Publicidad
A orillas del Órbigo veranea la poesía

A orillas del Órbigo veranea la poesía

CULTURAS IR

Un encuentro poético en Veguellina de Órbigo. Ampliar imagen Un encuentro poético en Veguellina de Órbigo.
Mercedes G. Rojo | 16/07/2019 A A
Imprimir
A orillas del Órbigo veranea la poesía
La literatura a la conquista de las comarcas (III) ‘Poesía a orillas del Órbigo’ viene llenando de poesía desde 2008 las tardes de los primeros viernes estivales, en una esperada cita para los amantes de la literatura, tanto del pueblo como de las comarcas aledañas
«A orillas del Órbigo veranea la poesía», así dice Tomás-Néstor Martínez, principal responsable de la cita de hoy, la duodécima de las que cada mes de julio, revolucionan las aguas del río Órbigo a su paso por Veguellina, que esperan llenarse de versos, mientras se deslizan junto al soto cada tarde de viernes, sintiendo el aliento de la palabra poética que, anualmente, tarde tras tarde de este primer mes de verano, nos regalan los distintos invitados que comparten su poesía con el público. A veces son cuatro, a veces cinco (este año aún nos quedan dos oportunidades más para disfrutar) los encuentros que conforman la cita literaria más amplia de todo el verano poético leonés. Hablamos de ‘Poesía a orillas del Órbigo’, que desde el año 2008 viene llenando de poesía las tardes de los primeros viernes estivales, en una esperada cita por los amantes de la literatura, no solamente los del pueblo, que son muchos; también los repartidos por comarcas aledañas y otros lugares.

Al caer la tarde (salvo casos excepcionales, uno cada una de ellas) el poeta invitado a la correspondiente velada, junto al organizador del evento y al público que acude fielmente a la cita, se dejan abrazar por las palabras que fluyen con la misma cadencia que las aguas del río que en estas fechas se desliza tranquilo a espaldas de quienes desgranan sus versos, con la misma pasión que los murmullos que el viento enreda entre los chopos que nos protegen de las calurosas tardes estivales. Una organización sencilla, en la que tras una presentación desenfadada del poeta por parte del presentador, con un lenguaje distendido y accesible, se procede a la lectura de textos, que de vez en cuando es interrumpida con alguna pregunta que el anfitrión introduce en el desarrollo del acto; una propuesta de unos sesenta minutos, a cuya finalización se entrega el correspondiente Cuaderno de Poesía a Orillas del Órbigo, con una con una selección de poemas que el autor deja para posterior deleite del público asistente.


Apostar por el futuro

Como la mayoría de los encuentros veraniegos, y de otras épocas, 'Poesía a orillas del Órbigo' surge de la propuesta personal e independiente de alguien que cree en la literatura como elemento dinamizador de una zona. En este caso fue Tomás-Néstor Martínez, conocido promotor cultural quien ofreció al alcalde del momento su idea, con la inicial intención de «acercar la poesía y los poetas a espacios no habituales, fuera de los circuitos urbanos», poniendo el énfasis en un entorno y una época no habitual para ello. Ahora, tras diez años de existencia y doce convocatorias, es innegable que esta cita se ha convertido en una de las más clásicas de nuestra provincia que, al menos durante el periodo estival, pone a esta localidad leonesa en el punto de mira de una realidad cultural capaz de atraer no solo a gente de cualquier punto de la provincia, también de la vecina Zamora y de otros lugares, haciendo bullir la vida en esta comarca.

Así lo han sabido ver instituciones e iniciativa privada que, convocatoria tras convocatoria, han contribuido a estos encuentros, apoyándolos para que sigan adelante. Desde la organización reconocen que tanto las concejalías de cultura como los diferentes alcaldes que se han ido sucediendo «con mayor o menor ánimo están siempre ahí»; que en las primeras citas, cuando en el Ministerio de Cultura existía la Dirección General del libro, bajo la batuta del leonés Rogelio Blanco, la implicación de este organismo resultó también decisiva; y que incluso el Instituto Leonés de Cultura tiene cierta presencia en los mismos. En cuanto a la iniciativa privada, de unos años para acá hasta cuatro restaurantes del municipio y un hotel se han unido al apoyo a estas citas; también la prensa provincial que, a través de distintos medios, se hace eco de la difusión de los actos, algunos incluso con una mayor implicación, como colaboradores.


Los protagonistas de la cita

Como todo encuentro de estas características, éste tiene diferentes protagonistas. Unos dan, otros reciben; a unos se les ve, otros resultan más invisibles; pero todos conforman este tejido sin el cual este tipo de actividades fracasaría estrepitosamente.

Así, en la organización, sin la que sería imposible realizar año tras año una cita como esta, dos personas: Tomás-Néstor Martínez y Helena José García Fraile. El primero, además del responsable de la idea inicial del proyecto y de su puesta en marcha, es quien realiza la selección de poetas y demás posibles participantes, procurando –según su propio criterio y lecturas– «objetivamente subjetivo, mostrar las tendencias de la poesía en lengua castellana». Profesor de literatura recientemente jubilado, reconocido crítico literario y promotor de diversos eventos de similares características en distintos lugares y momentos de la provincia, se encarga también de la introducción de cada cuadernillo y las presentaciones de los protagonistas.

Helena-José García Fraile, encargada de las cuestiones bibliotecarias en el municipio, organizadora de otros interesantes encuentros literarios tanto poéticos como narrativos, y responsable de propiciar actividades que ponen en contacto a diversos colectivos, lleva más el peso técnico de esta citas, no menos importante que la parte más visible de los mismos. Ella es la encargada de la realización técnica de cada uno de los cuadernillos que cada día se lleva el público a casa, de la intendencia necesaria para que a ninguno de los eventos le falte detalle y la encargada de seguir adelante con el proyecto los dos veranos que Tomás-Néstor, por cuestiones personales, no pudo participar en el mismo.

El público: desde el comienzo de los encuentros estos tuvieron una acogida «sorprendentemente positiva» hasta el punto de llegar a convertirse en una cita a la que acude gente de la localidad pero también de numerosos puntos de la provincia, e incluso de Zamora y otros lugares. «Cada vez se corre más la voz», nos cuentan, y casi nunca bajan del centenar de personas de la primera cita (que suele ser la más floja) a los casi trescientos espectadores de otras, con una media de ciento cincuenta – ciento ochenta personas. En esta variación suele influir el nombre de la persona invitada.

Los/las poetas: Durante las diez primeras ediciones, recogidas en un libro recopilatorio conmemorativo de dicha circunstancia, han sido 49 las voces participantes, poetas que han llegado a Veguellina de todas las partes de la geografía española, para darnos a conocer lo cercano y lo no tan cercano; con distintas tendencias, distintas formas de expresión y puesta en escena; nombres fundamentalmente conocidos en el panorama provincial y otros reconocidos desde lo nacional e incluso lo internacional. Hasta la poesía en lleunés ha encontrado hueco en estas citas, así como la música de Mª José Cordero o las marionetas y muñecos de Olga Mansilla. A partir de ahí una nueva lista abierta a la que hay que unir las voces de los cinco intervinientes de la undécima edición del pasado año y de los cuatro que han conformado el cartel de la presente.

Conociendo el entorno

Veguellina de Órbigo, situada a orillas de dicho río, está dividida en el núcleo más tradicional en torno a la iglesia parroquial (donde encontramos el ambulatorio o la sede de la Escuela de Música) con una estructura tradicional, de casas de planta baja, donde se respira una mayor lentitud en el transcurrir del tiempo; y el barrio de la Estación, que aglutina la zona más comercial y la mayor parte de servicios, en torno a la vía del tren con estación en la línea Madrid-Coruña.

Culturalmente su oferta crece día a día: a través de una intensa actividad literaria anual, con citas ya establecidas y otras que van surgiendo; con una propuesta musical ligada a la Escuela de Música y su banda y diversas exposiciones que se van sucediendo a lo largo del año. Tampoco podemos olvidar el festival cinematográfico ‘Luna de cortos’, próximo a celebrar su VI edición.

Cuenta además con interesantes espacios deportivos que nos permitirán compaginar, durante el verano, algunas de esas propuestas culturales con otras de ocio y disfrute gastronómico, ámbito en el que también cuenta con amplia oferta.

Como reflexión final diremos que las diez primeras citas de 'Poesía a orillas del Órbigo',-–cuyo aniversario se celebró el pasado año, y cuyos poetas vuelven a nosotros a través de la antología Instantáneas junto al agua, que podemos encontrar editada bajo el sello leonés Eolas ediciones–, nos llevan a reconocer la buena salud de la que goza esta cita múltiple, asegurando sin duda su continuidad. Tras los cuarenta y nueve nombres reunidos en la misma, otros nombres siguen desgranándose en torno a la poesía, que fluye como el mismo Órbigo; nombres como los del pasado año, como los de este mismo, que brotan cada tarde de los viernes de julio mientras la gente sigue acercándose, fiel, a este soto de Veguellina escuchar y a animar a los organizadores a continuar con estos encuentros, palabras «alentadoras y gratificantes» como el hecho de saber que «hay quienes reconocen que leen poesía tras asistir en algún momento a este ciclo». Nos dicen que ningún problema importante se les ha planteado en este periodo de tiempo, y señalan que «la generosidad de cuantos han participado en estas doce convocatorias» ha de ser destacada en mayúsculas.

Desde aquí les deseamos salud al menos para otras tantas convocatorias y aprovechamos para sugerirles que acudan a disfrutar de esta Poesía a orillas del Órbigo en las dos tardes de julio que aún nos quedan por delante.
Volver arriba
Newsletter