Publicidad
Abanca Ademar 23 - Granollers 31: 'El sueño fue una pesadilla'

Abanca Ademar 23 - Granollers 31: 'El sueño fue una pesadilla'

DEPORTES IR

Jaime Fernández lanza a portería ante la oposición de Oswaldo. | J. L. RECIO Ampliar imagen Jaime Fernández lanza a portería ante la oposición de Oswaldo. | J. L. RECIO
Jorge Alonso | 05/04/2019 A A
Imprimir
Abanca Ademar 23 - Granollers 31: 'El sueño fue una pesadilla'
Balonmano / Copa del Rey El equipo leonés cae eliminado a las primeras de cambio de la Copa a manos de un conjunto vallesano que fue superior de principio a fin
Rotunda y claramente, sin opción a la objeción, el Abanca Ademar se estrelló en Alicante en un horrible partido en el que Granollers le pasó por encima cayendo así eliminado a las primeras de cambio en una Copa del Rey en la que la ilusión duró prácticamente un cuarto de hora.

Una derrota sin paliativos, de esas que obligan a replantearse las cosas, porque si bien es cierto que perder entraba dentro de los escenarios posibles, ni mucho menos lo hacía con la inferioridad y la imagen mostrada por el Abanca Ademar. Granollers fue mejor que los leoneses de principio a fin en todas las parcelas del juego, desde la defensa que atascó al equipo ademarista y no encontró respuesta en el otro lado permitiendo a los catalanes superar los 30 goles, hasta un ataque en el que el Abanca Ademar volvió a tirar de unos argumentos que ante Alcobendas y Cuenca amenazaron ya con estar agotados y terminaron por demostrarse más que insuficientes.

Se le atragantan al Abanca Ademar de Rafa Guijosa los torneos cortos, en los que año tras año deposita la ilusión de soñar con un título y en los que solo ha alcanzado una final de ocho opciones entre Copa del Rey y Copa Asobal. Un dato sobre el que reflexionar y que en esta ocasión deja al equipo leonés con la única opción de la liga para alcanzar una plaza europea para la próxima campaña, en la que ser cuarto podría no valer dependiendo de lo que ocurra en el torneo copero.

Mal en defensa, sin argumentos en ataque, la primera línea vallesana amargó al Abanca AdemarPero esa es otra historia en la que habrá que pensar dentro de 15 días con el regreso de la liga Asobal, en dos semanas en las que la autocrítica debe ser el trampolín para crecer de un Abanca Ademar que tocó fondo tras dos avisos en la competición doméstica. Cierto es que se había llevado precisamente en ella los dos compromisos de Granollers y quizás por eso los de Antonio Rama sumaron ese plus de ambición del que adoleció un equipo leonés que no dio signos de poder llevarse semejante batacazo en los primeros minutos de partido.

Un buen Simonet lideró al equipo leonés en el inicio del partido con protagonismo para el intercambio de goles del que se aprovechó Granollers con las primeras pérdidas de las hasta 16 que condenaron al Abanca Ademar.

Con Vieyra, Jaime Fernández y Mosic desaparecidos además de Pesic y Mario López desacertados, la defensa hacía aguas y permitía a Granollers coger sus primeras ventajas llevando a Guijosa a parar el partido (5-8).

Movió el banquillo el madrileño y si bien Acacio comenzó enchufado, pronto se diluyó para que los vallesanos continuaran abriendo brecha sin que la portería con Biosca pudiera hacer tampoco nada. Oswaldo, Antonio García y Figueras, que fue de menos a más, campaban a sus anchas y llevaban la ventaja hasta los 5 goles con un cuarto de hora disputado (7-12).

Sin embargo, la aportación de David Fernández y Juanín a su entrada al 40x20 le dieron otro aire al Abanca Ademar, que se agarró al partido reduciendo la distancia a dos goles y obligando a Antonio Rama a reunir a los suyos (10-12). Con Slavic en el campo, el equipo leonés fue capaz de llevar el partido al descanso al menos con opciones en el marcador (13-16) con el objetivo de darle la vuelta al partido ya en la segunda parte.

Las imprecisiones en el lanzamiento y las continuas pérdidas condenaron a un equipo desconocidoPero las sensaciones no engañaban y a pesar de que el Abanca Ademar tuvo la oportunidad de meterse en el partido aprovechando una superioridad tras la exclusión de Sáez, la distancia de cuatro goles se mantuvo y la siguiente penalización de dos minutos a Simonet la aprovechó Granollers para romper el partido.

Error tras error la ventaja se iba ya a los 6 goles cuando Guijosa paraba el partido (15-21) buscando ya a la desesperada la reacción de los suyos aún con un cuarto de hora por jugarse. Con Carrillo en el avanzado y Rodrigo en la dirección no cambió demasiado el panorama para los leoneses, que mantenían un insostenible número de pérdidas y de lanzamientos claros errados ante un Guardia que mejoró a Almeida en la portería vallesana.

Con todo decidido, el campo se abrió y comenzó un correcalles en el que la falta de tensión de Granollers y un Slavic que mantuvo el nivel a pesar de todo evitaron una goleada aún más sonrojante para el Abanca Ademar. Lo más preocupante, la bajada de brazos en esos minutos de un equipo al que le van a venir muy bien estos casi 15 días de descanso para afrontar buscando su mejor nivel una recta final de liga en la que se juega nada menos que estar en Europa. No lograrlo supondría un palo que cuestionaría demasiadas cosas y la posibilidad de que eso ocurra es real.

A la vuelta espera nada menos que el Valladolid en otro de esos partidos que se miran con lupa y entre tanto, con esas dudas y lo que ello supone para el mercado, deben darse pasos ya sí definitivos para confeccionar la plantilla de la próxima temporada. Alicante es ya un mal sueño para el Ademar.
Volver arriba
Newsletter