Publicidad
Valdefresno, donde la lucha es bandera y pendón

Valdefresno, donde la lucha es bandera y pendón

UN VERANO SIN LUCHA IR

Las dos últimas leyendas de la lucha de la Sobarriba, Clemente y El Menudín, retirado éste demasiado joven. MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Las dos últimas leyendas de la lucha de la Sobarriba, Clemente y El Menudín, retirado éste demasiado joven. MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 24/07/2020 A A
Imprimir
Valdefresno, donde la lucha es bandera y pendón
Un verano sin lucha La Sobarriba es la tierra de los mitos que llegan hasta el siglo XXI
La Sobarriba, concretamente Valdefresno, ha decidido ponerse como apellido «Tierra de Lucha».

No les falta razón. Lo ha sido, y mucho, en la batalla diaria por la supervivencia. Lo ha sido, y mucho, en la presencia permanente en la mitología de la lucha leonesa. Durante más de un siglo.

Arranca la leyenda, las leyendas, con Tino El Cojo, hombre de tanta pasión por la lucha que cuando regresó herido del tiro en la guerra que le provocó la cojera que llevaba en el nombre no se pudo aguantar y saltó al centro del corro «cuando aún me supuraban las heridas».

Pero no estaba solo. Estaba Dionisio, su primo; Gaudencio; El Cristo; después los Molineros de Carbajosa, cinco luchadores como la copa de un pino. Y así, jamás se interrumpió el chorro de buenos luchadores de la Sobarriba, salvo un pequeño lunar en los ochenta.

Pero como si el agua de la Sobarriba llevara lucha a finales de los ochenta apareció un grupo de luchadores muy interesantes: Clemente, Lucinio, El Menudín, El Tanque... tan interesante que dos de ellos ya se han integrado en el santoral de las leyendas de este deporte: Clemente Fuertes, El Junco de Tendal; e Iván Alonso, El Menudín de Valdefresno.
Cuando este grupo salió y se comenzó a hablar de ellos, la leyenda, Tino, dijo: «Quiero ir a un corro a ver si es verdad que ese Clemente da unas cadriladas a los cables de la luz». Y fue a uno de aquellos corros de Valdefresno que cada año estaban entre los mejores de la Liga y, al final, emitió sentencia El Cojo; «Las da, claro que las da. Hasta los cables».

Los números le dieron la razón. 14 provinciales, 16 ligas, en todas las categorías, han hecho de Clemente la leyenda del siglo XXI.

Pero, al igual que Tino fue a ver a Clemente, cuando a Clemente le preguntas por el rival más duro que ha tenido en tantos años no lo duda: «Héctor es muy bueno... pero el más duro fue El Menudín».

Qué pena que Iván se fuera tan rápido y tan en silencio. Es cierto que ganó dos Ligas, pero El Menudín era luchador para haber marcado una época, como lo fue El Junco.
Volver arriba
Newsletter