Publicidad
Los personajes del tío Ful: Sebas Román, artista del reciclaje

Los personajes del tío Ful: Sebas Román, artista del reciclaje

LNC VERANO IR

Fulgencio Fernández | 11/07/2020 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Sebas Román, artista del reciclaje
Personajes Hace del reciclaje un arte, de un desguace una ciudad, de su pueblo el nutriente de la realidad, de su santuario el cielo de todas sus obras... es un personaje y buena gente
Buena gente este Sebas Román, un tipo muy normal dentro de lo que cabe, un artista con los pies en el suelo. «Es que no olvido de donde soy, Castrotierra de la Valduerna, y de donde vengo; el abuelo era agricultor y como sus patatas he aprendido a tener las raíces en la tierra y mi padre me llevó a su lado por el camino de la albañilería, un trabajo que me ayudó a pagarme la carrera».

- También pareces fruto de un reciclado...
- Lo soy. De albañil a artista, o lo que sea.

Claro que lo es, un artista; uno de los más singulares y personales del panorama artístico actual, un tipo que desguaza ordenadores y similares y a las inútiles piezas les arranca una ciudad, unos sueños... que cada amanecer y atardecer va a fotografiar en la explanada del famoso santuario de su pueblo para que su cielo sea el cielo de la ciudad que ha creado. «Soy una especie de punto limpio de desechos informáticos».

Yesta personal forma de trabajo se la va enseñando a chavales de toda la provincia en talleres que imparte, fundamentalmente en verano pero también a lo largo del curso. «Pues claro, nada es de nadie, lo que importa es que los chavales se interesen por el arte, por el reciclaje, por el cuidado del espíritu o por el cuidado de la naturaleza... la verdad es que lo paso muy bien con ellos, tienen unas ocurrencias que te tiran p’atrás».

Sebas debería ser, además, un filandonero itinerante, te cuenta y no para anécdotas, personajes, vida...

- ¿Qué fue de le vieja Lambretta que ya formaba parte de tu personalidad?
- Se me partió en dos, por la mitad, la pobrina, tantos años. Como ando todo el día haciendo chapuzas en ella, atando con alambres y cosas así, algo falló y se soltó... a ver qué se puede hacer, la verdad es que le tengo cariño.

Como le tiene cariño a él tanta gente que se va cruzando en su camino y encuentran a un albañil con alma de artista, a un paisano con Bellas Artes, a un escultor que le lleva las piezas el río, las recupera y las convierte en otra obra nueva y mejor. Sebas Román.
Volver arriba
Newsletter