Publicidad
Ana Valiño: "Creo en el poder de la imagen para remover conciencias"

Ana Valiño: "Creo en el poder de la imagen para remover conciencias"

LNC CULTURAS IR

La fotógrafa leonesa Ana Valiño posa delante de su exposición en El Palacín. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La fotógrafa leonesa Ana Valiño posa delante de su exposición en El Palacín. | VICENTE GARCÍA
Vicente García / Mario Castro | 25/11/2021 A A
Imprimir
Ana Valiño: "Creo en el poder de la imagen para remover conciencias"
Fotografía La fotógrafa leonesa, que este jueves protagoniza una visita comentada por su exposición ‘El viaje de las mujeres del desierto’, explora la realidad de los campamentos saharauis en Argelia
Ana Valiño es una fotógrafa documental española y narradora visual. Licenciada en Derecho, con formación en igualdad de género, en su proyecto ‘El viaje de las mujeres del desierto’ presenta una visión de la realidad de los campamentos saharauis a partir de la situación peculiar de las mujeres, tras un largo trabajo de campo en el que ha convivido con ellas, ya que desde 2015 está inmersa en ese proyecto fotográfico y documental de base antropológica para reconstruir la memoria colectiva con mujeres saharauis en los campos de refugiados de Argelia, tras haber trabajado en América, Europa y África, donde su interés por las cuestiones de género la ha llevado a realizar diversos trabajos fotográficos con las mujeres como eje central. Sus proyectos abordan la construcción de la identidad, los derechos humanos, la migración y la discriminación. Le interesa la fotografía como herramienta para reconstruir la historia, documentando las luchas de las mujeres a través del tiempo y cómo han reconquistado los espacios que habitan. Su fotografía quiere documentar y hacer visibles realidades olvidadas o silenciadas, con un relato íntimo y personal que requiere una profunda implicación con los sujetos retratados.

– ¿Dónde o cómo nace tu interés por la fotografía?
– Esta pregunta me lleva a los álbumes de fotos que estaban en casa de mi abuela y mi abuelo. Eran una especie de tesoro para mi, que cogía con sumo cuidado cuando iba a visitarles. Me encantaba mirar las fotografías que había dentro de ellos e imaginarme las vidas de las personas que no conocía y que aparecían en esas imágenes. Cada historia de aquellos instantes congelados en el tiempo, que mi abuela me contaba acerca de aquellas personas, era un regalo indescriptible. Cuando comencé el instituto en Carrizo de la Ribera, donde viví hasta mis 18 años, hice mi primer curso de fotografía analógica, pero no fue hasta algunos años más tarde, cuando me di cuenta de que la fotografía era una poderosa herramienta con la que me sentía cómoda para expresar aquello que me conmovía o que me parecía injusto.

– ¿Cuáles son tus principales motivaciones como fotógrafa?
– La fotografía me permite adentrarme en mundos a los que de otra forma quizá no tendría acceso, si no fuera por el intercambio que pretendo hacer con ella. Es como si pudiera vivir muchas vidas adentrándome en las vidas de las personas que voy conociendo en el proceso. Mis proyectos ponen el foco en realidades que no siempre tienen cabida en los medios o que con el tiempo son olvidadas. Creo en el poder de la imagen para remover conciencias, para llamar a la reflexión, quiero pensar que con la fotografía se puede luchar por crear un mundo más justo.

– Alguna fuente de inspiración / referente / influencia en el mundo del arte o de la fotografía.
– Trato de empaparme constantemente de estímulos artísticos de diversas disciplinas, cine, música, pintura o escultura. Hace poco visité una exposición en Madrid, en el espacio CentroCentro Cibeles, donde había una escultura de una mujer con una mastectomía en un pecho y una postura increíblemente poderosa. Es una escultura de la artista Marina Vargas. Me impresionó esa forma de mostrar a una mujer que ha pasado por esa vivencia, a la que no estamos acostumbradas. Para mi ya eso es una inspiración a la hora de fotografiar, buscar ese impacto de salir de lo estereotipado para ampliar el imaginario visual. A nivel fotográfico, me parecen inspiradores trabajos como ‘Family Love’ de la fotógrafa Darcy Padilla o la manera de narrar de Laia Abril. La fotógrafa Angelica Dass que a través de un trabajo aparentemente sencillo como ‘Humanae’, habla de algo tan grande como la diversidad del ser humano y las etiquetas asociadas al color de piel. Me gustan los retratos de Paula Brosntein, Annie Leibovitz , Alice Austin o Julia Margaret Cameron.

– ¿Cuál es tu método o mecánica de trabajo habitual?
– ‘El viaje de las mujeres del desierto’, proyecto galardonado en el certamen, es un ejemplo de cómo me gusta trabajar. Es un proyecto realizado durante varios años en los que viajé a los campamentos de personas refugiadas saharauis. Durante un tiempo realicé un meticuloso trabajo de campo recabando información y buscando contactos. Tomar el proyecto con calma me permitió tener el tiempo de conectar con las mujeres que formarían parte del mismo. Poder convivir con ellas, que tuvieron la generosidad de dejarme acceder a sus espacios cotidianos y sufrir un ratito lo que esta población lleva sufriendo más de cuatro décadas sobreviviendo en un desierto inhóspito llamado Hamada (la nada), me ha llevado a contarlo de una forma impregnada por esa inmersión.

– ¿Qué supone para ti haber sido galardonado en ‘Expositivos 21’?
– Si me permites, me gustaría dar las gracias tanto a Mario Castro, director del certamen, como al Ayuntamiento de León por recoger el guante y apoyar esta iniciativa. Para mi, ser galardonada en este certamen, con un jurado formado por premios nacionales de fotografía como Cristina de Middel o Juan Manuel Castro Prieto, ha sido increíble. A nivel profesional ha supuesto un impulso muy grande. Me ha permitido mostrar el trabajo, darle visibilidad y avanzar en la postproducción. También que se me conozca como autora en mi tierra, León, me hace una ilusión especial.

–¿Cómo surge tu proyecto galardonado en ‘Expositivos 21’?
– El conflicto saharaui llegó a mi vida por una niña llamada Embarkalina Salek que es parte de mi familia. Embarkalina vino a pasar dos meses de verano con el programa ‘Vacaciones en Paz’ que con el apoyo de la Diputación de León realiza cada año, en colaboración con asociaciones solidarias, para que niñas y niños saharauis salgan de los campamentos durante los meses de verano. Con el paso del tiempo visité los campamentos y conocí a mujeres increíbles que me contaban la participación de la mujer durante el éxodo al exilio que tuvo lugar por la ocupación marroquí del Sáhara Occidental en 1975. Como ocurre en todas las sociedades, las historias de las mujeres suelen caer en el olvido. Pero sin ellas, sin nosotras las mujeres, la historia no está completa. Así que pensé que era necesario escuchar a todas esas mujeres que fueron testigos y parte activa de la historia de un pueblo. Comencé en 2015 a visitar a las abuelas del pueblo saharaui y ellas tuvieron la generosidad de permitirme retratarlas y atesorar sus recuerdos en forma de archivos sonoros o de relatos escritos de su puño y letra.

–¿Qué destacarías de tu experiencia en ‘Expositivos 21’?
– Ha sido un aprendizaje constante. Poder estar con Chema Conesa visionando mi trabajo, con Mario Castro trabajando sobre el planteamiento expositivo. Acudir a laboratorio Auth Spirit con David Vicente realizando el revelado digital de las imágenes. Elegir el enmarcado o el tipo de papel y estar presente en el montaje junto a Pablo Estilo de Espacio_E. Poder ser parte activa en todo el proceso.

–Actualmente, ¿en qué otros proyectos fotográficos/artísticos estás trabajando? ¿Qué nos puedes adelantar?
– Actualmente continúo trabajando en el proyecto ‘El viaje de las mujeres del desierto’, ya que está en fase de postproducción. El siguiente paso será la realización de un documental y un libro donde pueda mostrarse el material recopilado a lo largo de los años. Además he sido seleccionada para participar en el proyecto ‘Cuerpas reales, hinchas reales’. Un proyecto fotográfico colectivo, liderado por la fotógrafa argentina Érica Voget, para visibilizar a la mujer y las disidencias en fútbol, en el que participamos fotógrafas iberoamericanas. También tengo otros proyectos personales que tiene que ver, de nuevo, con mujer y memoria.

Visita comentada

El Palacín mantiene abierta la muestra de fotografía contemporánea ‘Expositivos 21’ hasta el próximo 9 de diciembre. La muestra organizada por la Concejalía de Acción y Promoción Cultural del Ayuntamiento de León y León es Photo pone de manifiesto una indispensable labor de apoyo a la creación artística contemporánea. Además, este jueves a las 19:00 horas, tendrá lugar una visita comentada a los cuatro proyectos a cargo de Mario Castro, comisario de la muestra, Ana Valiño en el caso de ‘El viaje de las mujeres del desierto’ y Tino García con relación a ‘Paul’. La entrada será libre hasta completar aforo del recinto.

A través de la convocatoria ‘Expositivos 21’ se persigue potenciar y a promocionar el talento de artistas que empleen el lenguaje fotográfico como principal medio para expresarse.
Volver arriba
Newsletter