Publicidad
El Trabajo Social como punta de lanza

El Trabajo Social como punta de lanza

ESPECIALES IR

Integrantes de la Junta de Gobierno del Colegio. | L.N.C. Ampliar imagen Integrantes de la Junta de Gobierno del Colegio. | L.N.C.
L.N.C. | 31/05/2019 A A
Imprimir
El Trabajo Social como punta de lanza
Colegios Profesionales El Colegio Oficial de Trabajo Social de León está integrado por profesionales comprometidos con los principios de la justicia social y los derechos humanos
El trabajo social es una profesión comprometida con los principios de la justicia social y los derechos humanos, y por ello trabaja permanentemente por garantizar los derechos indivisibles, universales e indispensables como son la dignidad humana, la libertad y la igualdad, que las instituciones de un Estado de Derecho deben salvaguardar. La profesión del trabajo social se une a los compromisos de la Agenda Global, a la promoción de la importancia de construir políticas y prácticas que reconozcan, cultiven y enriquezcan nuestras relaciones interdependientes, para la paz, la igualdad de derechos de todas las personas y un mundo más sostenible.

El Colegio Oficial de Trabajo Social de León hace hincapié en la importancia de un Estado de Bienestar con unas políticas sociales estables, en donde se garantice aquello por lo que lucha y seguirá luchando el trabajo social, como es el garantizar los derechos universales de la dignidad, la libertad y la igualdad a las/os ciudadanas/os. Desde el trabajo social, como profesión de referencia en el sistema de Servicios Sociales, y conocedores de primera mano de las problemáticas sociales abogamos:

-Por la defensa de los derechos sociales. No a la beneficencia. Es necesaria la recuperación de políticas sociales basadas en los derechos de ciudadanía y en la dignidad personal, y la eliminación de líneas políticas basadas en el asistencialismo y la beneficencia.

-Mantener la protección social en los cuatro pilares del estado de Bienestar: Sanidad, Garantía de Rentas y Pensiones, Educación y Servicios Sociales.

-Financiación y prevalencia de lo público. En todos los sistemas de bienestar social la financiación debe garantizarse por ley. Es necesaria la responsabilidad del sector público en materia financiera, inversora y de gestión con dotación presupuestaria suficiente y sostenible, convergente con el gasto social europeo. Es ineludible la coordinación entre las entidades no lucrativas y la red pública de Servicios Sociales. La iniciativa social organizada no debe sustituir al Sistema Público de Protección Social sino complementarlo.

-Un sistema de Servicios Sociales realmente universal y de proximidad. Es esencial reforzar el sistema de Servicios Sociales con la creación de una Ley de Servicios Sociales estatal. El marco competencial del sistema público de Servicios Sociales no puede quedar relegado exclusivamente a las comunidades autónomas, sino que el Estado tiene la obligación de garantizar los derechos sociales conforme al mandato constitucional, del mismo modo que ocurre en otros sistemas como el educativo o el de salud, si queremos ir hacia un sistema coherente de protección social y garante de derechos. Los Servicios Sociales son un derecho subjetivo universal.

-Catálogo de referencia de prestaciones. Es preciso determinar el contenido de los servicios sociales para poder establecer los criterios de distribución de las competencias, concretarse las actividades, servicios, prestaciones y proyectos, evitando definiciones excesivas y ambiguas.

-Financiación del sistema Público de Servicios Sociales. Instamos a que se restituya el consenso que se alcanzó en la década de 1980 sobre el Plan Concertado de prestaciones básicas para los servicios sociales. Es necesario establecer un proceso de actualización del Plan respecto a la realidad actual de los Servicios Sociales, partiendo de lo ya establecido.

-Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. Es en Servicios Sociales donde está incluida la promoción de la autonomía y la atención a las personas en situación de dependencia, también la inclusión social y la elaboración y seguimiento de los planes de acompañamiento social. Se observan déficits de infradotación presupuestaria, diferencias notables en su aplicación entre las CCAA.

-Profesional de Referencia del Sistema Público de Servicios Sociales. Los y las trabajadoras sociales del sistema público de servicios sociales y en particular de Atención Social Primaria son los y las profesionales de referencia dentro del sistema que garantiza la protección social básica y la protección en situaciones de emergencia. Sus valoraciones e informes sociales permiten el acceso a prestaciones técnicas económicas y materiales para afrontar situaciones de crisis o problemáticas personales y/o familiares. Es el profesional que realiza una valoración de la necesidad social, que le lleva a un diagnóstico y a un pronóstico.

-Los y las trabajadoras sociales proporcionar un diagnóstico social y un dictamen propio, siendo instrumentos exclusivos del Trabajo Social, para la valoración, intervención y emisión de informes sociales con los y las usuarias de Servicios Sociales.

-El trabajo en equipo, cuando el objeto de intervención tiene unas características tan ampliamente transversales, se puede llegar a pensar que todos y todas pueden hacer de todo, la calidad de atención y la especialización son claves para un correcto trabajo en equipo. Cada una de las profesiones que integran un equipo, debe desarrollar su propia profesión, llevar a ese equipo sus propias técnicas y herramientas. Es importante incidir en perfiles profesionales diferenciados, cada uno de ellos actuará e intervendrá según su función.

-Suficientes ratios de profesionales en los servicios sociales. Reclamamos un sector público eficaz y eficiente, planificador y evaluador de los servicios y prestaciones, coherente con las líneas más avanzadas de investigación y desarrollo.

-La organización colegial del Trabajo Social demanda que haya un refuerzo en las plantillas de trabajadores/as sociales para atender la demanda. Es necesaria una ratio de profesionales que posibilite una atención de calidad en la intervención. La ratio actual sólo posibilita atender emergencias sociales. La ratio de 1 x 1.700 sería la necesaria para dar respuesta a las necesidades sociales, concediendo más importancia a la intervención social que a la mera gestión de recursos.

Las trabajadoras y trabajadores sociales somos agentes de cambio, somos la voz de los que no la tienen. El bienestar social es básico para cualquier persona, y el Trabajo Social ayuda a alcanzarlo, dejando constancia de nuestro compromiso con los valores democráticos, basados en la protección de la justicia social, la dignidad humana, el desarrollo social y la igualdad real y efectiva de todas las personas, especialmente de quienes sufren cualquier tipo de discriminación.

El compromiso de las y los profesionales del trabajo social no puede ser otro que el compromiso con los derechos humanos. Abordar los retos y desafíos de la profesión y acompañar a los y las trabajadoras sociales en el desarrollo profesional continuo, no sólo es una obligación para el Colegio Oficial de Trabajo Social de León, sino una exigencia de presente y futuro.

Por esto y por mucho más EL TRABAJO SOCIAL SIGUE EN MOVIMIENTO !!!!!!!
Volver arriba
Newsletter