Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La trastienda de la campaña

La trastienda de la campaña

ELECCIONES IR

Furgoneta del candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta, Francisco Igea, en la que se desplaza por la Comunidad. | ICAL Ampliar imagen Furgoneta del candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta, Francisco Igea, en la que se desplaza por la Comunidad. | ICAL
Ical | 18/05/2019 A A
Imprimir
La trastienda de la campaña
Autonómicas Los candidatos a la Presidencia de la Junta viven estos días una frenética agenda que les lleva a recorrer la comunidad de arriba abajo con sus equipos de confianza
El movimiento es frenético estos días para los principales aspirantes a la Presidencia de la Junta de Castilla y León. Los líderes autonómicos del Partido Popular, el Partido Socialista, Podemos-Equo y Ciudadanos no tienen un respiro en sus apretadas agendas, y viven en un maratón constante por intentar convencer a los indecisos de la orientación de su voto. A su lado, sus equipos de confianza les asesoran y acompañan en un recorrido que en pocos días llegará a su fin, cuando las urnas dicten sentencia.

A bordo de un talismán

El candidato ‘popular’, Alfonso Fernández Mañueco, viaja normalmente solo en el vehículo -un Renault Talisman- excepto si le acompaña su mujer o el secretario de Comunicación, Pelayo Fernández, porque tiene entrevistas con medios de comunicación en los lugares que visita. En los primeros días, en concreto en los actos de Miranda de Ebro, Palencia, Ponferrada o Benavente su esposa, Fina Martín, estuvo con él.

Detrás del “simbólico” nombre del automóvil en el que viaja Alfonso Fernández Mañueco sigue a su rueda un vehículo de apoyo. El gerente regional, Pedro Viñarás, y dos auxiliares que trabajan en la sede y en el Grupo Parlamentario Popular de las Cortes le acompañan en labores de intendencia.

A este grupo fijo, se unen los candidatos y cargos locales de cada municipio que visita el candidato. El lema de la campaña ‘Centrados en Castilla y León’ es seguido, casi sin desviarse, por Alfonso Fernández Mañueco tanto en los mitines como en sus declaraciones, en las que insiste en que son el partido de centro derecha de la Comunidad.

Los actos desarrollados en este ecuador de campaña han sido en hoteles o al aire libre, pero en espacios más reducidos y más recogidos de gente, con sillas para entre uno o dos centenares de personas, y lejos de acudir a polideportivos o foros más grandes. Así, eligió hoteles para su presencia en Miranda de Ebro y Ponferrada, mientras que en Palencia, Benavente y Salamanca sus encuentros con militantes y simpatizantes fueron al aire libre.

Las visitas a empresas, como ocurrió en Aranda de Duero o en La Rasa (Soria), a explotaciones ganaderas, como en Toral de los Guzmanes, o paseos, como en Roa (Burgos) o en Valencia de Don Juan (León), han completado la agenda de esta primera semana de la campaña del líder ‘popular’.

Fiel al eslogan de campaña, Fernández Mañueco es el protagonista en su gira para lanzar sus mensajes y presentar su “proyecto renovado” en la Comunidad. Hasta ahora no ha contado con la presencia de ningún dirigente nacional. Únicamente ha compartido actos con el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en Palencia y Burgos, y con el expresidente Juan José Lucas en Soria. El domingo sí será arropado por el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Será en León.

Campaña 4.0

El PSOE de Castilla y León se ha dotado por primera vez de un equipo técnico para llevar a a cabo una campaña que consideran 4.0, puesto que cuenta con expertos en redes sociales, un fotoperiodista, un editor de vídeo y un fotógrafo. En esta ocasión el autobús de la caravana, que luce el lema ‘Ahora Castilla y León. Ahora Luis Tudanca’, está preparado con más puestos de trabajo para que puedan llevar a cabo su tarea, junto con el equipo de prensa y comunicación, y otros colaboradores. El rock de Extremoduro es la banda sonora frecuente de los viajes del líder socialista.

El candidato, Luis Tudanca, siempre tiene cerca a dos responsables políticos, los leoneses Álvaro Lora y Óscar Álvarez, quienes le ayudan a preparar sus jornadas de trabajo, que arrancan por las mañanas con unos minutos de deporte y el repaso de la prensa y los temas que aborda cada día. Esa información se envía además a todas las provincias y es reproducida también por el resto de candidatos a las Cortes.

Desde Valladolid, en la sede socialista de la avenida Medina del Campo, otro equipo hace de retén y apoyo a la caravana y elabora la agenda del día, que está sufriendo algunas variaciones, principalmente por la lluvia, lo que obliga a grabar en el propio autobús las cuñas de radio que anuncian los actos de los socialistas. Además, el PSOE cuenta con dos equipos de montaje de los mítines, que se encargan de organizar los de Tudanca y el resto de participantes, como ministros o la eurodiputada Iratxe García.

También el PSOE de Castilla y León cuenta con responsables de la intendencia, que se encargan del alojamiento, la manutención, así como de que no falte el ‘merchandising’ para sus visitas por la Comunidad, con las que recorrerá más de 5.000 kilómetros. Este año, como novedad, el PSOE cuenta con atriles motorizados que se adaptan a la altura del orador y que están dotados con una luz led para avisarle cuando entra en directo en la emisión de los espacios informativos de Castilla y León Televisión.

Aunque Tudanca viaja en el autobús de la caravana cada día, donde comparte reflexione e ideas sobre política u otros asuntos de actualidad, un coche de apoyo le acompaña en su ruta por Castilla y León, un monovolumen oscuro con la que en ocasiones su ruta se ve alterada para, si se acerca a León, descansar con su familia.

El ‘Pablomóvil’

El equipo de Pablo Fernández, el candidato de Podemos-Equo, viaja en lo que ellos denominan el 'Pablomóvil', una furgoneta de segunda mano rotulada con el color morado de la formación y su cara. Junta a él van Javier Cembellín, el técnico que le acompaña, y Ana, su jefa de prensa. Confiesa que entre los tres existe muy buena relación y asegura que no hay jerarquías, "Pablo es igual que Javier y Ana" y entre los tres se complementan "muy bien". Ana aporta su juventud y Javier su experiencia, “con ellos es fácil trabajar", resume.

Juntos recorren la Comunidad, haciendo hasta 8.000 kilómetros en estos días de campaña. Así sus jornadas se desarrollan ente actos, canutazos y encuentros con la prensa que afrontan "con muchas ganas". Fernández asegura que esta es la época que más le gusta en el año, porque es la que les permite estar en contacto con la gente y en la que la ciudadanía se interesa más por la política, por lo que pueden calar mejor los mensajes de su programa, que según remarca "es el mejor para Castilla y León".

Aún así, dice que "las campañas son muy duras", son muchas horas de trabajo y muchos kilómetros que afrontan en el 'Pablomóvil' "con mucho optimismo". Viajan en un ambiente distendido y sacan "un rato para todo", desde la introspección hasta los temas de actualidad.

Pablo Fernández no ha visto a su familia "prácticamente nada" durante la campaña, quizá aproveche algún rato esta semana a su paso por León, pero hasta la jornada de reflexión no podrá disfrutar de ellos. "Es muy sacrificado", reconoce, pero también sabe que "tiene que ser así para exprimir al máximo" las oportunidades para explicar sus propuestas: “Al fin y al cabo son 15 días en los que hay que vivir al 100 por 100", señala antes de explicar que "hay que hacer política porque si no te la acaban haciendo otros".

Durante la campaña han recopilado muchas anécdotas. Pablo cuenta que es una persona "muy dada a que le pasen cosas cómicas" y todos los días le para gente que le dice las cosas más insólitas, desde que se corte el pelo, se planche la camisa y hasta que "coma un poco más porque está muy delgado". Incluso le recomiendan alimentos con más calorías en el supermercado cuando va a hacer la compra con su “carrito".

En ese sentido, recuerda algún caso en el que la pareja con la que hablaba ha discutido por ello. Hay señoras que aseguran que que no le votan por el pelo, "si me lo cortara conseguiría más votos", dice entre risas. Pero él se mantiene en su firme convicción de ser él mismo; a su juicio, esa es la esencia que les avala, por ejemplo "poder comer un bocata de cuatro euros" después de un duro día de campaña. Así una de las frases que más se repite en su entorno es: "Esto no lo harían nadie del PP, PSOE o Ciudadanos". Él espera que "siga así", porque “el día que Podemos pierda eso, dejaremos de serlo". Por su parte, seguirá “disfrutando mucho” en los días que restan de campaña.

Los hombres de Paco

La jornada arranca con el despliegue de ‘gadgets’ que no faltan en la vida de Francisco Igea, ‘tablet’, teléfono y baterías, muchas baterías y cables de carga porque los aparatos duran lo que duran y las jornadas también, son maratonianas e intensas. Desayuna café con leche, zumo y tostadas con pavo -en respeto a la dieta- y comienza a analizar cómo calaron los mensajes del día anterior y los del adversario.

Paco, que es como le llaman en su círculo cercano, está ‘enganchado’ a la prensa y a las redes sociales. Repasa a fondo Twitter, donde es bastante activo y si hace falta contesta, con la ironía que le caracteriza, a alguno de sus oponentes. Él es dueño de sus redes -Twitter, Facebook e Instagram-. Tiene claro que no quiere centrar en críticas su campaña, aunque haya veces que no le quede más remedio que responder al adversario -carácter no le falta y en ocasiones le puede-.

Y más pronto que tarde -es madrugador y las distancias mandan-, llegan ‘los hombres de Paco’. Mario, Nacho, Chemi, Luis y Rubén, un equipo de gente normal que no supera la media de 35 años que ya se encarga de subir Igea. De ellos el candidato destaca siempre su compromiso e implicación en todos los sentidos. El ‘Igea Team’ lleva recorridos en su Mercedes Vito más de 12.000 kilómetros en las tres campañas que suma el candidato del cambio -primarias, generales y lo que va de autonómicas-, que es como recorrer doce veces España de norte a sur. Tantas horas hacen callo, y eso se nota en el ‘feeling’, en el buen ‘feeling’.

La campaña va como la seda porque siempre están en la rebotica. Su mano derecha, José Miguel García, el secretario de Programas de Valladolid, le va pasando documentación sobre la visita. Aunque explica que “es autosuficiente”, aprovechan los kilómetros para centrar el mensaje del día, repasar los problemas de la provincia y argumentar su cambio. Lleva codo con codo de este “animal político”, que tiene “poco de encantador de serpientes” desde febrero, cuando arrancaron las Primarias.

Mario Rodríguez, un hombre de partido, se encarga, además de que el candidato llegue en tiempo y hora, de la comunicación digital y de más cosas. Es como un jefe de imagen y protocolo, pero sin cargo, que lleva cuatro años trabajando en el Grupo Parlamentario. Los dos son afiliados y van en las listas, Mario en las del Ayuntamiento de Valladolid y Chemi, que es como le conocen todos, en la de las Cortes por esta misma provincia, aunque el primero es político -lo dicen los ‘hombres de Paco’- y el segundo, otro convencido de Rivera y de Igea, es más técnico.

El candidato tiene claro que una imagen vale más que mil palabras, y de ello se encarga Nacho Frutos, que lleva trabajando tres años con la formación naranja y volcado tres meses con las campañas del candidato. Otro de los fieles es Rubén Negro, el jefe de prensa del partido, que comparte tarea con Luis Huerga, el último en aterrizar en el equipo. Son los que se encargan de apoyarle en su estrategia ante la prensa; de informarle de la última actualidad y, también, de apresurar al candidato para que no llegue tarde, aunque dicen en el mundo de los medios que es de los más puntuales.
Volver arriba
Newsletter