Publicidad
Un coste de 1,8 millones para un robot con tres componentes

Un coste de 1,8 millones para un robot con tres componentes

ACTUALIDAD IR

Los aparatos del nuevo robot del Hospital de León. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Los aparatos del nuevo robot del Hospital de León. | MAURICIO PEÑA
Sergio Jorge | 02/06/2018 A A
Imprimir
Un coste de 1,8 millones para un robot con tres componentes
Sanidad La inversión realizada por la Consejería de Sanidad para implentar esta tecnología, que asciende a 1,8 millones de euros para este aparato, permitirá mejorar notablemente los resultados de las intervenciones quirúrgicas
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, reconoció este viernes que la incorporación del robot Da Vinci al Complejo Asistencial Universitario de León venía a cumplir con una «demanda» que se llevaba realizando desde hace tiempo por parte de varios servicios sanitarios. Y es que la inversión realizada por la Consejería de Sanidad para implentar esta tecnología, que asciende a 1,8 millones de euros para este aparato, permitirá mejorar notablemente los resultados de las intervenciones quirúrgicas, primero en Urología y después del verano en Cirugía General, Cirugía Pediátrica y Ginecología.

Según explican desde la compañía Abex Excelencia Robótica, encargada de distribuir en España y Portugal el Da Vinci, se trata de una innovación con ventajas incuestionables en términos de precisión, tanto en el proceso de corte aumentando el control y reduciendo las pérdidas hemáticas, como en la fase reconstructiva. Con el robot es más fácil el acceso en anatomías complicadas, se tiene una excelente visualización de los puntos de referencia anatómicos y de los planos tisulares, y se elimina el temblor fisiológico o movimientos involuntarios del cirujano, así como el cansancio postural tras largas horas de intervención.

Estas ventajas repercuten de forma directa en el paciente ya que el tamaño de las incisiones es claramente menor,  lo que deriva en un mejor y más corto periodo postoperatorio, menos dolor y menos posibilidades de complicaciones. Y todo ello, incide en una mejor gestión del uso de las instalaciones y recursos del hospital, según aseguran desde la compañía española de distribución de este sistema.

El robot consta de tres partes: la consola quirúrgica, el carro del paciente y la torre de visión. La primera de ellas está fuera del campo estéril, donde el cirujano controla el endoscopio 3D que muestra una imagen tridimensional del campo operatorio y los instrumentos.

El carro del paciente es el componente operativo del sistema Da Vinci y se compone de cuatro brazos destinados a soportar el instrumental quirúrgico y el endoscopio. En la parte posterior, dispone de un teclado táctil y los mandos para la selección de la tipología de intervención, en función del que se posicionarán automáticamente los brazos.

Por último, la torre de visión contiene la unidad central de elaboración y procesamiento de la imagen a través de un monitor de pantalla táctil de 24 pulgadas, un electrobisturí ERBE VIO dV y un sistema de video en alta definición (full HD).
Volver arriba
Newsletter