Publicidad
Una ruta fluvial

Una ruta fluvial

LNC VERANO IR

Puente de Basandín. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Puente de Basandín. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 21/08/2020 A A
Imprimir
Una ruta fluvial
La ruta de la semana Ruta corta en Galicia desde Ponto do Porto visitando varios molinos
Galicia es un destino vacacional de muchos leoneses y a lo largo de sus ríos, valles y costas dedican algunos días a conocer el paisaje y la gastronomía gallegas. Para ello nada mejor que alguna de las rutas que se encuentran señalizadas en las distintas zonas y que las instituciones se encargan de adecuar y difundir.

La ruta se denomina PR-G 190 y se encuentra bien señalizada, pudiendo realizarse en ambos sentidos al ser circular. La primera parte va siempre a la orilla del río Grande, un corto pero amplio cauce que comienza en Baido a partir de dos arroyos, el Zas y el Xora que baja del Encoro da Fervenza (pantano de la cascada) y en su desembocadura hace amplias revueltas y las dos últimas son las que se van a ver en la ruta.

Los molinos de agua suelen encontrarse en las riberas de los ríos, ya que la energía la producía el fluir del agua y en estas mismas páginas en la Comunidad gallega se ha hablado de otros molinos en las proximidades del río Sil.

La ruta

Comienza la ruta en la localidad de Ponte do Porto, al lado de la iglesia, el casino y una fuente que imita a la del patio de los leones de la Alhambra. Desde este punto se cruza el puente yendo hacia la derecha por la carretera hacia Vimianzo. Unos metros después se encuentra un cartel que indica la ruta en una calle que baja hacia el río, donde se puede ver en el Area recreativa del Penedo un panel informativo con los detalles de la misma. Siguiendo el sendero se va al lado del río con vistas espectaculares al mismo en esta última parte de su recorrido antes de desembocar en la ría.

El camino sigue subiendo y bajando para acercarse al río. En un momento determinado se baja al nivel del río, aunque un camino sigue hacia arriba, poco después se llega al molino de Sofía con el arroyo que sale de sus orificios y que hay que cruzar por las piedras. En caso de temporada de lluvias el arroyo será impracticable por lo que se debiera haber tomado el camino de arriba que lo evita. Pasado el molino se sale de nuevo al camino para seguir cómodamente por un paseo muy sencillo que va entre árboles y helechos.
Después se llega al molino de la Cota, que se encontraba abierto al hacer la ruta viéndose su estructura interior así como las escaleras que suben al tejado.

Continúa el camino entre árboles para llegar al puente Posiño, que no se cruza o si se desea se puede pasar para ver el llamado molino de arriba, de nueva construcción, aunque se debe volver para continuar por la ribera del río para seguir una enorme revuelta que lleva al merendero de Basandín, situado al lado del río con barbacoas, bancos y mesas. A continuación se encuentra el puente del mismo nombre, que se cruza para seguir por la ribera opuesta ya en dirección de regreso.

El recorrido por esta orilla no es tan bonito como en el lado opuesto, ya que no se encuentra directamente al lado del agua y va entre pinares y arbolado. Tras pasar por algunas construcciones se llega a un camino de asfalto, para a continuación entrar en la localidad de As Barosas, que sigue cuesta abajo hacia el Ponte do Porto donde finaliza la ruta.



Volver arriba
Newsletter