Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Ágora de la Armonía

Ágora de la Armonía

CULTURAS IR

La cubana Ana Ibis, una de las habituales de este Ágora de la poesía este sábado premiada. Ampliar imagen La cubana Ana Ibis, una de las habituales de este Ágora de la poesía este sábado premiada.
Fulgencio Fernández | 27/01/2019 A A
Imprimir
Ágora de la Armonía
Cultura El Ágora de la Poesía que cada último viernes de mes se celebra en la plaza de San Marcos ha sido galardonada con el premio de reconocimiento cultural Armonía de las Letras
El viernes, pese al frío de la noche leonesa, la plaza de San Marcos volvió a recibir —a las 22 horas y hasta la medianoche— a los participantes en el Ágora de la Poesía, el lugar donde «la poesía no compite, se comparte». Ni el frío, ni la nieve, ni nada, ha impedido que el último viernes esto ocurra, en invierno y en verano, desde hace más de cinco años.

Unas horas más tarde, este sábado, se reunía el Jurado que concede el premio de reconocimiento cultural Armonía de las Letras y ya en la noche dieron a conocer su fallo: «El jurado multidisciplinar, reunido para la ocasión, no lo tuvo nada fácil. Once finalistas. Más de dos horas de deliberación y… al final, por unanimidad, el premio de reconocimiento cultural del presente año se le otorgó a: Grupo Ágora de Poesía. La entrega del premio (una escultura de bronce del artista leonés Antolín y un diploma acreditativo del también ilustrador leonés Alejandro Cartujo) se realizará dentro del acto cultural que celebrará nuestra asociación durante el próximo mes de abril».

Ni se lo imaginaban unas horas antes las gentes del Ágora, que circulan por los caminos de la poesía compartida en libertad. Allí estaban los habituales y los nuevos, le tocaba moderar a Felisa —la poeta emigrante que le ha dedicado su libro precisamente a los emigrantes—, junto a Ramiro Pinto, que había de comodín por enfermedad del titular; y también hubo uno que recitó por primera vez, «algo que siempre ha ocurrido desde que comenzamos y que nos produce mucha satisfacción».

En este caso era Javier Garnica, el autor del libro sobre Botines. Fue emotiva una carta de la hija de Felisa a una amiga que se fue, un poema en francés; llenó el espacio de energía positiva la cubana Ana Ibis, esta vez con un poema triste que hablaba de alzehimer; Felipe siguió repasando a los clásicos y le tocó el turno a Garcilaso; no podía faltar El Caminante y su sombrero, una teatralización a dos voces cargada de ironía y poesía...

En fin, estaban. Como estaba la poesía y la libertad, santo y seña, por eso Pinto se encargó de recordar que la «sugerencia» del ágora anterior sobre un tema sólo era una sugerencia, que nunca pasa sobre la libertad de recitar lo que a cada cual le apetezca.

Fue el último Ágora antes del premio, ¿a quién? pues a todos pues este espacio es un lugar donde no se compite sino que se comparte.
Volver arriba
Newsletter