Publicidad
La reescalada del Hospital se acelera tras crecer los enfermos un 415 % en un mes

La reescalada del Hospital se acelera tras crecer los enfermos un 415 % en un mes

ACTUALIDAD IR

La entrada de Urgencias del Complejo Asistencial Universitario de León. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen La entrada de Urgencias del Complejo Asistencial Universitario de León. | MAURICIO PEÑA
Sergio Jorge | 22/10/2020 A A
Imprimir
La reescalada del Hospital se acelera tras crecer los enfermos un 415 % en un mes
Sanidad El Complejo comienza a restringir las visitas y a retrasar operaciones no urgentes
El Complejo Asistencial Universitario de León vive momentos críticos. El sustancial incremento de pacientes de Covid-19 está haciendo mella ya en la ocupación de las plantas y de la UCI, mientras los profesionales vuelven a soportar las cargas de trabajo de los peores momentos de la primera oleada del coronavirus. Porque aunque es cierto que los sistemas de detección de portadores del SARS-CoV-2 funcionan de forma mucho más eficiente y por eso hay más casos este mes de octubre que durante los peores momentos de marzo y abril, la incidencia en cuanto a enfermos en el Hospital de León también está a la altura de los primeros meses de la pandemia. Y son, obviamente, personas que todas ellas están en situación grave o muy grave.

Solo hay que hacer una comparación con los datos que se contabilizaban hace solo un mes, el pasado 21 de septiembre, cuando había 52 pacientes ingresados en el Hospital de León, cuatro de ellos en UCI. Ayer, según informó la Junta de Castilla y León, eran 268, de los que 24 eran críticos, por lo que el aumento ha sido de un 415,3 % en solo un mes. «Cada 15 días se duplican los enfermos», asevera el director médico del Complejo, Juan Ortiz de Saracho, que confirma así la tendencia más que preocupante que vive un centro médico en el que cada vez son más los espacios destinados a pacientes de coronavirus.

Según explica Ortiz de Saracho, actualmente son cinco las plantas del Hospital destinadas al Covid, todas ellas del Virgen Blanca: V1, V2, V3, V4 y V7. La primera de ellas es la que normalmente se utiliza para el cribado de enfermos, es decir, que ingresan en un espacio en el que se les hace la PCR y, si son positivos, van a las plantas de coronavirus. Pero si es negativo, a otros puntos del propio centro médico. Ante el aumento de casos, la V1 ya es a todos los efectos planta de Covid, por lo que el cribado se está haciendo en la zona de rehabilitación, siguiendo así el plan de contingencia y de reescalada marcado por la dirección del Complejo para atender las necesidades que podrían suponer un incremento de contagios, algo que está ya sucediendo. El resto son espacios ‘limpios’, es decir, destinados a personas sin Covid-19, aunque no se descarta que se vayan utilizando más plantas para estos enfermos, vista la evolución que se está desarrollando en las últimas semanas.

A estos espacios hay que añadir las tres plantas del Hospital Monte San Isidro, en el que cinco de sus seis alas (es decir, las tres plantas)ya tienen pacientes de coronavirus y próximamente podrían llegar también para esa parte que aún está libre, puesto que aún hay otra ala que es para cribado. «El incremento de pacientes es tremendo», advierte el director médico de un centro hospitalario que cada vez se asemeja más a lo que se vivió hace seis meses.

«Si seguimos a este ritmo, la próxima semana puede haber 350 pacientes de coronavirus, a pesar de los esfuerzos de Atención Primaria», afirma Ortiz de Saracho. Esto ha supuesto que ya se hayan tomado más medidas para reducir el número de personas que están en el Hospital. La primera es volver a restringir las visitas de familiares y amigos a los pacientes ya ingresados, pero también reducir al mínimo las intervenciones quirúrgicas que no son de Covid. Y, además, se han empezado a derivar enfermos al Hospital San Juan de Dios, aprovechando el convenio entre este centro médico privado y Sacyl, para así dotar de más espacio para Covid-19.

"El Covid mata"


La preocupación existente en el Hospital de León por el incremento continuo de pacientes graves y muy graves de coronavirus es más que evidente. Y por eso el director médico, Juan Ortiz de Saracho, insiste en hacer un «llamamiento a la responsabilidad» a toda la sociedad leonesa para que limite su movilidad al máximo, casi al núcleo familiar con el que vive, y relacionarse así siempre con las mismas personas para, creando estos grupos burbuja, se pueda limitar la exposición y, por tanto, el riesgo de contagio. «El Covid mata, es una enfermedad muy agresiva», subraya Ortiz de Saracho, quien pone de manifiesto la necesidad de rebajar el número de pacientes ingresados. Y no solo para que sean menos los enfermos graves que necesitan hospitalización e incluso cuidados intensivos, sino porque «al destinar todos los recursos a una patología, se pueden desatender las demás».

Así, el director médico del Complejo Asistencial Universitario de León alerta sobre un problema que se puede multiplicar si sigue la tendencia de contagios: que no se pueda atender a las personas que acuden al Hospital por otros motivos que no son Covid. De hecho, hay ya 56 camas de UCI, contando las 16 originales y las extendidas, que se crean aprovechando otros servicios, como la REA o Coronarios. Pero eso aunque ayer había un 55 % de ocupación de la Unidad de Cuidados Intensivos por pacientes de coronavirus, realmente es del 68 %, porque hay 41 enfermos críticos, al sumar los 24 de Covid y los que tienen otras patologías (17 en total). «Por eso hay que evitar contagiarse, porque sobre un 15 % de los pacientes hospitalizados acaban en la UCI», apunta.
Volver arriba
Newsletter