Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Partos múltiples: A ver si las cabras van a ser menos

Partos múltiples: A ver si las cabras van a ser menos

CULTURAS IR

Las dos hijas de Santiago González con dos cabritos cada una... y la madre alimentándose. Ampliar imagen Las dos hijas de Santiago González con dos cabritos cada una... y la madre alimentándose.
Fulgencio Fernández | 07/04/2019 A A
Imprimir
Partos múltiples: A ver si las cabras van a ser menos
LNC Domingo La historia del parto múltiple de la vaca de la ganadería Arbas, de la semana pasada, ha despertado los recuerdos de otras historias similares... como la de las cuatro crías de cabra que un día "encontró" el veterinario leonés Santiago González
Parece una evidencia incuestionable que a los lectores de prensa les gustan «las historias humanas» y, curiosamente, entre éstas siempre se cuentan en lugar preferente las referidas a historias con animales.

La semana pasada aparecía en León una de ellas, el parto múltiple de la vaca Liebre y sus cuatro terneros. Ante ella reaccionó mucha gente para hablar de partos de tres, de fallidos de cuatro... y desde Cataluña, donde ahora vive, llega una curiosa: «No he podido evitar recordar una ‘parecida’ que fue todo un hito en nuestra infancia. Una cabra de mi padre tuvo cuatro cabritos, fue la noticia de la comarca, cada día pasaba gente por casa para verlos, mi hermana, ya fallecida, y yo nos hacíamos fotos, cada una con dos en brazos... Digo que era parecida porque no se trataba de terneros sino de cabras, pero sabíamos que era un caso extraordinario pues nuestro padre era veterinario y lo decía», contaba Angelines González.

Su padre era Santiago González Álvarez, un veterinario de aquellos de antes a los que gustaba compaginar su profesión con tener algo de ganado. «Teníamos unas cabras en el corral de casa, y una de ellas fue la del parto múltiple». Natural de Jiménez de Jamuz fue veterinario en varios pueblos de la provincia, como Pola de Gordón. Cuando el parto múltiple ejercía en el pueblo palentino de Castrillo de Vegavega, cuyos vecinos pasaron «por la casa del veterinario». Su hija recuerda que «en aquellos tiempos, hará 50 años, no era habitual lo de hacer fotos pero tuvimos suerte pues en casa había una cámara y pudimos plasmar estas imágenes, muy entrañables y curiosas».

No es habitual el parto de cuatro en cabras, pero sí más posible que en vacas, de hecho está documentado un parto extraordinario de seis en Murcia, en la ganadería de Antonio Palazón y otro de 5 en la Ganadería Vega de Ario, de Toño y Rosa, en Benia de Onís, con una cabra de leche con la que elaboran el famoso queso gamonéu del Valle.
Volver arriba
Newsletter