Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Disfrutar de la plaza y realzar la belleza del templo, pilares para la remodelación de El Salvador

ACTUALIDADIR

Recreación virtual aérea de cómo quedará la Plaza del Salvador. | L.N.C. Ampliar imagen Recreación virtual aérea de cómo quedará la Plaza del Salvador. | L.N.C.
P. J. Abajo | 06/12/2018 A A
Imprimir
Disfrutar de la plaza y realzar la belleza del templo, pilares para la remodelación de El Salvador
Comarcas La Nueva Crónica adelantó el domingo varios detalles de un proyecto que ha sido adjudicado por 217.000 € y cuyas obras podrían dar inicio antes de final de año
Antes de finalizar el año o en los primeros días del 2019 darán comienzo las obras que pretenden dar a la Plaza del Salvador un nuevo aspecto donde los peatones puedan disfrutar de una zona con menos coches y se realce la belleza del templo de origen románico. Esos son algunos de los pilares del proyecto del que La Nueva Crónica adelantó varios detalles hace unos días y que este miércoles ha presentado el Ayuntamiento de La Bañeza después de haber sido adjudicada la obra que forma parte de un proyecto más extenso y ambicioso pero que será ejecutado en fases sucesivas.

Tal y como avanzó este periódico, uno de los aspectos más llamativo es la desaparición de las toscas estructuras de hormigón para dar paso a un espacio moderno, pavimentado con granito nacional y pizarra de la comarca cabreiresa, iluminación LED y más espacio para jardines. La popular farola que estuvo colocada en su día en la Plaza Mayor y que desde hace décadas luce en la Plaza del Salvador también perderá su actual ubicación central para ser trasladada a un rincón lateral, una decisión que se hace pública después de que numerosos bañezanos mostraran su preocupación por dónde iría a parar esta pieza del siglo XIX.

La intención del consistorio es que el espacio sea más peatonal y no una zona de estacionamiento de coches María José Muñoz, arquitecta municipal, señaló que esta primera fase de las obras de remodelación y sustitución de redes de agua de fibrocemento y de otros servicios que se encuentran en muy mal estado también pretende acabar con el impacto negativo que producen actualmente los bloques de hormigón que restan belleza al templo. Además, la configuración del pavimento con materiales nacionales como la pizarra y el granito permiten conjugar el uso peatonal con el tránsito rodado de vehículos, para los que se reserva un pequeño aparcamiento en línea de forma paralela a la banda de rodadura que transcurrirá pegada a las viviendas y por la calle La Torre.

En la calle La Torre, teniendo en cuenta la fuerte pendiente que existe y que no se puede eliminar, se utilizarán los mismos materiales y se crearán dos zonas de descanso para que el peatón no tenga que superar la cuesta de un tirón y para que los vehículos que bajen hacia Ramón y Cajal tampoco lo puedan hacer a demasiada velocidad. No obstante, en la parte más próxima a la iglesia, se dejará una zona de acceso de vehículos reservado exclusivamente a servicios funerarios y otros que de forma excepcional necesiten llegar hasta el mismo pasillo de acceso al templo.

Presupuesto: 217.000 euros


Según el proyecto, el presupuesto de ejecución fue de 201.450,41 más IVA, lo que supone un importe de 243.755 euros mejorables a la baja por parte de las contratas, tal y como adelantaron el alcalde, José Miguel Palazuelo, y el concejal José Luis Fernández Montiel. Al concurso acudieron nueve empresas de las cuales dos eran de La Bañeza y una de ellas fue la que finalmente se hizo con el contrato por valor de 217.000 euros. El plazo de ejecución es de cuatro meses y también se valoró como mejora un aumento en el número de metros cuadrados de pavimento de pizarra, con piezas de ocho centímetros de espesor, y la instalación de balizas empotrables para lograr un juego de luces que realce la belleza del entorno.

Como adelantó este periódico, el entorno de la iglesia del Salvador que se pretende remodelar abarca a la propia plaza del Salvador, con una superficie cercana a los 1.200 metros cuadrados, la calle La Torre, el margen derecho de la calle del Salvador, la calle Olleros y la subida peatonal esta vía, con escaleras de hormigón y de escaso tránsito, y en esta primera fase se actuará sobre la propia plaza donde destaca la construcción de una especie de ágora con bancos sobre una escalera pero con acceso de rampa lateral y la calle La Torre, a la que habrá acceso rodado por una zona delimitada con árboles.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle