Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Adiós al sabio de Nogarejas que hizo de la humildad y de la fe un modo de vida

Adiós al sabio de Nogarejas que hizo de la humildad y de la fe un modo de vida

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Pedro J. Abajo | 18/11/2018 A A
Imprimir
Adiós al sabio de Nogarejas que hizo de la humildad y de la fe un modo de vida
Obituario Fallece a los 95 años de edad el dominico Fray Álvaro Huerga Teruelo
Fray Álvaro Huerga Teruelo, el dominico que aunque nació en Nogarejas y viajó por todo el mundo con una humildad impresionante siempre se sintió bañezano de corazón, acudió este sábado a la llamada del Padre a los 95 años y después de haber protagonizado una vida intensa y fructífera, tan valiosa en lo intelectual que le llevó a ser considerado uno de los grandes pensadores de la Iglesia Católica contemporánea.

Aunque su tratamiento fuera el de ilustrísimo señor, por su pertenencia a la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, en la categoría de Encomienda, el fraile que nació en tierras del Eria siempre hizo de la fe y de la sencillez dos pilares en su vida. De hecho, cuando recibía la medalla por su labor sobresaliente a la hora de favorecer la vida del pensamiento en España, hace ahora un año en La Bañeza, aseguraba que no era más que “un peregrino en la vida que ha dado muchas vueltas por el mundo”.

Desconocido y universal al mismo tiempo. Hace algo más de un año, Luisa Arias y Jesús J. García Mielgo presentaban en sociedad un proyecto para impulsar la figura del padre Álvaro, un hombre que en La Bañeza pasaba desapercibido por su cercanía y su sencillez pero que al mismo tiempo era considerado una persona de gran relevancia internacional por una larga trayectoria bibliográfica, con más de 800 obras publicadas en varios idiomas, y el hecho de ser un referente mundial para el estudio de la Teología. Un sabio, tal y como se reconoce a los clásicos griegos y latinos, pero de nuestro tiempo.

Con la organización de un ciclo de conferencias sobre su trayectoria, una exposición de parte de sus obras, y un homenaje de tipo institucional en el que se le concedió su nombre a una calle de la ciudad, La Bañeza quiso rendir un homenaje al fraile de la Valdería que llegó a la Orden de Predicadores y mientras desarrollaba su labor pastoral para llevar la Palabra de Dios allá donde se requirió su presencia nunca dejó de investigar, de estudiar, de escribir y de publicar.

Un hombre generoso

Otro de los aspectos importantes en su vida fue la generosidad. Y fruto de esa generosidad –y de la generosidad de su hermana Raquel– están las importantes donaciones realizadas a Cáritas Interparroquial de La Bañeza para atención a los más necesitados. Siempre con la cercanía, la humildad y generosidad de un hombre que nació para estar al servicio de Dios y de los hombres, sin entender de categorías ni rangos. Sirva, como ejemplo, que fue asesor de los obispos españoles durante el Concilio Vaticano II, traductor de varias encíclicas y de la tesis doctoral del Papa Juan Pablo II, hoy santo de la Iglesia.

La Basílica de la Virgen del Camino acogerá el lunes por la mañana la misa funeral por el eterno descanso de un hombre que deja como legado una gran biblioteca y admirables monografías para el conocimiento de la Iglesia, además de una larga trayectoria construida a base de ‘Alabar, bendecir y predicar’, que son el emblema de quienes toman los hábitos de Santo Domingo. Después, sus cenizas serán llevadas a Nogarejas, donde reposarán en tierras del Eria esperando en la resurrección de los muertos al fin de los tiempos y la vida eterna que tantas veces proclamó en el Credo.
Volver arriba
Newsletter