A juicio por estafar 144.707 euros a un cura e intentar robar dos veces en el albergue parroquial

Tres acusados se sentarán en el banquillo de la Audiencia en un procedimiento que durará dos días y en el que también se juzga una agresión al párroco

16/09/2023
Dos de los acusados son una pareja que fingió diversos problemas para recibir dinero por parte del sacerdote. | M. PEÑA
Dos de los acusados son una pareja que fingió diversos problemas para recibir dinero por parte del sacerdote. | M. PEÑA

Tres personas se sentarán este lunes y martes, 18 y 19 de septiembre, en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de León (a partir de las 9:30 horas) por un delito continuado de estafa agravada, un delito de robo con violencia en casa habitada en grado de tentativa, un delito de lesiones y otro de robo con fuerza en casa habitada, también en grado de tentativa, por los que el fiscal les pide penas que van desde cinco a 12 años y medio de cárcel. En sus conclusiones provisionales la Fiscalía señala que a lo largo del año 2020 dos de los acusados –que mantenían una relación sentimental y que tenían hijos en común– se dirigieron a un párroco y «fingieron» necesitar alimentos, habitación, tener que pagar un seguro y afirmaron también que uno de sus hijos tenía una «grave enfermedad». Alegando todo esto, le solicitaron durante más de un año cantidades de dinero que el sacerdote les proporcionó creyendo que con ellas cubrirían estas necesidades y que, además, le iban a ser devueltas. Según el fiscal les «realizó numerosas transferencias bancarias y también pagos en mano en metálico hasta un total de 144.707 euros, llegando para ello a solicitar cantidades a los feligreses de la parroquia y a utilizar fondos de la misma».

En agosto de 2021 el párroco, tras ser advertido de que estaba siendo «víctima de un fraude», dejó de realizar pagos a los acusados y el día 14 de ese mes uno de ellos, junto al tercer acusado y otra persona que no ha podido ser identificada se dirigieron al albergue parroquial en el que tenía su domicilio el sacerdote y, «tras llamar al timbre y hacerse pasar por peregrinos», comenzaron a golpearle y a darle patadas hasta que cayó al suelo. Fue entonces cuando los acusados buscaron dinero y efectos por las distintas habitaciones, pero huyeron sin nada tras ser sorprendidos por una hospitalera. Como consecuencia de la agresión el cura sufrió diversas lesiones en la cabeza, el tórax, la cadera o la espalda por las que necesitó asistencia médica. Estuvo tres días ingresado en el hospital y también necesitó tratamiento médico posterior para su rehabilitación. Tardó 87 días en curar, de los que 83 fueron de perjuicio moderado y cuatro grave, aunque no le quedaron secuelas. Tras este primer intento en el que no pudieron conseguir lo que querían, en la madrugada del 21 de agosto los acusados volvieron al albergue parroquial y entraron tras forzar una de las ventanas. Buscaron de nuevo dinero y efectos, pero tampoco se llevaron nada.

Para la Fiscalía los hechos constituyen un delito continuado de estafa agravada, un delito de robo con violencia en casa habitada en grado de tentativa, otro de lesiones y otro más de robo con fuerza en casa habitada, también en grado de tentativa. Considera que uno de los acusados es autor de todos los delitos; a la mujer (pareja sentimental del primero) le atribuye el delito de estafa y el último, que acudió con el primero las dos veces que irrumpieron en el albergue parroquial, estima que es autor de los delitos de robo y lesiones. Teniendo esto en cuenta reclama para ellos las siguientes penas: para el primero 12 años y medio de cárcel a razón de cinco años de prisión y diez meses de multa con cuota diaria de diez euros por el delito de estafa, tres años por el de lesiones, otros tres por el robo con violencia y un año y medio por el robo con fuerza. Para su pareja el fiscal pide cinco años de cárcel y diez meses de multa por el delito de estafa y para el tercer acusado siete años y medio de cárcel que se dividen en tres por el delito de lesiones, otros tres por el robo con violencia y un año y medio más por el robo con fuerza. 

Responsabilidad civil

En concepto de responsabilidad civil señala que la pareja deberá indemnizar conjunta y solidariamente al párroco en 144.707 euros por las cantidades estafadas y considera que el primer y tercer acusado también deberán abonar al perjudicado 5.600 euros por las lesiones sufridas.

Archivado en
Lo más leído