Publicidad
Miércoles, 30 de septiembre de 2020 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú
Los personajes del tío Ful: Leticia Santos, superviviente de la Covid-19

Los personajes del tío Ful: Leticia Santos, superviviente de la Covid-19

CULTURAS IR

Fulgencio Fernández | 27/06/2020 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Leticia Santos, superviviente de la Covid-19
Personajes Fue deportista de élite, muy joven, 24 años, sin patologías previas y el Covid 19 la golpeó con saña, todavía arrastra muchas secuelas y no quiere que se olvide lo que ha pasado
Habíamos quedado con Leticia en una cafetería cerca de su casa «pero solo como referencia» pues esta joven arquitecta leonesa aún no ha pisado una cafetería, ni tan siquiera una terraza. «Era muy de café en las terrazas pero no puedo, esto es muy serio, tan solo salgo a dar un paseo, con mascarilla, guardando las distancias pues no quisiera que nadie más pase lo que pasé yo, y mi familia, claro, con una hermana embarazado, todos confinados, sin vernos... y ya no te digo los días de hospital».  

A Leticia Santos se le han quedado muchas imágenes grabadas de su largo calvario con el Covid 19. «Una de ellas es en la sala de espera del Hospital, estábamos 12 personas y yo pensaba que a 3 ó 4 no los volveríamos a ver o no nos volverían a ver. Uf».

- Pero siendo tan joven.
- Mira, de este bicho no se sabe nada. En realidad yo ‘no debería’ estar allí, tengo 24 años, he sido una deportista de élite —fue Campeona de España de Gimnasia Rítmica—, llevo una vida sana, sin patologías previas, pero estaba allí, ésa era la realidad.

Como la única realidad es que no tiene nada claro de si será inmune, si lo es durante cuánto tiempo y, sobre todo, que mucha gente cree que una vez superada la enfermedad pues todo ha pasado. Nada que ver con su realidad. «He apuntado más de treinta síntomas de secuelas que sufro, de todo tipo, que una por una pueden parecer llevaderas pero una tras otra... por decirte un ejemplo, aún hoy, cuando me río siento un dolor en el pecho que es como si me clavaran una espada, hay que pasarlo».

Por ello, a la vez que agradece a los sanitarios, lamenta el olvido que sufre, que sufren, tras recibir el alta. Parece que todo ha pasado pero debe convivir con muchos problemas.

«Cuando suena el despertador me da una taquicardia que salto hasta el techo... y hoy voy a una consulta privada pues nadie me ofrece una solución, que no ha acabado todo, no nos pueden ‘aparcar’ así».

Y en medio debía seguir con su Trabajo de Fin de Máster. Increíble lo de Leticia Santos.
Volver arriba
Newsletter