Publicidad
A San Blas, que fiestas no hay más

A San Blas, que fiestas no hay más

CULTURAS IR

Un momento de la celebración de la fiesta de Las Candelas en años anteriores en Villaseca. Ampliar imagen Un momento de la celebración de la fiesta de Las Candelas en años anteriores en Villaseca.
Fulgencio Fernández | 01/02/2020 A A
Imprimir
A San Blas, que fiestas no hay más
Fiestas Villaseca de la Sobarriba celebra este sábado una fiesta en la que reúnen un buen número de celebraciones y viejos ritos: Santa Brígida, Santo Tirso, San Armentero y Las Candelas, con ritos como la hoguera de la luz, la presentación de los bautizados o los toques de campana a tentenube para ‘sujetar’ el renuberu
Este fin de semana, primero de febrero, es de esos que vienen ‘en rojo’ en el calendario de festividades. El estudioso de las tradiciones y musicólogo Héctor Luis Suárez Pérez recuerda algunas de ellas: «Tras San Antón, varias festividades exclusivamente religiosas brillan de nuevo cada año con el fin de enero e inicio de febrero: San o Santo Tirso (2 de febrero), Santa Eugenia (31 enero), Santa Brígida (1 febrero), Las Candelas (2), San Blas (3), Santa Águeda (5), Santa Apolonia (9). Todas son conocidas como ‘las fiestas de invierno’ y antaño más que en la actualidad, eran celebradas en pueblos leoneses hoy casi carentes de vecinos. Debido a este motivo, algunas desaparecieron o se trasladaron al verano, salvo donde hubo cofradía o tradición arraigada que las han mantenido brillantemente. Tras ellas y la obligada parada laboral invernal, comenzaba el duro trabajo marcado por el calendario agrícola que no permitía otro tiempo de festejos hasta las cosechas. De ahí la expresión ponferradina: «mocinas a San Blas, que fiestas ya no hay más, que viene Santa Apolonia que las arrebata todas».

Y hablando de tradiciones siempre aparece una comarca, La Sobarriba, que este sábado está de fiesta. Desde esa tierra nos anuncian que «este sábado, 1 de febrero, vuelve a tener lugar en Villaseca de La Sobarriba una celebración en la que se condensan elementos integrantes de la tradición popular: Santa Brígida. En dicha celebración se aúnan la de Santo Tirso, copatrón del lugar, San Armentero, Las Candelas, San Blas y la de la propia santa irlandesa, «abogada» de los campesinos frente a las tormentas».

Una celebración de celebraciones que anuncia ‘Hoguera de la luz’, misa de la ‘presentación’ de los recién bautizados, ‘toques de campanas a tentenube’, ‘fervudo’ para compartir al calor de la referida hoguera y la «cena del cordero en la que se hermanan los de La Sobarriba con los de la Cofradía leonesa de la Expiración y el Silencio, forman parte de estos ritos de los viejos tiempos, recuperados de los que se vivieron, y quieren seguir vivos, en nuestros pueblos».

Elementos unidos que tienen vida propia uno a uno, al margen de la poca necesidad de explicación que requiere la hoguera, tan presente siempre. Otra de las anunciadas es la realización del toque de campanas ‘a nube’, cuya finalidad —según recuerda el citado estudioso de nuestras tradiciones musicales Héctor Luis Suárez— es la de «rogar que la Santa no permita a los mitológicos ‘Renuberos’ generar las tormentas de todo el año en esa noche».

Otra de las celebraciones es la fiesta de las candelas, la Candelaria, y la presentación de los bautizados en el año, al calor de su hoguera y procesión con velas desde fuera de la iglesia hasta el interior, en este caso de la de Villaseca. Los niños de la comarca bautizados en 2019 acuden juntos a un acto de enorme ternura y entrañable.

Cierra la fiesta una cena de hermandad en la que nunca se sabe si es peor que te toque pagar el cordero o ser el ganador del reto y te corresponda correr con las bebidas.
Volver arriba
Newsletter