Publicidad
Carrillo: "Me sentiré raro, pero intentaré controlar los nervios y las emociones"

Carrillo: "Me sentiré raro, pero intentaré controlar los nervios y las emociones"

DEPORTES IR

José Mario Carrillo, durante uno de los cientos de partidos que jugó en el Palacio como jugador del Ademar. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen José Mario Carrillo, durante uno de los cientos de partidos que jugó en el Palacio como jugador del Ademar. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 07/12/2021 A A
Imprimir
Carrillo: "Me sentiré raro, pero intentaré controlar los nervios y las emociones"
Balonmano / Liga Asobal El extremo leonés jugará por primera vez en partido oficial contra el Ademar en el que estuvo 10 años / "Para mí es volver a casa, espero que no me pese en el rendimiento"
Durante diez temporadas, divididas en dos etapas desde que debutó en Cangas en 2009 hasta que se despidió por segunda y salvo sorpresa última vez en junio frente al Granollers, José Mario Carrillo corrió la banda del Palacio defendiendo la camiseta de ese Abanca Ademar al que siendo un niño había crecido animando en las gradas.

Pero ahora, a sus 30 años y por primera vez en su carrera, el leonés vivirá una sensación diferente: la de saltar al campo defendiendo al equipo rival, pues aunque durante su etapa en el Oporto llegó a cruzarse en amistosos, nunca había jugado en partido oficial contra su Abanca Ademar.

Pero tras tener que abandonar León al apostar Cadenas por la pareja ‘Jaime-Casqueiro’ y no tener oferta de renovación, fichó por el BM Benidorm y con el conjunto alicantino afrontará este miércoles (20:30 horas) el encuentro aplazado en su día por los casos de Covid que aparecieron en su escuadra.

«Sorprende ver al Ademar ahí, sin el estrés, tensión y presión de dentro pero yo también sufro con ello» «Lo afronto con naturalidad, sabía que esto iba a darse y tengo ganas de jugar en un campo tan especial», señalaba a La Nueva Crónica José Mario Carrillo, que pese a ello tiene claro que «me sentiré raro y extraño, todos los excompañeros con los que he hablado me dicen lo mismo, que sobre todo se nota al entrar en el vestuario rival y al inicio, pero tengo que concentrarme aunque sea algo más difícil y jugar bien».

Y es que, aunque sea una situación habitual medirse a tu ex equipo, el leonés deja claro que «no es lo mismo visitar el campo de un equipo donde has jugado algunas temporadas, que para mí ir a León, que son muchos años y que es mi casa. Intentaré controlar los nervios y emociones, espero que no me pese de cara al rendimiento».

Eso sí, especial será seguro el momento del recibimiento de la hinchada leonesa, algo sobre lo que reconoce que «si recibo el cariño de la gente lo agradeceré, es con lo que más te quedarás cuando pase el encuentro».

«Yo tengo predilección por Jaime y Gonzalo, pero me gusta Milosavljevic y sobre todo en ataque los pivotes» Ninguna duda hay sobre que le llegará ese calor de la hinchada a un jugador que este año está repartiéndose casi por igual los minutos con un clásico como el croata Nikcevic, y que promedia dos goles por encuentro con un 77% de acierto en el lanzamiento: «Si calculáramos el tiempo de juego estaríamos muy parejos y además nos estamos complementando bien, el día que uno está algo peor aparece el otro y últimamente estamos dando buen rendimiento en el puesto».

Coincide esa mejoría con la de un Benidorm que partía como claro candidato a Europa tras haber fichado muy bien, pero que cuajó un mal arranque de liga, con dos parones incluidos por brotes de Covid, y es ahora cuando ha enlazado por primera vez dos victorias de prestigio ante Granollers y en Nava. «Notamos esos dos parones, algunos entrenábamos pero piezas importantes no, no tenías para hacer partidos ni ritmo competitivo mientras los equipos ya jugaban, alguno de los que lo pasó con síntomas al salir lo sentía... Aunque haya calidad en la plantilla con lo igualada que está la liga esas cosas se notan», reconoce el leonés.

Tras todo ello llegarán a León con dos puntos más y un partido menos que el Ademar, cuya complicada situación le «sorprende. Yo que lo seguía desde su etapa más gloriosa, cuando empezaba a ver balonmano, nunca llegué a verlo tan abajo, ni siquiera en el concurso que se bajó mucho la capacidad económica, pero si hay un club equipo que puede ir para arriba es él, creo que se está trabajando muchísimo».

Pese a todo, como el aficionado ademarista que era antes de jugar y siempre dijo que nunca dejará de ser, apunta que «de otra manera que dentro, pero también sufro con ellos. No tienes esa situación de estrés, tensión y presión, pero lo sigues y hablas con aficionados y excompañeros a los que notas que no lo están pasando bien».

«No nos veo favoritos, no me fío. El objetivo es llegar igualado al final, ahí puede notarse la experiencia» ¿A la hora de destacar lo que más le preocupa del Ademar? Carrillo no oculta que siente «predilección por Jaime y Gonzalo, dos de los mejores extremos y que salen a gran velocidad cuando se recuperan. También me gusta Milosavljevic, que creo que tiene mucho potencial y cuando está enchufado es muy peligroso; al coreano aún no le hemos visto su versión buena pero creo que puede desestabilizar y a mí los pivotes, Santista y Liapis, sobre todo atacando me gustan».

No está eso sí la situación en el Ademar para que al hablar con Jaime y Gonzalo, amigos además de excompañeros, haya muchas bromas: «Tenemos amistad y hablamos de muchas otras cosas, no de balonmano o del partido, sabemos de sobra cómo está la situación».

No obstante, pese a ella, Carrillo no cree que el Benidorm vaya como favorito a León: «Eso es algo que pocos equipos pueden decir y se deben dar muchas circunstancias para ello. No te puedes fiar de lo que pasa allí, yo he vivido en mis carnes partidos en el Palacio en los que no llegabas bien pero con una gran portería y goles en contra se rompe en la primera mitad. Nuestro objetivo es llegar igualados a los últimos 10 minutos y que ahí pueda hacerse valer la experiencia, pero a esa pista hay que ir siempre desconfiando y con el máximo respeto por todo lo que se ha visto en ella durante las últimas décadas».
Volver arriba
Newsletter