Publicidad
Jaranas andorranas

Jaranas andorranas

OPINIóN IR

31/01/2021 A A
Imprimir
Jaranas andorranas
Se armó tremendo quilombo con lo de los ‘youtubers’ que se van a Andorra para pagar menos impuestos. Venga, otro jaleo más para tenernos discutiendo mientras caen los cascotes. Pues ea, que no se diga: Ni vamos a hacerles la ola porque escapen del ‘estrangulador’ sistema impositivo español ni a rasgarnos las vestiduras por la ‘falta de solidaridad’ de El Rubius, TheGrefg y compañía. Y nada de llevarse las manos a la cabeza por el déficit de ‘ejemplaridad’ para las nuevas generaciones o la ‘degradación’ de las formas de entretenimiento de la rapazada. En esto, como en otras tantas cosas, El Fary siempre de referente: ‘Deja que los chavales caminen como ellos camelen’.

Dicho lo cual, subrayar mi más absoluta admiración hacia el colectivo ‘gamer’ y ‘youtuber’, por ser el más preparado del espectro laboral para hacer frente a la pandemia. Encerrados en casa durante años como ‘hikikomoris’ y con las pantallas como fuente de ingresos y única mediación con el mundo exterior, anticiparon el futuro que nos chuparíamos el resto. Genuflexiones y reverencias hacia ellos.

Ahora bien, se suele pasar por alto un asunto que queda escondido entre tanta palabra: ¿Qué aportan exactamente estos ‘youtubers’? Todos ellos responden prestos y dignísimos: somos ‘creadores de contenidos’. Y esa palabra, ‘contenido’, viene a ser como ‘movida’, ‘chisme’ o ‘telara’: Un paraguas que alberga todo y no cobija nada. Según esa respuesta, cualquier cosa que se suba a internet, desde un ‘post’ de Twitter a una foto de Instagram, es contenido. Lo cual nos acota el significado de la acepción a todo aquello que sea transformable en unos y ceros. Y que, por tanto, consuma ancho de banda. Y que, por tanto, valga dinero. Pero si nos ponemos a analizar esos contenidos, veremos que en la mayoría de los casos están ‘huecos’. No porque casi siempre los produzcan ‘jambos’ echándose partidas a videojuegos (yo mismo me tiraba horas como espectador de las rondas de cinco ‘duros’ del ‘Golden Axe’; respeto ahí, siempre), sino porque su contribución ‘creativa’ se limita a repetir las mismas bromas privadas y autorreferencias una y otra vez. Como el circuito de refrigeración de un coche que se retroalimenta a sí mismo, las horas se queman ante un universo cerrado al que no se le puede meter nada y del que es imposible sacar nada. La gran falacia, por tanto, de este asunto es que se confunden contenido y continente: lo que importa es que metas cosas en la plataforma, da igual qué. Hay alguno, como Ibai Llanos, que se apresuró a proclamar que él no es como el resto y que se quedará en España para ‘pagar’ hospitales. Al poco, casualidad, le salió un suculento ‘bisnes’ para retransmitir partidos de La Liga. La integridad, que va por barrios... andorranos.
Volver arriba
Newsletter