Publicidad
Huesca 33- Ademar 27: 'Ahogados en un mar de errores'

Huesca 33- Ademar 27: 'Ahogados en un mar de errores'

DEPORTES IR

Ampliar imagen
Jorge Alonso Macía | 14/11/2021 A A
Imprimir
Huesca 33- Ademar 27: 'Ahogados en un mar de errores'
Balonmano / Liga Asobal El equipo leonés, víctima de sus interminables pérdidas y fallos claros de lanzamiento suma una nueva derrota
No por esperado está siendo menos duro el inicio de temporada del Abanca Ademar. El nuevo proyecto leonés sigue sin terminar de carburar y en Huesca sumó una nueva derrota con un denominador común a lo que viene siendo el sino del equipo leonés en lo que va de liga, castigándose a sí mismo una y otra vez con errores no forzados que terminan costándole muy caro.

Y es que en tierras aragonesas se repitió la historia de muchos otros partidos, donde las interminables pérdidas permiten al rival anotar goles fáciles y suponen una losa difícil de levantar. Una dificultad que en un número importante de ocasiones se debe a la incapacidad de mostrar un ataque posicional fluido, situación provocada por las malas decisiones y precipitaciones que, además de permitir al rival robar muchos balones, también facilita mucho la labor del guardameta rival, un Dani Arguillas que se fue por encima del 30% deteniendo en muchos casos lanzamientos forzados, con defensores encima o simplemente mal ejecutados en posiciones claras y favorables.

Un cóctel perfecto para sumar una nueva derrota que, en esta ocasión, tuvo menos que ver con la defensa. Y es que si bien no estuvo ni mucho menos bien el Ademar en esa faceta, en la segunda parte la portería se encargó de solventarlo. Fue en esta ocasión Panagiotis Papantonopoulos el encargado de brillar bajo palos tras una horrible primera parte de Bomastar. El griego firmó una excelsa actuación que evitó que su equipo se llevase un resultado mucho más abultado aunque sin llegar a poner en duda en ningún momento el triunfo oscense. Tampoco fueron excusa las bajas de Milosavljevic y Jozinovic, ya que los aragoneses contaron con las ausencias de jugadores con mucho peso como Almeida, Pinto, Marcelo o Carmona. El buen hacer de Montoya en el pivote, así como el lanzamiento de Mosquera, la dirección de Sergio Pérez y el acierto de Hackbarth se bastaron para superar con claridad al Ademar.

Papantonopoulos evitó una dolorosa goleada, si bien su gran partido no sirvió para poder pelear por el triunfo¿La noticia positiva para el equipo leonés? Además de la gran actuación de Papantonopoulos fue sin duda el regreso de Antonio Martínez, que jugó sus primeros minutos del año tras superar sus preocupantes problemas de rodilla haciendo simplemente bien todas las jugadas en las que intervino. Tiene la mala suerte el leonés de compartir posición con un Gonzalo Pérez que juega a otro nivel de lo que lo hace su equipo. Más de un cuarto de hora tardó en llegar el primer balón al extremo, que acabó siendo el máximo goleador de su equipo a pesar de tener algún error en un mal partido general de todo el equipo. También lo fue Jaime Fernández, recurso para la dirección del juego que en esta ocasión no funcionó. Virbauskas, dándole mucho al equipo con sus penetraciones y quitándoselo con sus pérdidas, fue el máximo anotador de una primera línea en la que Boskos fue de menos a más demostrando potencial, Semedo estuvo mucho mejor en defensa que en ataque y Kim, que jugó prácticamente todo el partido incluyendo una defensa para la que demostró no valer por el momento, dejó entrever de nuevo falta de madurez a la vez que su capacidad para poco a poco ir jugando más para el equipo con un par de asistencias de mérito además de sus numerosas acciones personales con final dispar. Cadenas volvió a dejar sin minutos a Lodos y apenas le dio un par a un Soljic que tampoco ayudó siendo excluido prácticamente en su primera intervención en el partido.

Restaba ya entonces un cuarto de hora y el Ademar perdía por 5 (25-20), la máxima diferencia de la que dispuso el Huesca hasta el resultado final con un equipo leonés ya resignado a una derrota que no pudo evitar en ningún momento. Desde el 4-4 a los 5 minutos de partido, el conjunto ademarista ya no volvió a igualar nunca el partido. Llegó a ponerse 4 arriba el equipo local a los 20 minutos de partido (14-10) y solo la aparición estelar de Antonio Martínez previa al descanso la limitó a los 3 tantos con las que se fue el equipo leonés al entretiempo (18-15).

Hasta los dos goles redujo la ventaja ya en la segunda mitad el Ademar, que con un parcial de 3-0 coincidiendo con la citada exclusión de Soljic le decía definitivamente adiós al partido, ya que los leoneses solo se podrían acercar a los 4 de hándicap de la mano de Papantonopoulos.

Un nuevo partido del que lamentarse, pero sobre todo con el que aprender si este equipo quiere llegar a ser competitivo en algún momento, por el bien del futuro más cercano, el de poder competir la próxima temporada en Europa con un equipo más hecho, lo antes posible.
Volver arriba
Newsletter