Publicidad
Un Carou de récord y aún con gasolina

Un Carou de récord y aún con gasolina

DEPORTES IR

Carou intenta frenar a Raúl Enterríos en una de sus primeras visitas a León militando en el Arrate. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Carou intenta frenar a Raúl Enterríos en una de sus primeras visitas a León militando en el Arrate. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 31/10/2019 A A
Imprimir
Un Carou de récord y aún con gasolina
Balonmano / Liga Asobal "Si me lo ofreciesen seguiría otro año más", señala el pivote del Ademar, que cumplió "el sueño y el honor" de superar a Svensson como el extranjero con más partidos en la Asobal
El central aún en activo Davor Cutura jugó 341 partidos. El portero exademarista Danijel Saric, 366. El clásico croata Velimir Rajic, 381. Una leyenda como el portero Tomas Svensson, 429. Y en lo más alto de esa privilegiada lista, que refleja los jugadores extranjeros con más encuentros disputados en la liga Asobal, está desde el choque frente al Guadalajara un argentino que ha vivido ya 11 años en León, el pivote del Abanca Ademar Gonzalo Carou.

«Nunca lo hubiese ni soñado. Cuando vine a España para jugar en la B pensé que sería sólo para un año, pero se fueron dando las cosas para seguir y pasar en esa lista a Svensson, uno de los máximos ídolos y referentes mundiales, es un auténtico honor», señala el argentino, que bromea diciendo que «me da pena el que me pase a mí, no es lo mismo decir que pasaste a Svensson que a Gonzalo Carou».

Un premio a una carrera que antes de llegar a León, donde lleva 11 temporadas divididas en dos etapas, comenzó en el Arrate, a donde llegó cuando el actual trasvase de argentinos a la liga española no era ni mucho menos tan normal como ahora.

«En 2001 venir a España no era nada habitual, no había referencias. Sería el primer  argentino que jugó Asobal» «No era nada habitual. Cuando me sale la oportunidad de venir a España sólo tenía la referencia del paso de Eric Gull por el filial del Ademar, que no había sido muy bueno. Sí que en la selección la gente hablaba de que quería venirse a jugar a la Asobal, que era la liga de referencia, y yo tuve la suerte de que me vio Bolinaga y me llevó para el Arrate, de hecho luego probablemente fui el primer argentino en jugar en Asobal», señala Carou, que se ríe recordando que no sabe contra quién fue su primer partido en España «porque todos los nombres me parecían iguales. Es más el entrenador, que era Jorge Dueñas, nos hablaba de jugadores y me acuerdo que sólo me quedé con Espigol porque llevaba la palabra gol y con Carlos Ruesga por estar siempre con ese chavalín tan bueno. Tuve que hablar con el capitán para que hablara con él y que dijera los números de la camiseta, porque no conocía a los clubes, como para conocer los nombres de los jugadores...».

Historias de un pasado ya muy lejano y previo a su etapa con un Ademar del que el primer contacto que le viene a la memoria tiene ya a Cadenas como protagonista. «Mi segundo partido en Asobal fue contra ellos. Empezamos ganando 0-1 y pensé, a ver si vamos a dar la sorpresa... pero al minuto 10 ya perdíamos 12-1 y en la segunda parte, que nos ganaban por 20, veía que Manolo seguía gritando como un loco en la banda. Claro, después lo entiendes todo».

«En mi primer partido contra Ademar recuerdo ir 20 abajo y que Manolo seguía gritando como un loco en la banda» Sin embargo, quién se lo iba a decir, acabó jugando 11 años en ese equipo, algunos a las órdenes del de Valdevimbre. «Cuando termina mi etapa en el Arrate, que fueron siete años, nunca creí que iba a jugar tanto tiempo en otro club, me parecía ya muchísimo tiempo y más yéndote a un equipo que era siempre candidato a lucharle todo a los poderosos y que cuando llegué venía de ser tercero en liga y jugar la final de la Copa Asobal y la Copa del Rey», señala Carou, añadiendo que «conociendo a Ribera y lo que era el Ademar no tuve que pensarme mucho el fichar», y que cuajó desde el primer momento, pues «tras acabar el primer año, que tenía otros dos, Jordi ya me quería renovar, y luego tuve la suerte de que todos los técnicos contaron conmigo y me dieron minutos».

Más de una década en tierras leonesas de la cual se queda «de todos los lindos momentos con la final que le ganamos al Barcelona en su casa para llevarnos la Copa Asobal», y entre los peores «con la remontada del Füchse Berlín para ir a la ‘Final Four’ de la ‘Champions’ y la final de Copa que perdimos en Antequera cuando parecía sentenciada», si bien lo más «duro» fue «lo vivido con el concurso de acreedores».

Ha cambiado mucho en todo este tiempo el balonmano, el Ademar y el propio Carou, que apunta cómo «se mantienen intactas las ganas de jugar, de seguir combatiendo y disputando los partidos, pero cambian las sensaciones y sobre todo el hecho de acostumbrarme a jugar sólo en defensa. Cuando llegué estaba habituado a disputar los 60 minutos en club y selección y sufría mucho no jugando en ataque, pero poco a poco me fui sintiendo más cómodo en esa faceta».

«Siguen intactas las ganas de jugar y seguir combatiendo, pero cambia el no sufrir por no estar también en ataque» Se convirtió así en un pilar defensivo y del vestuario, pues «no queda otra, te miran diferente, es que un año con Dani Gordo antes de llegar Jorge García Vega creo que tenía más partidos en Asobal que todo el resto del equipo junto. Al final es un club con gente joven y de cantera, por lo que tienes que cumplir esa función y dar aportes morales».

Un Carou de récord y aún con gasolina, pues aunque a sus 40 años acaba contrato en el mes de junio, tiene claro que «si me lo ofreciesen ahora sí seguiría, porque me veo bien físicamente, contento y cómodo con el club»; si bien considera que «es pronto, no es mi prioridad en este momento. Estoy tranquilo y voy a esperar a lo que me diga Manolo. Si él quiere contar conmigo, le escucharé y posiblemente siga, pero si no cuenta porque tiene otros planes de jugadores, o por edad, o por hacer un cambio, sin problemas».

Para tomar esa decisión aún restaran unos meses. De momento Carou seguirá dando lecciones y liderando la zaga ademarista, a la vez que escala posiciones en las listas históricas. En la de partidos jugadores entre los extranjeros, ya sólo puede distanciarse de los siguientes. Y en la global, de momento está el 25... y escalando.
Volver arriba
Newsletter