Acor sigue creciendo en León y trabaja para ampliar su expansión

La cooperativa, que cuenta con 1.066 hectáreas contratadas en la presente campaña, un 66% más que al año pasado, ya ha comenzado las labores de arranque en la provincia

Arranque de remolacha con equipos especiales de pinchos este miércoles en una parcela de Zotes del Páramo. |MAURICIO PEÑA
Arranque de remolacha con equipos especiales de pinchos este miércoles en una parcela de Zotes del Páramo. |MAURICIO PEÑA

La obligación de la rotación del cultivo por la PAC y la modernización de los regadíos ha hecho que muchos agricultores de la provincia de León se animen a cultivar cada vez más remolacha, especialmente en las zonas regables del Páramo, el Esla y en las zonas modernizadas de Payuelos. Una situación que la Cooperativa Acor –que tiene su fábrica asentada en la localidad vallisoletana de Olmedo– también ha aprovechado para atraer con su servicio y, sobre todo, con su precio garantizado de 71 euros por tonelada, a muchos agricultores leoneses a la hora de apostar por este cultivo. 

En concreto, la Cooperativa Acor tiene en la presente campaña 2023-2024 un total de 1.066 hectáreas de remolacha contratadas en la provincia de León (con la comarca del Páramo a la cabeza con una 500 hectáreas y el resto repartido entre la zona del Esla, el Órbigo y Payuelos), lo que supone un aumento de la superficie cercano al 64% respecto al año anterior; siendo una de las provincias de la comunidad donde la contratación más aumentó. 

Primeros arranques en marcha

Una campaña 2023-2024 para la que Acor ya se ha puesto en marcha comenzando a arrancar la raíz ya desde la semana pasada tal y como explica el técnico del servicio agronómico y de cultivos de la Cooperativa Acor en León, Daniel Redondo. «Hemos empezado desde el pasado jueves a arrancar por el Páramo, más despacio, porque es una zona donde se requiere más tiempo ya que el suelo es más complicado y requiere unos equipos especiales que son máquinas de pinchos. También se ha comenzado en la zona de Payuelos y del Esla, en este caso con equipos integrales ya que son zonas donde resulta más fácil de arrancar la remolacha», detalla. 

Respecto al desarrollo de la campaña, Redondo señala que no ha tenido grandes complicaciones, puesto que «las siembras se pudieron hacer en fecha, en torno a abril y a pesar de que las lluvias de mayo vinieron mal al cereal, a la remolacha le vino muy bien y eso hizo que se adelantara el cultivo». A la par, indica que con ese adelanto y como no ha hecho tanto calor como el año pasado, la remolacha no ha tenido grandes complicaciones, «aunque el mayor problema que ha tenido ha sido un ataque de cercospora que empezó en septiembre, un ataque duro, que donde más se ha resentido es en el Páramo». 

Además, el técnico apunta que la prohibición definitiva de semillas tratadas con neonicotinoides «no ha afectado en León más que otros años cuando la planta contaba con la píldora». No obstante, matiza que «esto no quiere decir que dentro de unos años pueda haber problemas en León porque este año en otras zonas de Castilla y León si ha afectado más». 

Asimismo, Redondo augura una «buena campaña» porque aunque las labores en la planta de Acor en Olmedo no están en pleno funcionamiento todavía para conocer la riqueza, «en la producción de kilos puede que sea uno de los mayores de León en los últimos años». En ese sentido, cree que siendo «conservador» la provincia leonesa tendrá una producción de entre las 90 y 100 toneladas por hectárea.

Labores de recolección de la remolacha arrancada ya en el suelo. | MAURICIO PEÑA
Labores de recolección de la remolacha arrancada ya en el suelo. | MAURICIO PEÑA

Interés mutuo

De cara a la campaña 2024-2025, Redondo asegura que el objetivo de Acor es seguir continuando su expansión en la provincia leonesa. De hecho, reconoce que «León es una provincia que interesa a Acor mucho por el riego, tanto porque es mucho más barato regar que en otros sitios, como por las nuevas zonas modernizadas como Payuelos donde es un cultivo que puede tener mucho futuro». 

A juicio del técnico, es un interés mutuo porque «el retorno cooperativo que da Acor y el precio de este año que es de mínimo de 71 euros por tonelada con las ayudas atrae mucho a los agricultores leoneses y, además, si algunas de las ayudas falla, Acor lo pone del ‘bolsillo’ de la cooperativa con su remanente». 

Por último, Redondo enfatiza que «el objetivo de Acor es dar estabilidad al cultivo y ayudar al agricultor a que le salgan las cuentas y, sobre todo, a que tenga ganancias»; a la par que anima a los agricultores a trabajar con Acor.

Amontonamiento de la remolacha arrancada a la espera de ser llevada a fábrica. | MAURICIO PEÑA
Amontonamiento de la remolacha arrancada a la espera de ser llevada a fábrica. | MAURICIO PEÑA

Ucogal, su mayor socio en León

Uno de los mayores socios con los que cuenta Acor en la provincia de León es la cooperativa Ucogal, la cual aglutina unas 300 hectáreas de remolacha contratadas esta campaña 2023-2024 (ubicadas especialmente entre la zona del Esla y el Órbigo), además de ayudarle tanto en las labores de siembra como de arranque. 

El presidente de Ucogal, Héctor Llorente, resalta que «las ventajas de trabajar con Acor es que te ofrece un precio garantizado de 71 euros fijo y, después, al ser una cooperativa si venden el azúcar a un precio más caro, da un retorno a sus socios». Además, reitera que «lo bueno de Acor es que te garantiza un precio fijo aunque luego baje el precio del azúcar y eso ayuda mucho a dar estabilidad».

Asimismo, Llorente cree que el hecho de que Acor sea una cooperativa «da confianza y es un atractivo más» porque «sabes que los beneficios se van a repartir entre los socios a diferencia de una gran empresa donde el beneficio casi no repercute en el agricultor»; a la par que pone en valor que Acor asume el coste del arranque de la remolacha como su posterior transporte a su fábrica de Olmedo.

Archivado en
Lo más leído