Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Valladolid B 0 - 0 Ponferradina: 'Y el sustituto de Yuri fue... Mandaluniz'

DEPORTESIR

Ampliar imagen
A. Cardenal | 10/02/2018 A A
Imprimir
Valladolid B 0 - 0 Ponferradina: 'Y el sustituto de Yuri fue... Mandaluniz'
Fútbol / Segunda División B La Deportiva empató sin goles ante el Valladolid B y puso fin a una racha de doce jornadas consecutivas marcando / El guardameta volvió a brillar con dos intervenciones clave
El Anexo del José Zorrilla fue la tumba de dos rachas que parecían interminables en la Ponferradina. El conjunto berciano empató sin goles (0-0) ante el Valladolid B y puso fin a un idilio que había durado doce jornadas. ¿La buena noticia? Que por primera vez en tres meses, los blanquiazules dejaron su portería a cero.

Y es que el mejor sustituto del sancionado Yuri fue Mandaluniz. Gran parte de la culpa de que la Deportiva lograse sacar un punto a orillas del Pisuerga fue del guardameta vasco, que firmó dos paradas clave, una justo antes del descanso, la otra nada más empezar el segundo acto; que evitaron que los de Carlos Terrazas, como ya hicieran con elRacing de Ferrol, resucitasen a un rival necesitado.

Porque el valor del punto cosechado radica en la importancia de dar continuidad a la buena dinámica reciente de resultados –dos victorias y dos empates en las cuatro últimas jornadas–, pero también en evitar que el filial blanquivioleta, todavía con un partido menos, se vuelva a meter de lleno en la pelea por la permanencia, ya que la situación de la Ponferradina en la tabla, todavía en la zona media-baja y sin margen para excesos de confianza, seguirá siendo la misma una semana más.

Es el lado negativo. El empate supuso perder la oportunidad de haber dado un golpe sobre la mesa y haberse acercado a pelotón de equipos que lucharán por la Copa del Rey. Ese es a día de hoy, y si se mantiene la mejoría, el objetivo más ambicioso de un equipo que da señales, todavía demasiado intermitentes, de mejora, pero que si continúa compitiendo a domicilio –algo que no hizo durante la primera mitad del campeonato– y ensambla sus piezas nuevas –Yelko y Donoso volvieron a dejar buenos detalles– llega al tramo decisivo de campeonato en dinámica ascendente.


Una Deportiva de extremos


Sin Yuri y ningún delantero ‘puro’ en la recámara, la Deportiva se plantó en el Anexo del José Zorrilla con la incógnita de quién tendría la difícil tarea de hacer olvidar al ‘pichichi’ brasileño.

Terrazas no quiso resolverla a las primeras de cambio y optó por un equipo de extremos y mucha movilidad en ataque. Donoso debutó como titular y Yelko Pino e Isi repitieron en un once en el que finalmente se coló Iago Díaz, dejando a Cidoncha, al que ya había utilizado como referente ofensivo esta temporada, en el banquillo.

Al filial blanquivioleta le costó lidiar con una propuesta atípica. Si por envergadura, Iago parecía que podía asumir el papel de ariete, las constantes caídas a banda del ex de Almería y Cultural permitieron que tanto Guille Donoso como Yelko Pino pudieran combinar y llegar por el centro.

Así, las primeras ocasiones fueron para las blanquiazules. Saúl, que con el regreso de Andy volvió a ser un seguro en el centro del campo, estuvo a punto de abrir la lata en el primer saque de esquina del partido con un remate que se marchó alto. Los locales trataron de responder con un disparo de Luis Suárez, pero el balón siguió siendo de la Ponferradina, que antes de que se cumpliera la media hora de partido ya había vuelto a acariciar el gol con dos disparos de Donoso y Iago Díaz, que se topó con una gran intervención de Dennis.

Mandaluniz y Dennis brillan


Sin embargo, el nombre propio del partido y el que consiguió que no se echase de menos a Yuri fue Mandaluniz. El cancerbero vasco parece empeñado en devolver lo antes posible los puntos que ‘costó’ en sus primeros partidos como blanquiazul y si ante Rayo Majadahonda y Coruxo sostuvo al conjunto berciano en sus peores momentos, una parada a bocajarro a un remate de Dani Vega permitió que se llegase al descanso todavía con igualdad en el marcador.

El susto no le sentó nada bien a la Deportiva. A pesar del milagro del cancerbero, a los de Terrazas les entró el miedo en el cuerpo y empezaron a mostrar los primeros síntomas de la fragilidad defensiva que tantos disgustos ha costado. Mandaluniz fue el mejor jarabe. El guardameta se empeñó en mantener con vida a un equipo que volvió de los vestuarios totalmente grogui y se hizo gigante en un mano a mano ante Javi Pérez que evidenció que el Valladolid B se estaba haciendo con el timón del choque.

Con los blanquiazules sin la chispa ni la frescura de los primeros compases de partido, Terrazas movió ficha y dio entrada a Cidoncha y Jorge García con el objetivo de devolver el partido al campo rival.

Los cambios lograron recuperar la presión adelantada con la que la Ponferradina arrancó el choque y las fuerzas se igualaron, convirtiendo los últimos minutos en un toma y daca con alternativas en ambas áreas.

Pero ayer, el Anexo fue de los porteros. Al contrario que en el primer acto, la Deportiva creció con el paso de los minutos pero se topó con Dennis, que evitó hasta en dos ocasiones el tanto de Cidoncha y ya en el descuento, con los blanquiazules en inferioridad numérica, volvió a aparecer para evitar el gol de Jon García y que la Ponferradina volviera a llevarse el gato al agua en el último suspiro.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle