Publicidad
Una fotografía bien manejada

Una fotografía bien manejada

OPINIóN IR

24/05/2021 A A
Imprimir
Una fotografía bien manejada
Junto con la imagen del guardia civil rescatando a un bebé en el mar durante la llegada de miles de personas desde Marruecos a Ceuta que habrá visto unas cuantas veces estos días, la instantánea de la voluntaria de Cruz Roja abrazando a un inmigrante en la Playa del Tarajal se ha convertido en una de las fotografías más relevantes y comentadas de esta temporada donde van saliendo más temas que el covid. Que también la ha visto y es firme candidata a convertirse en fotografía del año, ya se lo adelanto.

Sea real como la vida misma o un montaje para llamar la atención, que no voy a entrar a discutir ni una cosa ni la otra, no me negará que es curioso lo que hace una fotografía bien manejada cuando se trata de sacudir conciencias a una sociedad con mayor acceso a la información pero cada vez menos capaz de leer, entender y juzgar y fácilmente permeable a la imagen con dos líneas que ya le dan pensadas.

Fíjese que cuando se construyeron en la Edad Media las catedrales, las vidrieras fueron un vehículo excepcional para expresar los conceptos de la mística y el simbolismo del cristianismo a un pueblo inculto y siete siglos después estamos parecido…

Volviendo a la foto de la voluntaria de Cruz Roja y dando por hecho muchas cosas, vaya por delante que me parece muy bien la labor de tantas personas que prestan su tiempo por todo el mundo y creo que la chavala tampoco se merece el chaparrón que ha recibido por la imagen del abrazo. Ni tampoco una oleada de agradecimientos si se los negamos a las misioneras que llevan en África toda la vida entregadas al prójimo y dando su vida por personas como el tipo de la imagen en situaciones mucho más críticas sin esperar ni recibir nada a cambio.

Porque lo de las religiosas que están en los lugares más inhóspitos ayudando sin descanso no solo son simples abrazos, es enseñar, curar enfermos, dar de comer y hasta dar literalmente su salud y su vida sin mención ni agradecimiento, ni mucho menos reconocimiento por lo que hacen. Pero, claro está, aparte de la labor social, una foto bien manejada es mucho más rentable para unos y no menos para los otros.
Volver arriba
Newsletter