en “unidades naturales, como comunidades de vecinos” y después se pueden ir aumentando “pero están creciendo más los proyectos rurales”, dice. En ellos es normal que entre el Ayuntamiento y que haya ayudas, aunque estén paradas a la espera de la respuesta de la Junta a los proyectos.

Además, hay otro problema en la comarca, que hay pocas empresas instaladoras y eso hace que el trabajo se les acumule “están saturadas porque de golpe les caen muchas peticiones. La transición no se ha planificado, la gente se ha dado cuenta de que quiere el cambio cuando ha subido la factura”, dice, y la intención es que las instalaciones se hagan desde la comarca “los interesados lo quieren así porque son ellos los que deciden, nosotros solo ponemos nuestro CIF para que se echen a andar”, explica Sánchez que espera un crecimiento exponencial de estas comunidades en la comarca.
Volver arriba
Newsletter