Publicidad
Zancadillas al comercio del medio rural

Zancadillas al comercio del medio rural

ACTUALIDAD IR

Detalle del interior de la tienda que regenta Ismael Lázaro en Quintana de Rueda. Ampliar imagen Detalle del interior de la tienda que regenta Ismael Lázaro en Quintana de Rueda.
Estefanía Niño | 04/06/2018 A A
Imprimir
Zancadillas al comercio del medio rural
Quintana de Rueda Ismael Lázaro regenta un pequeño supermercado en Quintana de Rueda, pero a pesar de los discursos políticos sobre despoblación, no todo han sido apoyos y facilidades
Ismael Lázaro tiene 34 años y regenta un negocio en Quintana de Rueda, en el municipio de Valdepolo. En unos tiempos en los que el medio rural está de capa caída, este joven apuesta por labrarse un futuro dando continuidad al negocio familiar, una tienda en la que cuentan con más de 4.000 productos en caja, desde fruta hasta carne, pasando por productos de primera necesidad. Un añadido más, teniendo sobre todo en cuenta la dispersidad geográfica de esta tienda –la única en el municipio- y de la población, es el hecho del reparto a domicilio.

Una pequeña tienda que, ahora mismo regenta junto a su madre, y muchos planes de futuro. Su idea es que si todo va bien, el negocio crezca, algo casi insólito en el medio rural. «La tienda ahora es pequeña, pero mi idea es ampliarla. Es más, mi padre cuando la montó, compró el local, y un almacén que compró también. Entonces, tengo la opción de hacerla el doble de lo que es, hacer una tienda bastante decente, con su servicio de carnicería, y traer incluso más cosas, más variedad». Además de ampliar, en sus planes también cabe la posibilidad de contratar a alguien, ya que su madre se acerca a la jubilación «seguramente me haga falta alguien, porque si la cosa bien, y tengo que dar portes a domicilio y demás, yo solo no puedo».

El discurso político y las administraciones han puesto el foco en el medio rural, y en los negocios y en los emprendedores de una forma más concreta. Líneas de ayudas para emprender y, con ello, afianzar población dando servicios. Ismael se ha interesado por estas líneas de ayuda tanto en la Junta como en la Diputación, y a priori las noticias parecen favorables. «La Junta y la Diputación me dicen que sí, que hay dinero para ayudarme sobre todo para la ampliación, porque es un negocio que cumple las características que están buscando para revalorizar, porque no quedan, dicen que doy un servicio a la gente con productos de primera necesidad, y además la facilidad de hacer reparto a domicilio». Unas ayudas que encajan con sus planes de futuro para ampliar la tienda, mejorar el reparto a domicilio, y publicitarse con acciones de buzoneo.

Aunque todo parece pintar bien, Ismael lidia a diario con un problema que comparten muchos pueblos: el comercio ambulante. El hecho de que en muchos casos la legislación municipal sea laxa o casi inexistente, dificulta la supervivencia de estas pequeñas tiendas. En el caso de Valdepolo, Ismael nos confirma que se repite en el mismo caso que en otras muchas localidades; vendedores ambulantes que se pasan el día pitando por las puertas con el camión, vendiendo de lunes a sábado. Entiende que todo el mundo tiene derecho a trabajar, pero solo pide «que se regularice», ya que de no hacerse de una manera ordenada, supondría el cierre de su tienda, como ha supuesto el cierre de otras.

Ahondando en la legislación de Valdepolo sobre venta ambulante, quedan muchas dudas, ya que el único requisito parece ser el abono de cien euros anuales. Una flexibilidad en cuanto a horarios y puntos de venta, que complica el día a día al comercio de Ismael. «He propuesto al Ayuntamiento la idea de hacer un mercadillo semanal, de hacer algo, para que además la localidad tenga más actividad, y que la venta ambulante esté regulada. No quiero que desaparezca, solo que se regule, porque de seguir así se acaba mi negocio y me tendré que ir».

Este tipo de venta ambulante casi a la carta, es un problema común en muchos pueblos. La falta de apoyo de las instituciones, principalmente los ayuntamientos como entidades más cercanas, hacen que los emprendedores tiren la toalla y cierren sus negocios. Otros, se ven casi obligados a buscar apoyo legal para que sus negocios no desaparezcan. Ismael es de éstos últimos, y ha acudido al Procurador del Común, quien en un contundente informe le da la razón. Sin embargo, no hay cambio alguno desde el Ayuntamiento. «De seguir así, mis ideas de ampliar, de quedarme… me cortan el vuelo. He ido a mi Ayuntamiento y ya no es que no te ayuden, es que te ponen zancadillas».

Los ayuntamientos deben regular la venta ambulante

La Oficina de Consumo de la Diputación de León, contempla la venta ambulante como parte de una «larga tradición en la instalación de mercados y mercadillos, así como en la venta con camiones tienda que abastecen a los consumidores que residen en localidades con insuficiente o nula equipación comercial». Esta modalidad, según se indica en la web de la Diputación «debe estar regulada por el Ayuntamiento». Así, señala que «los vendedores deben exhibir, en un lugar visible, la autorización municipal, en la que figurará su identificación y un domicilio para la recepción de posibles reclamaciones. La autorización establece los productos que pueden vender, y el lugar o lugares, horas y fechas en que puede realizar la venta. Los vendedores que carecen de la autorización municipal realizan su actividad de forma ilegal, al igual que es ilegal la venta ambulante en los municipios que no tienen regulada esta actividad comercial».

Otros de los aspectos que se recogen en la web de la Diputación de León sobre la venta ambulante, hace referencia a que «los productos ofrecidos al consumidor en venta ambulante deben: estar debidamente etiquetados, presentar su precio inequívoco, estar en perfectas condiciones y contar con la garantía reglamentaria». Ademas, se señala que el establecimiento ambulante debe entregar justificante de la compra, factura si el consumidor la solicita, y disponer además de hojas de reclamaciones. De esta manera se apunta que «al pedir el cumplimiento de nuestros derechos como consumidores en la venta ambulante, contribuimos también a que exista una competencia leal con los establecimientos comerciales permanentes del municipio».
Volver arriba
Newsletter