Publicidad
Uno de los más viejos

Uno de los más viejos

OPINIóN IR

23/09/2020 A A
Imprimir
Uno de los más viejos
Es el tejo –‘Taxus baccata’ si prefieres su nombre científico– un árbol muy longevo y de crecimiento lento; y que no es extraño encontrar junto a templos cristianos, lo que hace pensar en un ‘significado’ especial, sobre todo siglos atrás. Y dicen que el de San Cristóbal de Valdueza –un pequeño pueblo que pertenece al Ayuntamiento de Ponferrada, cerca ya del Morredero– es uno de los árboles más viejos, no solo de nuestra tierra, sino de toda España, que debe de tener ya más de 1250 años… Y… sí, se encuentra al lado de una antigua ermita –de la que queda en pie poco más que la espadaña–, reconvertida hace ya mucho tiempo en cementerio, en las afueras del pueblo y al lado de la carretera.

Aproximadamente quince metros de altura, unos diecinueve de diámetro de copa y casi cinco de perímetro de tronco convierten al tejo en un imponente monumento natural. Fue incluido en 2006 en el ‘Catálogo de especímenes vegetales de singular relevancia de Castilla y León’, aunque esa ‘singular relevancia’ era ya más que manifiesta desde mucho antes… Pregunta, si no, por allí…

Impresiona –al menos a mí– simplemente estar a su lado, recorrerlo con la vista de arriba abajo y de un lado a otro, y así varias veces, como comprobando que es real. Y, durante unos segundos, te quedas sin saber qué decir… aunque se te pasen unas cuantas ideas por la cabeza… y hasta alguna pregunta que hacerle al propio árbol…

Y no es para menos, que el tejo es protagonista de distintas historias y leyendas, empezando por su propio origen…; y a lo largo de los siglos ha tenido que ser, a buen seguro, testigo de secretos inconfesables, de amores, de trifulcas, de guerras, de epidemias… a las que suma ahora esta pandemia de covid-19 que tanto ha cambiado –y está cambiando– nuestras vidas.

Apúntatelo para visitarlo, que merece la pena acercarse –supongo que no hará falta recordarte la actual coyuntura sanitaria–; y, cuando vayas, aprovecha también para ‘perderte’ por el entorno, que es espectacular. Palabra.
Volver arriba
Newsletter