Publicidad
Veinticinco años haciendo magia con la tierra y el vino en el sur de León

Veinticinco años haciendo magia con la tierra y el vino en el sur de León

ACTUALIDAD IR

T.G. | 27/12/2019 A A
Imprimir
Veinticinco años haciendo magia con la tierra y el vino en el sur de León
Agroalimentación El Festival León Vive la Magia acogió este viernes en su carpa de San Marcelo un repaso a la historia de Gordonzello, patrocinador del evento
La magia no siempre se hace con trucos. A veces lo que mejor funciona para embelesar al público es echar mano de las esencias de un territorio para verterlas en una copa. Con esto fue suficiente para hacer ilusión en Gordoncillo, localidad del sur de León en la que en la década de los 90, aprovechando la concentración parcelaria, echaron la vista atrás en el tiempo para hacer cuentas de cuántos viñedos habían perdido. Quedaban pocos que aún mantuviesen en producción unas plantas que en su día habían sido el sustento de su economía pero quedaba el amor por la tierra y las ganas de hacer algo grande en ella. Fue en 1995 cuando nació Bodegas Gordonzello S.A., una de las más potentes de la Denominación de Origen León, que este viernes hizo magia a su manera en la carpa que tiene junto a Casa Botines el Festival Internacional León Vive la Magia. Allí descorchó sus botellas, contó la historia de sus vinos, analizó a qué saben las copas que se llenan de ilusión y lo compartió, además, con otra empresa que también ha apostado por el sur de León aprovechando los recursos del territorio, Quesos Manzer (Valderas).

En la capital leonesa y acompañados del Ayuntamiento de Gordoncillo, Gordonzello quiso celebrar que el año que está a punto de comenzar será especial ya que en él cumplirán un cuarto de siglo en marcha y para ello han diseñado un nuevo logo. José Manuel Fernández, gerente de Gordonzello, fue el encargado de contar su historia así como Urbano Seco, alcalde del municipio en el que se asientan, se dirigió también al público entre el que se encontraban personalidades de la política y la sociedad leonesa. «Hemos conseguido generar riqueza en el ámbito rural a partir de la vida», aseguró el regidor. Y es que emprender a día de hoy en el medio rural, desafiando discursos agoreros, eso es magia.

En los 25 años de funcionamiento de Bodegas Gordonzello han conseguido alcanzar un millón de botellas de vino de producción anual así como cuenta además con entre 30 y 35 personas trabajando en sus instalaciones. Así lo explicó Urbano Seco antes de dar paso a José Manuel quien en su intervención se remontó hasta el momento en el que surgió el proyecto que fue «una oportunidad para todo un pueblo», así como después la manera que tuvieron de materializarlo, incluida la primera piedra de las instalaciones donde producen sus vinos.

Inicialmente contaron con el apoyo de un equipo promotor, con la colaboración de la Junta de Castilla y León y de la Diputación, eligieron la forma jurídica adecuada, contaron con el apoyo de más de un centenar de socios fundadores, con 500 fincas y 305 hectáreas objeto de plantación. En 1996 La Crónica publicaba un titular que era toda una declaración de intenciones que una vez transcurrido el tiempo han quedado pequeñas para el proyecto en el que se ha convertido Bodegas Gordonzello. «Gordoncillo: ‘En 10 años, Falcon Crest’», se podía leer en una noticia en la que anunciaban la plantación de 66.000 vides.

En el recuerdo queda ya aquel primer vino que sacaron a la venta que llevaba por nombre ‘Inicio’ y cuya etiqueta fue una obra de Manolo Sierra. Vendieron 20.000 unidades y sirvió para echarse a un camino en el que Gordonzello reconoció ayer su agradecimiento a su Consejo de Administraciones, a la Junta de Castilla y León, a los inversores iniciales y a los que se han ido incorporando, a Caja Rural y sus distribuidores.

Una vez echada la vista atrás para contar de dónde viene Gordonzello, José Manuel Fernández invitó a los presentes a poner la mirada en las copas de sus vinos que como el Gurdos han conseguido acumular una buena cosecha de éxitos. Maridaje perfecto el queso de Manzer como compañeros de territorio y como dos alimentos que fueron básicos en el sustento de la economía de un sur de León que ha sabido encontrar en sus esencias el mejor truco de magia para su futuro.
Volver arriba
Newsletter