Publicidad
"Siempre quise probar fuera, ojalá en el futuro me abran la puerta para volver"

"Siempre quise probar fuera, ojalá en el futuro me abran la puerta para volver"

DEPORTES IR

Jaime se dispone a culminar un contraataque en el partido frente al Cangas. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Jaime se dispone a culminar un contraataque en el partido frente al Cangas. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 24/05/2022 A A
Imprimir
"Siempre quise probar fuera, ojalá en el futuro me abran la puerta para volver"
Balonmano / Liga Asobal 8 años después de su debut, Jaime Fernández se despide este sábado del Ademar: "Cuando llegue el momento me pondré nervioso, me dará mucha pena y doy por hecho que lloraré"
Como sucede en cada último partido de liga en el Palacio, el cierre de temporada será también una jornada de despedidas. Y cuando entre ellas hay la de alguien de la casa que lleva muchos años en León, hace que sea una jornada especial. Sucede este año con el extremo leonés Jaime Fernández, que ocho años después de su debut con el primer equipo ademarista, con Dani Gordo al frente y en un partido de Copa del Rey ante el Barcelona B, se despide del club de su vida, espera que sólo temporalmente, puesto que el año que viene jugará en Alemania con el Nordhorn, que está peleando por subir a la Bundesliga.

–Antes del futuro, el pasado inmediato. ¿Lo de marcar dos goles en el último minuto para ganar de uno le había pasado alguna vez en su carrera?
–A nivel profesional nada parecido, sí que he hecho algún gol para ganar, pero como el otro día con dos menos y teniendo que robar primero la bola para ponerte por encima y luego marcando otro para ganar... nunca.

–¿Qué pasa por la cabeza antes de ese último lanzamiento? Más siendo el penúltimo partido con Ademar...
–Fue una acción tan rápida que no dio tiempo a nada. El tiro casi ni lo vi, entre que estaba en el aire, que me habían tocado un poco y que sólo pensaba en bajar rápido a defender porque quedaba algún segundo... Sentí mucha felicidad, de poder terminar fuera de casa así y por el equipo que se lo merece.

–Ya podía haber sido así un final así en el día de la despedida...
–Lo pensé la verdad, pero bueno las cosas vienen como vienen y agradecido de que al menos se haya producido.

–Y llega ya el sábado ese último partido con el Ademar que parecía tan lejos el día de anunciar que no seguías. ¿Cómo se afronta?
–Intento llevarlo con la mayor tranquilidad, sin pensar mucho en ello, pero sí que siento que está ya ahí. Cuando llegue el momento sé que me pondré nervioso y que me dará mucha pena, aunque es una decisión muy pensada y que creo que es lo mejor para mí en estos momentos.

–Y en el partido en sí, ¿cómo cree que lo pasará?.
–Pues con unos nervios distintos a los que has tenido en otras ocasiones, porque sabes que esto se acaba, y al acabar pues doy por hecho que lloraré porque soy de lágrima fácil y son muchos momentos en León y mucha gente que ha pasado por mi vida deportiva, seguramente afloren todos esos recuerdos.

–Al ver en cada último partido de liga cómo se despedían compañeros, ¿pensaba que algún día estaría en una situación así o se veía toda la vida jugando en el Ademar?
–Siempre quise probar a jugar fuera de España, me apetecía vivir esa experiencia, era algo pensado pero que no sabía cuándo se produciría, surgió esta oportunidad de ir a jugar a Alemania y ha sido ahora. En las despedidas cada uno intenta expresar sus emociones de una manera, yo desde luego tampoco preparo nada, lo que sea será, intentando disfrutar del momento y de la gente.

–¿Con qué momento de estos ocho años se queda?
–Es difícil escoger uno, hemos vivido cosas bonitas como subcampeonatos, finales, noches históricas en Champions en el Palacio con goles en los últimos segundos para ganar, hay tantos...

–¿Y los peores?
–Alguna Copa Asobal, los momentos difíciles de esta temporada, pero sobre todo el año del Covid que fue muy duro, yo dejé de disfrutar de lo que hacía, del balonmano, pero ahora he vuelto a recuperar esta ilusión.

–¿A nivel deportivo esta ha sido la campaña más dura?
–No, la más dura fue la del Covid, jugando sin público, yéndote de viaje por Europa y no sabiendo si podrías volver porque una PCR positiva te dejaba en el lugar de destino... Este año fue difícil a nivel deportivo, porque no encontrábamos sensaciones, pero también para mí de mucho crecimiento, porque sirve para aprender a lidiar con esas situaciones y en lo colectivo salir con 20 puntos de la segunda vuelta es de valorar. Creo que si se queda gran parte del equipo el año que viene luchará arriba.

–A nivel individual, ¿ha ido a más con respecto al año pasado pero sin alcanzar el nivel de hace dos?
–Este año he disfrutado mucho otra vez, creo que es el año que más goles he hecho en el Ademar. Hace dos años, entre esa sorpresa de volver al central, y el quedar segundos con tanta solvencia, quizá se me veía más.

–¿Se cree o se mira al sexto puesto que podría dar acceso a Europa a través de una invitación?
–Mientras tengamos opciones creemos en nuestras posibilidades. Es complicado más allá de que podamos ganar, que es lo más difícil, pero es que ni así dependemos de nosotros, pero mientras haya vida hay que pelear por ello.

–Suena tópico siempre el dejar la puerta abierta a marchar. Más allá de que no lo descarte, ¿se ve realmente volviendo en un futuro al Ademar?
–Si no lo pensase no lo diría. Igual que siempre dije que quería salir en algún momento fuera, digo desde el corazón que ojalá alguien me abra la puerta para volver tras vivir esa experiencia.

–¿Qué le diría a la afición?
–Les agradecería todo el cariño, todos esos días en los que nos acompañaron en casa y fuera. Me he sentido muy querido y valorado en León, la gente me lo ha hecho saber.
Volver arriba
Newsletter