Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Abanca Ademar 28 - Benidorm 29: 'Homenaje incompleto'

DEPORTESIR

Ampliar imagen
J. A. | 06/12/2017 A A
Imprimir
Abanca Ademar 28 - Benidorm 29: 'Homenaje incompleto'
Balonmano / Liga Asobal El Abanca Ademar, que rindió homenaje a José Ludena, cae derrotado en el Palacio ante un Benidorm que planteó exactamente el partido que peor le venía a los leoneses
Dicen que las desgracias nunca vienen solas y es por eso que en el día en que el ademarismo se reunía para tratar de pasar de la mejor manera posible el peor trago que ha tenido que vivir en los últimos tiempos, la decepción llegó también en la pista.

El eterno viaje a Elverum y el golpe que supuso el fallecimiento de José Ludena, gran protagonista de la jornada de ayer con un homenaje que, sabiendo que era imposible, quiso estar a la altura del homenajeado. La mujer y las dos hijas del fallecido recibieron la fuerza de 3.000 aplausos que se extendieron hasta el infinito como buscando que, allí donde esté, Ludena se asegurase bien de oírlos.

Un minuto de silencio que quebró los cimientos de la que fue su casa puso fin a un reconocimiento que no pudo ser más sincero.

Con todo, era hasta lógico que al Abanca Ademar le costara entrar en el partido. Fue a remolque prácticamente toda la primera mitad el equipo leonés, que no encontraba fluidez en el ataque estático y le costaba frenar a los lanzadores alicantinos con Paván a la cabeza.
Zupo se marcaba como principal objetivo no dejar correr a los leoneses, que apenas dispusieron de un contraataque y se vieron obligados a ir poco a poco conectando con la segunda línea ante el mal día de los lanzadores... hasta que apareció Costoya.

El equipo leonés se fue con ventaja al descanso, pero Benidorm pasó por encima de él en la segunda mitadEl asturiano anotó cinco goles, el último de ellos sobre la bocina del descanso y fue el principal artífice junto a Biosca de que el Abanca Ademar se marchara al vestuario con ventaja (14-11). Fueron las mejores noticias de media hora en la que Benidorm planteó un partido físico, sin duda su mejor arma y comenzó a dejar claro que la batalla no se iba a resumir a ese inicio.

Potque tras la reanudación Benidorm apretó el acelerador y noqueó a un Abanca Ademar sin respuesta y en el que los nervios acumularon según pasaban los minutos y el marcador se tornaba en contra. Un parcial de 3-6 empataba el partido con un tanto de Eloy González y obligaba a Rafa Guijosa a pedir tiempo muerto para tratar de cambiar una peligrosa dinámica. Recuperó el técnico su siete tipo tras muchos minutos repartidos entre el resto de la plantilla y lo cierto es que no sirvió para que Benidorm siguiese jugando el partido que quiso venir a jugar.

Otro parcial de 0-4 liderado por un Pablo Simonet que en esta ocasión superó a su hermano Sebas y un gran Esteban en el extremo dejó el partido ya muy cuesta arriba para los leoneses, a los que le costó una vez más jugar con el marcador en contra y reaccionaron demasiado tarde.

Hasta los cinco goles llegó la ventaja alicantina, que se creció en un Palacio que presentó una enorme entrada. El segundo tiempo muerto de Guijosa sirvió para tratar de darle la vuelta a lo que ya parecía imposible y demostró dar resultado sin margen suficiente para lograr la remontada.

Con una mixta sobre el espectacular Paván y tres diestros en la primera línea en ataque, el Abanca Ademar tiró de fe para recortar la diferencia del Benidorm si bien en ningún momento puso en duda el triunfo visitante.

Una derrota que vuelve a obligar al Abanca Ademar a luchar contracorriente en la segunda vuelta para recuperar la distancia que tiene sobre ellos Anaitasuna y un genial Guadalajara. Pero no habrá demasiado tiempo para lamentar, el sábado toca La Rioja.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle