Publicidad
Atardece poco a poco

Atardece poco a poco

OPINIóN IR

09/02/2020 A A
Imprimir
Atardece poco a poco
A mí también me gustaría ser intelectual, porque no tengo nada que perder. O podía haber sido una leyenda, incluso una epopeya si nos juntamos varios. Pero no. Vivo en León y aquí no hacemos más que ‘flashback’. Mayormente a la Edad Media, que de entre todos los pasados es el que tiene mejor alzamiento de hostia y, sobre todo, de copón. Y qué bonito es León. Y qué antiguo. Y se está muriendo divinamente, además. ¡Qué irse! ¡Qué apagarse¡ ¡Con qué parsimonia!

Por si fuera poco, si eres intelectual te toca plagiar un poco a Aparicio, a Luis Mateo, a Merino. A pesar de lo que se lee aquí a Faulkner, verdadera devoción hay por Faulkner. Esta es tierra de gente que ayuda, aunque sea a pesar tuyo. Te coge un día de esos malotes, de capa y chambergo caídos, y te viene algún conocido: «Anda y vete por ahí a pasear la depresión esa». Andamos sobrados de mayorías étnicas y contamos con una avenida peatonal para bicis y furgonetas. Los peatones levitan pegaditos a la acera o caminan en zigzag.

Hubo elecciones hace nada y salió parecido a otras veces, ¿para qué cambiar con lo bien que nos va? Tenemos un munícipe por antonomasia que unas veces es muy de León y otras huele bien. También se elegía al tonto del pueblo pero quedó vacante, no se presentó nadie. Se barrunta que no sabía que debía presentarse. Los que distinguen al tonto tampoco acaban de ponerse de acuerdo. Todo son ventajas: si te ‘exilias’ de la política, unos días te queda el Consejo consultivo y otros el Senado. O como le dijo Mañueco a Igea a propósito de Suárez-Quiñones: todos somos contingentes, pero él es necesario. También salió que los de la invasión se tienen que ir. Pero se han quedado. Los de la invasión son de quedarse. Hacen lo que les sale del BOCyL.

Con el turismo estamos como con lo rural en general: compone una estampa bonita, las cabras ahí quietas y nosotros de perfil, como un masái. Pero no viene nadie a vernos. O sí: de la Universidad de Washington han venido y los metimos en un torreón para que lleguen a líderes con poder omnímodo.
Para acabar, examen. Apunten las preguntas: Cataluña. Su importancia geográfica. ¿Es verdad Cataluña? Historia de Cataluña. Cataluña en la antigüedad. La Cataluña de los americanos. ¿Cómo hay que tocar Cataluña? El ruido de Cataluña. Catalanes más famosos. Cataluña y la literatura. Un kilo de Cataluña. La Cataluña de los niños. Cataluña y la cabeza: relación, si la hubiera. Cataluña en Andalucía. Y el clavel. Teoría General del Estado y Cataluña. Cataluña negra. ¿Hay una Cataluña o muchas cataluñas? La Cataluña de los actores. Cataluña y Dios. No ha nacido todavía la Cataluña que me domine. La Cataluña descabalada. Su porqué. La Cataluña puta. Dibujo a mano de Cataluña. ¿Es carne Cataluña? El jaque a Cataluña. ¿Satisface hoy en día Cataluña? ¿Qué Cataluña? Dadnos, santos del cielo, una visión global bastante aproximada. Aunque yo de lo que quería hablar era de Dostoievski.

Gracias, José Luis, el de la fértil guasa.
Volver arriba
Newsletter