Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Altamente sensibles

Altamente sensibles

OPINIóN IR

12/11/2019 A A
Imprimir
Altamente sensibles
Este sábado se celebraron las II Jornadas sobre ‘¿Qué es la alta sensibilidad?’ en la Facultad de Educación de la Universidad de León y organizadas por Activos y felices, una asociación donde se preocupan de nuestros mayores, la educación, la discapacidad, la responsabilidad social corporativa y la alta sensibilidad.

Manuela Pérez, Presidenta de PAS España, que aglutina a psicólogos y profesionales que abordan esta temática de manera científica, aludió al sistema nervioso característico de las PAS que hace que se emocionen más y tengan un comportamiento peculiar ya que perciben y procesan la información de manera diferente. Ni son neuróticos, ni se trata de un trastorno, ni de una anomalía. Es una característica de su procesamiento sensorial que se da entre el 15% y el 20% de los individuos y que cuanto antes se detecte, mejor.

Pablo Villagrán, Presidente de la Asociación Española de Personas Altamente Sensibles, nos habló del Ciclo que una persona sufre cuando se entera, después de haber hecho el test, de que es PAS: las dudas, el descanso, la euforia, la responsabilidad que dura toda la vida –«más que cambiar el mundo, hay que ver qué nos afecta»– hasta la expresión y comunicación a los demás. Y nos mostró un Decálogo: «la humildad, porque ser PAS no significa ser mejor», «no hagas la guerra a los no PAS», que son tan necesarios, «no justifiques todo con tu alta sensibilidad», hasta la consideración de que «es un proceso y quizás haya grandes cambios».

Antonio Chacón, experto en riesgos psicosociales, comentó lo afortunadas que deben sentirse las empresas de contar con una PAS y de lo importante que es que se les dé el rol adecuado: el entorno (ferotipo) condiciona para bien o para mal lo que uno se trae de nacimiento (genotipo).

Las Jornadas tuvieron su punto culminante con la intervención de dos Isabeles. La primera, pasión, con el tango; la segunda, Miguel Hernández, con la música. Con Isabel González hicimos un ejercicio práctico de confianza. Con ‘Isamil9’ lloramos un rato con una canción de su último libro-disco, junto con ‘mil9_colectivoLiterario’, ‘Me sobra el corazón’, que merece mucho la pena.

Una jornada para aprender a gestionar nuestras emociones y para agradecer a Belén Arén, la presidenta de Activos y felices y a todo su equipo de voluntarios (Javier Bolaños, Carolina González…) la oportunidad que nos dieron de conocernos un poco mejor.
Volver arriba
Newsletter