Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Veguellina camina entre ajos

CULTURASIR

Ampliar imagen
Patricia Ferrero | 17/07/2017 A A
Imprimir
Veguellina camina entre ajos
Ferias La localidad ribereña acogió este domingo la XVIII Feria Agroganadera y del Ajo, un encuentro que aglutina cada año a unas 20.000 personas y cerca de 300 puestos de productos gastronómicos, artesanía y otros enseres
Como el gato a la sardina, decenas de miles de personas de toda la provincia se desplazaron ayer, a Veguellina al olor del ajo. Durante toda la jornada, los casi 300 comerciantes que participaron en la Feria Agroganadera que celebra cada 16 de julio esta localidad ribereña fueron testigos de la incontable afluencia de personas que discurrieron durante todo el día por la avenida Pío de Cela y las inmediaciones de la Plaza de España, que prácticamente estaban intransitables. Esto no es ninguna novedad en Veguellina. Los que visitan la feria del ajo lo saben. Pero el reconocimiento de este evento a nivel provincial, a lo que se sumó que cayó en domingo, convirtieron las calles multicolor de la que no se podía ver el fondo, sobre todo con la caída del sol, en un día en el que apretaba con fuerza.

Llamas: "Las asociaciones hacen que Villarejo siga vivo y despierte el interés de los que nos visitan" Los transeúntes disfrutaron de un día de ocio y diversión a la vez que realizaban sus compras aprovechando la gran calidad y variedad de los productos que se ofertaban. Y es que, este año, además de los productos típicos, con el ajo, por supuesto, como gran protagonista, la feria de Veguellina contó con otros artículos gastronómicos procedentes de toda la provincia y de fuera de ella, como por ejemplo de Cantabria, País Vasco o Extremadura, entre otras. Miel, cerveza artesana, orujos, vino, embutidos, quesos, rosquillas, panes y pulpo fueron algunos de los productos que se pudieron encontrar en la Feria del Ajo de Veguellina. Pero también se reservó un espacio para la artesanía y otros enseres. Además, la Avenida del Páramo volvió a acoger la tradicional exposición de maquinaria agrícola. Asimismo, la zona de la Plaza acogió también la representación de todas las asociaciones del municipio, en el stand del Ayuntamiento de Villarejo, donde los visitantes pudieron informarse de todas las actividades e iniciativas que se celebran en este municipio.

La jornada se desarrolló con toda la tranquilidad que permitía el evento. Los asistentes se iban abriendo paso entre riadas de gente y al son de la charanga Pachanga, que se encargó de amenizar la feria junto con la mascota, ‘Ajolín’.

Mata: "El Órbigo es mágico. Aglutina poblaciones que se han posicionado en la agroganadería" A última hora de la tarde, aunque todavía pegando el sol, tuvo lugar la recepción de autoridades, encabezada por el regidor, Joaquín Llamas, el diputado provincial José Miguel Nieto y la subdelegada del Gobierno, Teresa Mata. El anfitrión inició la ronda de intervenciones agradeciendo el esfuerzo de todas las personas implicadas en la puesta en marcha de la feria. De esta manera, reiteró que el objetivo de este evento es el de «dinamizar» el municipio y en esta línea Llamas recordó que esta labor, en su gran mayoría, viene de la mano de las asociaciones, «que desarrollan un sinfín de actividades que contribuyen a que Villarejo siga estando vivo y despertando el interés de los visitantes. Son los vecinos los que hacen que haya actividad».

El diputado puso de manifiesto que la Institución Provincial está «siempre al lado del mundo rural, porque la agroganadería es uno de los pilares de esta provincia, que es la que más marcas de calidad tiene de toda la Comunidad».

Estas palabras fueron suscritas por la subdelegada del Gobierno, para la que el Órbigo es un «río mágico, porque aglutina poblaciones que se han conseguido mantener en la agroganadería, que es algo muy nuestro».

El broche de oro de la feria lo puso la orquesta Tango, que hizo bailar y saltar a los presentes hasta bien entrada la madrugada.
Volver arriba