A la espera de si la lluvia salva una "escasa" temporada de setas

La temporada empezó con "buenas expectativas" pero la sequía ha mermado la recolección como ahora podrían hacerlo las bajas temperaturas y las heladas

Teresa Giganto
02/11/2021
Julián Cerezal, José Ángel González, Rafael Gallego y Jesús Ucío en la sede de la Asociación San Jorge. | MAURICIO PEÑA
Julián Cerezal, José Ángel González, Rafael Gallego y Jesús Ucío en la sede de la Asociación San Jorge. | MAURICIO PEÑA
Una cesta, una navaja y ganas de caminar. A simple vista eso podría ser lo único que se necesita para salir a recolectar setas, pero no es suficiente si no lleva uno consigo la prudencia y el conocimiento. Sin esto último, es mejor no aventurarse en el campo porque la caminata puede salir tan cara como perder la vida. Insisten en ello una y otra vez desde la Asociación Micológica Leonesa de San Jorge y lo hacen rodeados precisamente de mucho conocimiento y de un entusiasmo y una pasión desbordante por la micología. En su sede ultiman estos días los preparativos de la que será su XLVII Semana Micológica de León que celebrarán entre los días 8 y 14 de noviembre, una cita que es ya la más antigua de este tipo en Castilla y León y una de las primeras que se celebró en España. Así lo asegura RafaelGallego, su presidente, mientras anota en un papel los enrevesados nombres científicos de las distintas variedades que acaban de recolectar. «Este otoño la temporada empezó con buenas expectativas pero la falta de lluvias ha hecho que apenas haya alguna en el campo a no ser que sea en lugares muy concretos, con unas características especiales y en los que se puede recoger alguna todavía a estas alturas», explica el presidente de San Jorge que califica de «escasa» esta temporada. Las lluvias de estos días, si llegan a ser suficientes como para generar en la tierra una buena capa de humedad, serán propicias para la recolección pero no basta con que llueva, tal y como destaca Gallego, pues también son necesarias «buenas temperaturas, que no haga mucho frío, y por supuesto que no hiele por las noches». A la espera de saber si se cumplen todas estas premisas para poder recolectar hongos en los próximos días, ellos no faltan a su cita en su sede (calle Alfonso IX, 1) donde cada lunes por la tarde atienden a los aficionados que llegan a ellos para consultarles cuál es algún ejemplar que han recogido y para saber si pueden ingerirlo o no. De todo ello llevan un registro exhaustivo anotando siempre los datos de la persona que lleva la seta, de qué variedad se trata y en qué lugar fue vista o recogida. «Para identificarlas a la perfección lo mejor sería verla en el campo y si no, lo ideal es que llegue a nosotros entera y en buen estado para que no haya problema alguno a la hora de determinar si es una u otra variedad de hongo y demás debe traerse preferiblemente en una cesta y no guardada en plástico», reconoce Rafael Gallego. El conocimiento de los miembros de esta asociación sin ánimo de lucro, que son alrededor de dos centenares, así como su contacto con el campo y con los aficionados les ha llevado a mantener además un contacto estrecho con la Universidad de León con la que llevan años colaborando a través de un convenio.

Desde hace unas semanas, el campo leonés se ha ido llenando de aficionados a la recogida de setas, una práctica muy habitual que en estos meses de otoño tiene como principal reclamo algunas variedades como la de Cardo (Pleurotus eryngii), los Níscalos (Lactarius deliciosus) o los Boletusedulis o aereus. Estas son algunas de las más populares pero son incontables las que se pueden encontrar en la provincia de León según la zona y también según la temporada. Todas ellas son preciadas por su valor gastronómico, pero insisten una y otra vez desde esta Asociación de la necesidad de conocer bien cada variedad antes de consumirla. «Por ejemplo, la Amanita phalloides produce intoxicaciones graves casi todos los años al ser confundida con otras especies por su aspecto en un determinado momento. Provoca unos efectos devastadores para la salud atacando de forma agresiva el hígado y tiene efectos mortales si no se interviene de inmediato», inciden.

Buenas prácticas

A la hora de ponerse en marcha en el campo aconsejan utilizar siempre la cesta y no recipientes de plástico ni cerrados, así como también una navaja, a poder ser con cepillo, y ropa y calzados cómodos. Desde San Jorge apuntan además a que no vale cualquier lugar para recoger setas, pues hay zonas que requieren de permisos y otras, como las orillas de las carreteras, pueden estar contaminadas. Otros de los consejos que no pasan por alto en esta Asociación Micológica leonesa es que se deben coger solamente aquellas setas que se vayan a consumir o usar para estudio e inciden en la importancia de dejar el campo como si no se hubiera pasado por allí, sin pisotear setas y dejando en el sitio las de aspecto más maduro. A la hora de comerlas abogan por un máximo de 100 gramos por ingesta y, a poder ser, que no sea para cenar. Recalcan que no deben ingerirse crudas ni, bajo ningún concepto, con dudas.

"Dar a conocer las setas que son malas es una prioridad"

La Asociación Micológica Leonesa San Jorge tiene entre sus prioridades que los ciudadanos conozcan qué setas son las que no se deben ingerir para evitar problemas de salud. «Queremos que la gente aprenda lo que le puede matar por eso para nosotros dar a conocer las setas que son malas es una prioridad», recalca Rafael Gallego, el presidente de la entidad que, dados sus muchos años de trabajo en León, ya es toda una institución en la capital leonesa. Por ello son muchos los que, ante la duda, prefieren acudir a su sede para no caer en un error que puede llegar a ser mortal. «Ante la mínima duda, lo mejor es descartar esa seta», inciden desde San Jorge una y otra vez. Hacen hincapié en la necesidad de no fiarse de los dichos populares y falsos mitos sobre el consumo de setas como el que dice que las setas venenosas tienen mal olor, o que las que aparecen mordidas por caracoles u otros animales son comestibles. «Todo esto es falso y carece de fundamento», recuerdan.
Archivado en
Lo más leído