Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Voluntades

Voluntades

OPINIóN IR

12/09/2019 A A
Imprimir
Voluntades
Recuerdo con cierto anhelo y eso que no ha pasado tanto tiempo de aquellos políticos que venían a regenerar la clase política, aquellos con grandes voluntades que parecían no tener ningún prejuicio en pactar y ayudar a los contrarios y un tanto más. Ahora estos mismos, una vez en sus escaños, su gran trofeo, ya no pueden presumir de grandes voluntades como en antaño. El engaño ha vuelto a imperar y nosotros sus votantes hemos vuelto a caer en sus redes, el lobo con piel de oveja ha salido. La sombra de nuevas elecciones pesa sobre nuestras conciencias, porque me reitero de aquellas voluntades en las que el pueblo era el protagonismo se tornan egoístas con unos intereses que nada tienen que ver con el avance del país. Así es, de nuevo la misma historia, de paso le rindo homenaje al fallecido Camilo Sexto, una gran pérdida y me acuerdo de esa canción «vivir así es morir de amor… ya no puedo más, siempre se repite la misma historia..., estoy harto de rodar como una noria», buen viaje, artista. Y regresando a lo mismo, este amor y odio de nuestros políticos, una pantomima y digo tal cosa porque palabras, lo que son palabras, pocas, más bien confusiones y mamarrachadas para ver si nos tienen en el sitio donde quieren, en la ignorancia o al menos lo intentan, porque ninguno de ellos nunca sabe nada cuando le preguntan, eso que son servidores públicos pagados con nuestro sudor de la frente, perdón por la expresión, pero, ¡manda huevos! Querido lector, después de unos años haciendo análisis político, he llegado a una conclusión, seguramente la misma que ha podido encontrar usted, todo es lo mismo, da igual el color o mitin, ya que en todo esto los verdaderos protagonistas somos todos nosotros. Ahora bien, a la hora del voto, nos piden voluntades, ¡voluntad!, ¡que vuelva Robespierre!, de paso le quitamos el polvo a la guillotina, aunque sea solo para asustar. El hartazgo ya es grande, estará usted de acuerdo. Mientras escribo esta columna estoy pensando en salir a hacer la compra, como siempre, algo apretada, sin grandes productos, lo justo para estar bien alimentado y no enfermar, no vaya a ser que pierda el trabajo por quedarme un día en cama, a este punto hemos llegado y los medicamentos, de baratos nada. Este es uno de los grandes legados, igual que los cangrejos dominados por la marea y siempre caminando hacia atrás. Terminaré con un ‘mola mazo’ de Camilo Sexto, así de paso me quedo un buen sabor de boca para afrontar lo que queda del día y no caer en la exacerbación.
Volver arriba
Newsletter