Publicidad
"Una puerta abierta a la esperanza y un grito: estamos vivos"

"Una puerta abierta a la esperanza y un grito: estamos vivos"

CULTURAS IR

Aspecto de la nueva biblioteca pública de Priaranza de la Valduerna, que será inaugurada en la tarde de este sábado con diversos actos (19 horas). Ampliar imagen Aspecto de la nueva biblioteca pública de Priaranza de la Valduerna, que será inaugurada en la tarde de este sábado con diversos actos (19 horas).
Fulgencio Fernández | 03/07/2021 A A
Imprimir
"Una puerta abierta a la esperanza y un grito: estamos vivos"
Cultura Priaranza de la Valduerna inaugura esta tarde una nueva Biblioteca Pública, nacida de la iniciativa de la Junta Vecinal y el apoyo de los vecinos que trabajaron como voluntarios
«Abrir una biblioteca siempre es una buena noticia. Son centros de cultura, información, comunicación y diálogo. Si, además, se produce en un pueblo de pocos habitantes, como es el caso de Priaranza de la Valduerna, su significado va aún más allá, supone lanzar un mensaje claro: estamos vivos y queremos vivir aquí, con nuestra cultura y con la cultura universal que encierran los libros. Para mí es un orgullo poder participar en esta inauguración». Son palabras del poeta y escritor Abel Aparicio, que ha sido el elegido para un acto singular: la inauguración de la nueva Biblioteca Pública de Priaranza de la Valduerna, esta tarde a las siete.

Isabel Dios, secretaria de la Junta Vecinal que es la entidad impulsora del proyecto, explica que «Abel es un escritor muy conocido en la comarca y que sabemos que lucha por ella, por eso nos ha parecido la persona idónea para este acto, en el que también tendemos música con Esther Lanzón, una cantautora que estuvo hace un tiempo en el pueblo y le gustó mucho a la gente, por eso regresa en esta fecha tan señalada».

Y con Aparicio y Lanzón estarán en algún momento del acto algunos vecinos del pueblo que contarán sus historias o leerán algo. «Es la conjunción de la cultura universal y la local, que explicaba Abel Aparicio, y abrir de manera oficial un espacio que nos hacía mucha ilusión que entrara en funcionamiento. Nada más llegar a la Junta Vecinal, en el primer concejo, en 2019, ya hablamos de darle utilidad a un espacio público que teníamos en el pueblo y que estaba muy desaprovechado. A la gente le gustó la idea y nos pusimos a trabajar con ilusión en ella, por eso resulta especial para nosotros ver que abre sus puertas», señala la citada Isabel Dios que, al margen de su cargo de secretaria de la Junta Vecinal, ha sido una más de las voluntarias que han venido trabajando en todo lo necesario para que la biblioteca fuera una realidad. «Había una donación de 400 libros, que se había dejado ahí en unas estanterías y nada más. Creímos que había que darles vida, convertirlas en algo útil y nos pusimos a la tarea de catalogarlos, ubicarlos y todo lo demás.

Los mismos voluntarios serán los que ahora nos encarguemos de abrir la biblioteca un par de días a la semana para que los vecinos puedan sacar libros, entregar los que se habían llevado, charlar... lo que sea». Y es que la idea de la Junta Vecinal es que este espacio acoja otras actividades, de igual manera que lo va a hacer en la inauguración con el recital, concierto y filandón en una tarde. «Hay talleres que se venían desarrollando en otros lugares y tendrán uno ideal en la biblioteca, más lo que vaya surgiendo pues hay buena sintonía con la concejalía de Cultura de Luyego, nuestro municipio, y de la colaboración irán surgiendo nuevas ideas».

Señala la secretaria que la iniciativa ha tenido buena acogida en el pueblo. «Somos muy pocos vecinos, en invierno andaremos por los sesenta o así, y todo lo que se pueda ir haciendo es bien recibido. Esperamos que la biblioteca ayude a dinamizar, a crear lectores, debates. Nos habría gustado abrirla antes pero la situación de pandemia nos obligó a este compás de espera, ahora creemos que es el momento de retomar la idea inicial».

La historia de la biblioteca parte de la donación de un gran lote de libros de parte de un vecino, a los que se han sumado volúmenes existentes en las antiguas escuelas del pueblo y del ILC hasta llegar a cerca de 4000 ejemplares. «Con esto, un grupo de vecinos y vecinas han dedicado su tiempo y esfuerzo de manera altruista para poner en marcha la biblioteca, desde fabricar las estanterías o pintar paredes a inventariar y ordenar toda la colección de libros. Entre los volúmenes predomina la narrativa, pero cuenta con libros de géneros muy diversos como poesía, teatro, historia, filosofía, economía, política, ciencias, etc...».

La biblioteca de unos 50 metros cuadrados de superficie está situada en el piso superior del edificio del bar y consultorio médico, emplazado en el centro del pueblo. Por el momento, el horario de apertura será los martes de 19:00 a 20:00h y jueves de 12:00 a 13:00h y estará gestionado por voluntarios. El préstamo de libros será gratuito y abierto a todas las personas que deseen participar del servicio.

Pues, a leer.
Volver arriba
Newsletter