Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Valdelugueros: Calzadas que resisten el paso del tiempo

Valdelugueros: Calzadas que resisten el paso del tiempo

ESPECIALES IR

Con el paso de los siglos la calzada primitiva sufrió todo tipo de daños por parte del hombre y de los elementos. | ALFREDO HURTADO Ampliar imagen Con el paso de los siglos la calzada primitiva sufrió todo tipo de daños por parte del hombre y de los elementos. | ALFREDO HURTADO
Alfredo Hurtado | 15/03/2019 A A
Imprimir
Valdelugueros: Calzadas que resisten el paso del tiempo
León Romano El municipio cuenta con una de estas vías históricas, la conocida como la calzada romana de Vegarada, de unos 60 kilómetros
De todos los caminos utilizados por el hombre, ninguno ha resultado tan duradero y determinante como las calzadas romanas. Es muy posible que estos trazados aprovecharan vías y trochas anteriores de cazadores y ganaderos y que después de servir a los romanos para sus fines de conquista y explotación minera volvieran a su primitiva utilidad de rutas pecuarias, utilizadas también por peregrinos arrieros y caminantes.

Ya en uno de sus escritos Sánchez Albornoz pensaba que las vías romanas del entorno de Picos de Europa fueron vitales para la lucha final contra cántabros y astures.

El municipio de Valdelugueros cuenta con una de estas vías históricas conocida como la calzada romana de Vegarada, su longitud desde el Puente Villarente a Vegarada es de unos 60 kilómetros, de los cuales solo 20 kilómetros transcurren desde el Puente de los Verdugos, límite del municipio de Valdelugueros, y el alto del puerto.

Con el paso de los siglos la calzada primitiva sufrió todo tipo de embates del hombre y de los elementos atmosféricos, los peraltes se derrumbaron, al empedrado le creció la hierba, las corrientes de agua erosionaron el firme y las mejores piedras fueron sustraídas, e incluso pasó a llamarse Camino Real, olvidándose por completo a sus primitivos constructores.

Este es un extracto que el cura de Nocedo envió a Tomás López, cartógrafo real de Carlos III a mitad del siglo XVIII, describiendo el paisaje del alto Curueño: «De Nocedo arriba, al norte va un río que las peñas que oprimen, apenas dejan lugar para el camino real que le acompaña, y crean tortuosidades y por lo mismo las llaman las Ozes, y se pasa el río tantas veces como ver figurados puentes. El camino va en una línea que pasa y repasa el río, cuando lo piden los puentes y el camino pasa a Asturias, que por una línea de puntos se divide en el pahis que citamos».

El Ayuntamiento de Valdelugueros quiere restaurar esta parte de la calzada romana, y ya cuenta con un montante económico para iniciar las obras. Pretende dejar un legado histórico a generaciones venideras, y que los turistas y visitantes puedan hacer esta ruta por una calzada que cuenta con ocho puentes con identidad romana.

Siguiendo la ruta conocerán los puentes: El del Ahorcado, también conocido como los Verdugos, el de Villarín, pontón de Villarías, puente de los Campos de Lugueros, el Llano Nevero, La puente de Abajo, La puente de Arriba y el pontón de Francamuerta.
Volver arriba
Newsletter