El casco antiguo de Ponferrada recibirá dos proyectos nuevos relacionados con el turismo

El casco antiguo de Ponferrada recibirá dos proyectos nuevos relacionados con el turismo

EL BIERZO IR

Inauguración de la muestra fotográfica sobre la rehabilitación del casco antiguo. | M.I. Ampliar imagen Inauguración de la muestra fotográfica sobre la rehabilitación del casco antiguo. | M.I.
Mar Iglesias | 05/12/2018 A A
Imprimir
El casco antiguo de Ponferrada recibirá dos proyectos nuevos relacionados con el turismo
Turismo Uno de ellos tiene que ver con el Camino de Santiago a su paso por la calle del Rañadero y la alcaldesa asegura que están arropados por una Fundación y otra administración superior
El futuro del casco antiguo tiene que ver con su vena turística y esta tendrá más sangre con dos nuevos proyectos privados que ha anunciado la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, sin desvelar demasiados datos sobre los mismos «por prudencia y que no puedan venirse abajo porque estamos negociando». Sí destacó que uno de ellos tiene que ver con el paso del Camino de Santiago por la calle del Rañadero, en la actualidad en malas condiciones. Será en ella en la que se enmarquen estas nuevas ideas, arropadas, según Merayo «por una Fundación y otra administración», además de por el Ayuntamiento.

Las obras más claras son las del castillo, que enarbola esa intención de subirse al carro del turismo. La Fundación Once contribuirá en una obra para hacer accesible a discapacitados la fortaleza, que va a recibir una inversión global de dos millones de euros. Los trabajos de mejora están «en fase de adjudicación» y permitirán, según Merayo «poner en uso más de 2.000 metros cuadrados a mayores en la fortaleza».

Además apuntó que, después de las navidades, saldrá a concurso la cafetería y la tienda en el castillo, que podrían funcionar a partir de enero, un recurso turístico por el que pasan 140.000 personas al año. La regidora hizo ese anuncio en el corazón de la zona antigua, en la apertura de la muestra fotográfica de las casas rehabilitadas por el ARI de la zona. Merayo quiere que sea ejemplo para que los vecinos de la Puebla Norte se animen a solicitar la mejora de sus viviendas a cargo del nuevo ARU presupuestado en ocho millones distribuidos en dos fases de cuatro millones «pero si no se hace la primera no llegará la segunda», dijo Merayo. «Se trata de hacer una regeneración urbana de toda la zona», apuntó.

La alcaldesa invitó a los propietarios a que vean el ejemplo de la zona antigua «esta regeneración se hizo con un programa de este tipo que era para zonas históricas. Es lo que haremos con casi 4.000 viviendas en la Puebla Norte».

Desde la agrupación de vecinos del casco antiguo, su presidente Emiliano Ruberte quiso hacer un homenaje a los vecinos del casco antiguo para «llegar a los oídos de los que podían hacer mejoras» y conseguirlas. El aplauso, desde su muestra fotográfica, situada al lado de la basílica de la Encina va a la iglesia por ser centro de la zona con su basílica y con el Hogar del Transeúnte , a los Fondos de Cohesión Europeos, que han costeado la recuperación del castillo con una inversión superior a los 1,3 millones, al Plan Color de la Junta, que ha permitido la renovación de la zona, entre otros.

Pero, apuntaba Ruberte que ahora se necesita que el Ayuntamiento cumpla su compromiso de hacer peatonal la avenida del Castillo «y sacar todo el tráfico por otra alternativa a trazar por detrás de las vías del tren» y cubrir el canal, además de establecer una pasarela peatonal verde que permita «acercar el monte Pajariel a la ciudad». Para esa obra considera que se debería pedir la ayuda de Endesa como «contraprestación por lo mucho que se le ha ofrecido desde el Bierzo».

Ahora, su mayor reivindicación es «que se acabe la mejora de las casas que faltan» y proceder a rehabilitar zonas que han quedado apartadas del centro, como la calle del Comendador y Rañadero, por las que pasa el Camino de Santiago «espero que los políticos tengan buena voluntad para hacerlo», pidió.
Volver arriba
Newsletter