Publicidad
"Trabajé en el ferrocarril 39 años, cuatro meses y diez días"

"Trabajé en el ferrocarril 39 años, cuatro meses y diez días"

LNC CULTURAS IR

Maximiano Diez, Maxi, rodeado de numerosos recuerdos recogidos en su museo de sus casi 40 años como trabajador del ferrocarril. |  PASTORIZA Ampliar imagen Maximiano Diez, Maxi, rodeado de numerosos recuerdos recogidos en su museo de sus casi 40 años como trabajador del ferrocarril. | PASTORIZA
Fulgencio Fernández | 01/05/2022 A A
Imprimir
"Trabajé en el ferrocarril 39 años, cuatro meses y diez días"
Los inolvidables Maxi era la historia viva de la Feve, no solo porque trabajó en el ferrocarril casi 40 años y también lo hizo toda su familia; él se preocupó de recoger todo tipo de objetos y fotos para crear un gran museo, pero la pieza más importante era él y su prodigiosa memoria
En el pasado puente de diciembre, con los noventa bien superados y camino de los cien, falleció en Palacio de Valdellorma toda una institución en la comarca, Maximiano (Maxi) Diez, que después de casi 40 años —«39 años, 4 meses y 10 días», concretamente, según él mismo decía— trabajando en el ferrocarril (Feve) fue reuniendo recuerdos de esta línea de vía estrecha y había convertido lo que fue una cantina, que regentó hasta hace unos años, en un gran museo de Feve, en el que podías encontrar de todo: muchas fotos, billetes, carteles, banderines, pitos, teléfonos, gorras, letreros de taquilla u otros, sellos, lámparas para salir en la noche hasta ollas ferroviarias... lo que te puedas imaginar.

Pero todo ello casi carece de sentido sin Maxi explicándolo porque la ‘gran pieza’ del museo era precisamente Maxi y su prodigiosa memoria. «A las seis primeras locomotoras de vapor (del modelo 0-3-1 T) les pusieron los nombres de las provincias que atravesaba el tren: León, la número 1, Palencia, Vizcaya, Guipúzcoa, Burgos, Santander..., que eran 6 belgas pequeñas, de 1890. Después les pusieron otros nombres de estaciones: la 11 era Matallana, la 12 Sabero, la 14 Valderrueda. También les pusieron nombres de accionistas, como Alejandro Gandarias, después nombres de ríos: El Porma era la 23, la 24 el Esla, el Cea, el Carrión... » decía mientras señalaba las fotos en las que aparecían, para seguir diciendo de memoria, pudiendo llegar hasta más de cien. «Las recuerdo todas por su nombre».

Y es que Maxi era la propia historia de la Feve porque en su familia estaba escrita, ya que es difícil encontrar a otra familia con más vinculación con el viejo tren Hullero, desde su construcción.

Maxi te recitaba de memoria los nombres de las más de cien máquinas, también las marcas, las veces que el tren se tumbó y los accidentes, con las fechas y nombres de los fallecidos   Así lo recordaba Maxi, con la misma precisión que el resto de detalles vinculados al ferrocarril: «Mi abuelo fue el primero de la familia en trabajar para el ferrocarril, porque antes no había tren, ya que él acudió a la llamada de mano de obra para construir el ferrocarril. Cobraba tres reales, trabajaba de sol a sol y comía patatas con sebo. Después, como era buen obrero, trabajador y formal, ya se quedó en la empresa». Y después llegaron todos los demás miembros de la familia, incluidas las mujeres, como se recuerda más adelante.

Con la misma precisión que recordaba los nombres de las más de cien máquinas que tuvo la Feve —«a las últimas ya no les puso nombre», señalaba con cara triste, como si ya fuera un símbolo de la decadencia de la empresa— recordaba con exactitud las fechas de todo tipo de incidencias. Las veces que alguna máquina «se tumbó» —él jamás decía que volcaban— o los accidentes, recordando no solo la fecha, las causas y hasta los nombres de accidentados o fallecidos. «La 16 se tumbó en la entrada de Cervera, en el año 40, y se mató el guardafrenos, que venía en el furgón. Se llamaba Santiago Ferreras y era de Valmartino. El más gordo fue de La 18, que se tumbó en el Cabrio, en el 222, el día 29 de febrero del 44, que era año bisiesto, había una nevada grandísima y se mataron el maquinista y el fogonero, que era de Valmaseda; y la 20 se tumbó en Puente Almuhey el 25 de abril del 35, el día de San Marcos, que venían de la feria de Guardo. Se mató un fogonero de La Ercina y un tratante de ganado de La Sobarriba».

En fin, mil historias, no se le agotarían a la prodigiosa memoria de Maxi; pero sólo se trata de constatar la gran pérdida del museo porque nada será igual sin Maxi, el museo de Feve realmente era él.

"También las mujeres de la familia fueron ferroviarias"

«Mi padre fue ferroviario, mi madre fue ferroviaria, mi abuelo fue ferroviario y todas mis hermanas lo fueron, además de tíos, primos y otros familiares». Y así se fueron sucediendo los familiares en la Feve. Su hermana Natividad estuvo incluso más años en la empresa, como recuerda su nieto, quien pone nombres a otros muchos ferroviarios de la familia: «María Natividad Díez Álvarez, hermana de Maxi, fue guardesa en el paso del Portalon (Mataporquera) —en el cual ayudaba a su madre de niña y a su padre en el cruce a nivel con Renfe en Cordovilla— en el Cabrio (Bercedo) y Campohermoso, entre La Vecilla y Matallana. Otra hermana Felicidad, fue guardesa en el paso de Prado de la guzpeña y en sorriba. Un hijo de felicidad y su nuera fueron jefes de estación en San Feliz y Boñar. Por parte de Natividad, su yerno fue factor de circulación de La Vecilla». Casi nada.
Volver arriba
Newsletter