Publicidad
Los personajes del tío Ful: Conchi Casado, ingeniera de Minas, pintora, artesana...

Los personajes del tío Ful: Conchi Casado, ingeniera de Minas, pintora, artesana...

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 02/10/2021 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Conchi Casado, ingeniera de Minas, pintora, artesana...
Personajes Artista e ingeniera, pionera e inquieta, caminante y artesana a la que duele como a pocos lo injusto del final de la minería, que fue su vida durante décadas
El tiempo parece que se estira para gente como Conchi Casado Sulé, ingeniera de minas cuando muy pocas mujeres se decidían por esta carrera, artista que le arrancaba tiempo a la profesión minera para pintar, para hacer joyas artesanales, caminante y pionera también de la montaña en su comarca... Y cuando se jubiló, para seguir estirando el tiempo, se ha volcado con la Asociación de Amigos del Camino de Santiago y la revista El Senderín, de la que ha asumido su dirección.

Para la pregunta de que de dónde saca el tiempo solo tiene una sonrisa —su respuesta más repetida— pero ya nos había avisado de que llegaba de una actividad y caminaba para otra, sellar compostelanas.

- ¿Cómo fue lo de decantarse por una profesión tan poco común para las mujeres como ingeniera de minas?

- La verdad es que en León (Ingeniería Técnica) éramos tres de 180; en Oviedo (allí hizo la Ingeniería Superior) ya éramos más, pero muy pocas. Fue un proceso natural; yo nací en León pero crecí en Santa Lucía y allí se respiraba mina por todas partes, era la salida natural.

- Sueles decir que la mina está en todo lo que haces.

- Cierto, en los cuadros que pinto está la mina, la nostalgia de la mina, y estará siempre; y en los trabajos artesanos de joyería trabajo con los metales que la tierra me brinda.
La mina le ha calado muy hondo a quien fuera una de las pioneras de su profesión en León, por ello le ha dolido aún más el final traumático del carbón y una forma de vida en las ‘cuencas’ leonesas. Pero le duele sobre todo por lo injusto y poco lógico, lo que la lleva a una reflexión: «Se han tomado decisiones que no tienen ninguna base científica; creo que para llevar algunos ministerios se debería de exigir una especie de oposición para que demostraran que entienden del sector sobre el que van a tomar decisiones trascendentales, irreversibles».

Lo dice quien ha estado en constante formación para ocupar puestos de responsabilidad, quien muestra inquietud por todo lo que la rodea, quien demuestra profunda pasión por todo lo que hace.
Volver arriba
Newsletter