Publicidad
Y Edi cantó el himno de la alegría

Y Edi cantó el himno de la alegría

DEPORTES IR

avid Riaño volvió a realizar un gran corro y sembrar esperanzas de gran promesa, pero Víctor Llamazares volvió a ser mucha tela para la final. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen avid Riaño volvió a realizar un gran corro y sembrar esperanzas de gran promesa, pero Víctor Llamazares volvió a ser mucha tela para la final. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 13/10/2021 A A
Imprimir
Y Edi cantó el himno de la alegría
Lucha Leonesa La gemela Edi ganó el corro y con él la Liga, junto a Sandra y Lucía, en femenina, y Víctor, La Roca, Adri y Rodri La Perla
Ambiente del Pilar, es decir, lleno en las gradas, aficionados que vienen de la feria, luchadores a los que gusta este pabellón en el que se dice adiós a la Liga... Tiene Boñar —además del maragato en la torre, y en la plaza el negrillón—dos corros con dos ambientes, el de San Roque con peñas y charangas, de bullicio, y el del Pilar, de feria y, a veces, también tiene el premio añadido de decidir alguno de los campeones.

En el de ayer se decidía una campeona, la de medios. Se lo jugaban Priscila y la gemela Edi, separadas al llegar por tan solo un punto. Las dos lo merecían pero una iba a perder este tren de la historia y el sorteo quiso emparejarlas a las primeras de cambio. Cara o cruz.

Edi era un manojo de nervios. Lo reconocía, es nerviosa la gemela y se jugaba mucho. Todo. Y quería ver la cara positiva:«Al estar nerviosa estaré más activa, más atenta, que a veces cuando me entero me están tirando».

Priscila, que lleva un final de temporada espectacular, que acaba de quedar campeona provincial, se muestra más tranquila, al menos dice estarlo pero añade, «bueno, no sé».

Toca agarrarse. Edi demuestra su nerviosismo, sale con las gafas, la tiene que avisar Miriam, que se las recoge. Se agarran y en pocos segundos la pone mirando al cielo. Entera. Pero reacciona rápido y en muy pocos segundos empata la de Puente Almuhey, Priscila parecía buscar la caída definitiva y Edi anduvo muy lista para meter la cadera y arrancar una entera de raza.

A por la verdad. Empate. También a nervios y después de estudiarse Edi pega el golpe, la lleva aunque se revuelve y en una caída muy difícil de decidir los árbitros le dan entera. Se abrazan, levanta a la campeona que nada más posarse se va a abrazar con su hermano Chelín. Un abrazo largo que dice mucho de los García. Seguro que en pocos segundos lo celebraba la otra gemela, Pau, en algún rincón del mundo.

Nueva Liga para Edi, que ya ganó otra en 2013, siendo una niña y fue campeona provincial en pesados. «Había ganado la Liga, me dejé llevar... y tuve la suerte de ganar».

Siempre habla de suerte la tímida Edi, pero algo más tiene que haber. Se va.
- ¿A celebrarlo Edi?
- A trabajar.
Seguro que no se le hizo duro.

Y fin a los títulos en el corro de la feria, el último, muy propicio a los saltos y probaturas. Por ejemplo, Rodri se fue a pesados mientras su alumno Pedro Alvarado bajó a semipesados; Adri el de medios también dio el salto, a semipesados, categoría en la que también competía Busi, hace nada en ligeros, y en la que, recordamos, no estaba el campeón, Tomasuco, cumpliendo con la patria en Zaragoza. Y se cumplió esa regla no escrita de que les va bien a los que cambian de peso pues, vaya por delante, Adri ganó en semipesados y Rodri en pesados. Y Pedro, que bajó, fue finalista en semis.

Donde no hubo saltos, ni sorpresas, fue el ligeros y medios. Víctor Llamazares y Moisés La Roca impusieron ley.
En ligeros David, aspirante a luchador revelación también echó la candidatura a luchador alternativa a Víctor. Ofreció dos combates de poder a poder con otros dos aspirantes a alternativa:Florián y Cerezal, los dos se le adelantaron y a los dos les remontó en luchador... pero El Hombre Tranquilo quiso dejar clara su ley. Ylo hizo.
Moisés no tenía la amenaza de Adrián Rodríguez, pero sí un Adrián, Fierro, para ‘toserle’. O, al menos, intentarlo. Que lo hizo, pero cuando La Roca está en roca... uff. Cómo está el de Cistierna.

Acudió al corro de ayer Juanito Hidalgo, una leyenda. Y al irse fue contundente: «Mereció la pena venir... por semipesados ¡Cómo lucha el chaval de la Sobarriba! Parece de la raza del Cojo y de la de Clemente, que puede ser mucho decir pero gocé, vi lucha, que es de lo que se trata».

A ver quién le lleva la contraria a Juanito. Es cierto que la final, con Pedro Alvarado, es de esos combates para recordar cuando piensas en el resumen del año de lucha. Tuvo de todo. Hasta alternativas. Empataron a caídas, las dos de raza. Pero Adri remató y Rodri, el monitor de Pedro, le hizo una pregunta que da la impresión de que no era la primera vez.

- ¿Qué hablamos de la cadrilada?
- Ya lo sé, pero ya sabes que siempre me parece que la aguanto.
- ¿No habíamos quedado que ya no eres tan cabezón?

Y reían los dos pues la conversación se refiere a que el propio Pedro reconoce que tiene demasiada fe en sí mismo y aunque le avisen...

Y Rodri pasó de la conversación al corro... en pesados. Se cumplió la leyenda, subes de categoría y ganas. Claro, si eres Tomasuco, Rubo o La Perla. Y más si estás en perla, que ayer lo estuvo el de Cistierna/Prioro. No le resultó fácil pero lo hizo fácil. «La lucha es más fácil si sabes luchar», explicaba un viejo campeón provincial en la grada. Amayores las cosas de El Tigre, la eficacia de Jesús Quiñones y Morín II, que se metió entre los mejores, además de las rojas por pasividad a Novoa y un enrabietado Aitor, al que Miriam fue hasta la grada para darle explicaciones.

Empezamos por una nueva campeona y cerramos con las otras campeonas. Nuevo corro para Sandra, que tuvo una semifinal con ‘La Niña’ Justel que nos deja claro que es el combate de este peso y no nos los deberíamos haber perdido unas cuantas veces. Dio caída y media Sandra, empató Isa... y decidió Sandra, que lo celebró con rabia. Es vibrante su rivalidad. Yes lucha. La de Valdesogo remató después frente a Ainoha.

Y sin Cecilia en la batalla Lucía mostró que atesora mucha lucha y que es de Prioro. Ganó con solvencia y cerró la liga pensando en el ribera contra montaña, que está a la vuelta de la esquina.

«Esto ha sido todo amigos», que decían los dibujos animados.
Volver arriba
Newsletter